Descubre todo sobre el popular mito de Quetzalcóatl

Quetzalcóatl es tal vez una de los dioses prehispánicos más importantes, su culto estuvo presente en las civilizaciones olmeca, tolteca, teotihuacana, maya y mexicana. Descubre en este post la historia de una figura muy popular entre los aztecas, se trata del Mito De Quetzalcóatl, ‘La Serpiente Emplumada’.

MITO DE QUETZALCÓATL

Mito de Quetzalcóatl: Origen de la ‘Serpiente Emplumada’

La religión de la cultura tolteca, una de las grandes civilizaciones de Mesoamérica y precursora de la cultura mexica, estaba dominada por Quetzalcóatl “la serpiente emplumada” y Tezcatlipoca “el humeante espejo”.

Los más importantes religiosos toltecas eran la imagen viva de Quetzalcóatl en la tierra, su principal deidad y era el título que recibían estos líderes.

Incluso ha sido identificado con una figura histórica, el rey de Tula Ce Ácatl Topiltzin, quien vivió entre los años 895 y 947 de la era cristiana, quien, según ellos, era rubio y barbudo.

Se sabía que este personaje había creado un reino de paz, sabiduría y proliferación artística. Además de prohibir los sacrificios humanos de los seguidores de Tezcatlipoca, quienes los suplantaron mediante ofrendas como la liberación de pájaros y mariposas en la parte superior de los templos.

La controversia de su reinado lo obliga a partir hacia el Este, pero promete regresar, en una determinada fecha del Xiuhpohuallique (calendario de 365 días) que coincide con la llegada de los españoles en 1518, lo que asusta a los mexicas, lo que atemoriza a sí mismos como los herederos de la cultura tolteca, aunque modificaron las enseñanzas.

Además, las enseñanzas de Quetzalcóatl se incluyeron en ciertos documentos llamados Huehuetlahtolli (“palabras antiguas”), transmitidos por tradición oral y escritos por los primeros cronistas españoles.

Cosmovisión mexica

Según el universo de la cultura aborigen mexicana, en el mito de Quetzalcóatl, es el hijo de la dualidad creativa del universo Ometéotl, formado por Ometecuhtli y Omecíhuatl. Sus hermanos fueron Huitzilopochtli, Tezcatlipoca y Xipe-Tótec.

MITO DE QUETZALCÓATL

La religión mexica unió a Quetzalcóatl con la divinidad del viento en el sentido de “Ehécatl”, fue también la representación del planeta Venus (anunciando el amanecer), comerciantes, artes, artesanías y conocimiento. También del sacerdocio, el aprendizaje y el conocimiento mexica.

La leyenda dice que después de la creación del mundo, los humanos adoraron a sus deidades con templos y sacrificios humanos, pero Quetzalcóatl no se regocijó.Luego decidió aparecer en la ciudad de Tollan (hoy Tula) mientras se hacía un sacrificio humano para detenerlo.

Con el tiempo, prohibió los sacrificios y enseñó a las personas manualidades, artes, cosecha de maíz, escritura, astronomía y muchas otras habilidades que solo las deidades poseían.

Así es como la ciudad de Tula comenzó a prosperar como nunca antes, hasta que Huitzilopochtli, Tlacahuepan y Titlacahuan decidieron poner fin al destino de Quetzalcóatl y los toltecas.

Estaban listos para engañar a Quetzalcóatl y “hacerle perder el sentido y ya no hacer penitencia”, y Tezcatlipoca agregó: “Digo que le vamos a entregar su cuerpo”; El objetivo es alejarlo de la vida espiritual del sacerdocio y hacer que disfrute de la vida mundana.

Los dioses llamados a reunirse por Tezcatlipoca hicieron varias maravillas para seducir a Quetzalcóatl y a los toltecas con el fin de hacerlos incurrir en fechorías morales y así poder dar cuenta de la gran ciudad, porque, como dice el texto de Sahaguntine, “los tres soportar hechos con los que predijeron la destrucción de Tula ”.

MITO DE QUETZALCÓATL

El primer signo de los magos divinos ocurre cuando Tezcatlipoca se transforma en un anciano para acceder al Quetzalcóatl encarcelado y ofrecerle pulque.

Después de una breve discusión con aquellos que mantienen descuidado a su oponente, llega a su presencia; Una vez allí, ofrece pulque como si fuera una medicina, porque Quetzalcóatl estaba enfermo.

Quetzalcóatl dijo: “Estoy muy enfermo en todas partes, en ninguna parte mis brazos, mis pies están bien; mi cuerpo está muy desmayado y se está derrumbando ”;

Y luego el anciano dijo: “Aquí está la medicina que es muy buena, ligera y que va en una dirección. Si la bebes en ti, saldrá y ablandará tu cuerpo y llorarás, tu corazón será generoso; tú recordarás que morirás y por bueno que sea, recordarás a dónde irás “.

Aunque al principio se niega a beber, el señor de Tula finalmente cede ante las falsas indicaciones del anciano y comienza probando un poco de la bebida.

Inmediatamente “su tonalli” (alma) se movió y se emborrachó, con un mal resultado porque “por eso está llorando, está llorando mucho, por eso el corazón de Quetzalcóatl se ha apagado, no recuerda”. Más de lo que sabía sobre su estilo de vida, lo que él sabe sobre su estilo de vida, tlacatecolotl le ha vuelto el corazón bien.

Con borrachera, Quetzalcóatl perdió razón y la cabeza, su corazón se fue y se volvió; Si tenemos en cuenta que en el mundo náhuatl el corazón es el principal centro de conciencia y voluntad, entendemos la gravedad de lo que le sucedió a Quetzalcóatl, perdió la conciencia y la voluntad.

 MITO DE QUETZALCÓATL

Esto le hace olvidar “su forma de vida”, que es la vida ritual de penitencia y abstinencia del sacerdote, incumpliendo así sus obligaciones rituales, una transgresión muy grave que afecta a toda la sociedad.

Por lo tanto, Tezcatlipoca ha logrado perjudicar a la sociedad tolteca en uno de sus ejes básicos, la comunicación con lo sagrado, porque en Mesoamérica, el bienestar social depende, en última instancia, del favor divino.

En un estado de intoxicación, trajo a Quetzalpetlatl, “alfombra preciosa”, una mujer dedicada al culto divino y, por lo tanto, a los votos de abstinencia, con quienes tuvo relaciones sexuales.

Así cometió las faltas más serias en las que un sacerdote puede caer, una falla involucra a otra: la embriaguez en un lugar sagrado dedicado a la penitencia lo lleva a tener relaciones con una mujer dedicada a los dioses.

Ambos han olvidado sus grandes responsabilidades, como indica el texto de los Anales: “Después de emborracharse […] ya no cayeron en la zanja; ya no fueron a poner espinas; No hicieron nada al amanecer. Al amanecer, estaban muy tristes, sus corazones se suavizaron. Entonces Quetzalcóatl dijo: “¡Miserable!” ” En ese momento, el sacerdote decidió irse pero prometió que algún día regresaría.

La promesa del mito de Quetzalcóatl

Cruzó las tierras altas y se despidió de las mariposas (como las llamaba a los estudiantes) en Papalotla (lugar de mariposas) cerca de Texcoco.

Continuó caminando y llegó a Coatepec “el cerro de las serpientes”, desde donde se puede ver el “cerro estelar” de Citlaltépetl (Pico de Orizaba) y por encima del cerro, dijo al vuelva a visitar a sus discípulos (abrigos) diciendo que a partir de ese momento tuvo que continuar solo, pero que “volvería cuando el quinto sol fuera visible en el horizonte”.

Y los discípulos le preguntaron: Señor, ¿y cómo sabremos que viene este quinto sol y que tú regresas? Entonces Quetzalcóatl le dijo: “Te dejaré una señal”, y según la leyenda, Quetzalcóatl hizo algunos gestos mágicos y luego una erupción luminosa (como una serpiente con plumas) surgió del Citlaltépetl.

Que se elevó hacia el cielo y se unió a la estrella Citlali (Venus) que se volvió más brillante y les dijo: observen aquella estrella, de ahora en adelante se llamará Tlahuixcalpantlecutli, es decir: Señor que anuncia la llegada del Sol.

Otra versión dice que se subió a un bote y se fue al mar hasta que desapareció, e inmediatamente emergió del mismo lugar donde había desaparecido, una estrella muy brillante (Venus, que se levantó de este a oeste) y aterrizó exactamente sobre Citlaltépetl (Pico de Orizaba), donde después de un tiempo desapareció como si hubiera entrado en el cráter del volcán.

El mito de Quetzalcóatl y Venus

Vemos el planeta Venus en el este antes del amanecer y al anochecer al atardecer. Si dibujamos una línea imaginaria desde el Citlaltépetl (Pico de Orizaba) hasta Coatzacoalcos, podemos ver que atraviesa los siguientes lugares: Córdoba, las pirámides de Palmillas, la Piedra Móvil, el Cerro de las Mesas, el área de Tuxtlas, Catemaco, Laguna de los Cerros y varios otros lugares, todos con importantes restos arqueológicos.

Y de todos estos lugares, se puede ver al atardecer, porque la estrella Venus, cuando va detrás del Sol, se coloca sobre el Citlaltepec.

MITO DE QUETZALCÓATL

Quetzalcóatl y el maíz

La leyenda cuenta que hace varios siglos, antes de la existencia del dios Quetzalcóatl, los aztecas se sustentaba solamente de raíces y animales.

Detrás de las enormes montañas vecinas, sin embargo, había un tesoro inaccesible; Este tesoro era maíz. Otros dioses intentaron en vano dividir las montañas para que los hombres pudieran cruzarlas.

Fue entonces cuando apareció el mito de Quetzalcóatl. Quetzalcóatl prometió a los aztecas que entregaría el precioso maíz, no por la fuerza, sino por inteligencia. Así es como se convirtió en una hormiga negra y, acompañado por una hormiga roja que conocía el camino, se dirigió a las montañas.

En el camino, se encontró con innumerables obstáculos, pero no lo detuvieron. Él tuvo en cuenta las necesidades del pueblo azteca y continuó avanzando.

Pasaron varios días antes de que Quetzalcóatl llegará a la cima de la montaña y encontrará el maíz. Tomó un botón entre sus mandíbulas y regresó. Cuando llegó, les dio a los aztecas el grano de maíz prometido.

Desde ese día, el pueblo azteca floreció a través del cultivo y la cosecha de maíz. Se volvieron poderosos, llenos de riqueza y construyeron las ciudades, palacios y templos más imponentes. Y por eso, adoraban a Quetzalcóatl con fervor; el dios que les trajo el maíz.

MITO DE QUETZALCÓATL

Culto a Quetzalcóatl

Quetzalcóatl, considerado como “la serpiente emplumada”, que es una deidad que representa la dimorfismo inherente a la condición humana: la “serpiente” es un cuerpo físico con sus límites y las “plumas” son los principios espirituales.

Otra forma de reconocer  a esta deidad es Nahualpiltzintli, “príncipe de los nahuales”. Quetzalcóatl es también el título de los supremos sacerdotes de la religión tolteca. Ha sido identificado con al menos una figura histórica, a saber:

Este Ácatl Topiltzin, rey de Tula, quien, según el breve memorial de Colhuacan y la historia de los mexicanos por sus pinturas, vivió entre los años 999 y 1051 de la época de la era cristiana .

Las enseñanzas de Quetzalcóatl se han reunido en ciertos documentos llamados Huehuetlahtolli (“viejas palabras”), transmitidos por tradición oral y escritos por los primeros cronistas españoles. Se han publicado traducciones parciales.

Debido a que consideraban que todo el Universo tenía una naturaleza dual o polar, los toltecas creían que el Ser Supremo tenía una doble condición. Por un lado, crea el mundo y por el otro lo destruye.

MITO DE QUETZALCÓATL

La función destructiva de Quetzalcóatl recibió la identificación de Tezcatlipoca, “espejo negro humeante”, cuya etimología es la siguiente: Tezcatl, “espejo”; tliltic, “negro”; Pequeño, “humo”. Los informantes del Padre Motolinía describieron esta divinidad de la siguiente manera:

“Tezcatlipoca fue quien conocía todos los pensamientos y estaba en todas partes y conocía los corazones; Por eso lo llamaban Moyocoya (ni), lo que significa que es Todopoderoso o que hace todo; y solo sabían pintar como el aire “. (Garibay, Á. M.: Teogonía e historia de los mexicanos)

Con fines educativos, el mito acentuó la contradicción entre Quetzalcóatl y Tezcatlipoca. Sin embargo, su identidad esencial se establece en códices y otros testimonios gráficos, donde las dos deidades comparten los mismos atributos.

El mito de Quetzalcóatl y Tezcatlipoca Negro

Según la cosmogonía náhuatl, esta deidad resulta ser  uno de los cuatro hijos de los dioses primordiales llamados Ometecuhtli y Omecíhuatl, bajo la creación del universo.

Del cual representan la esencia masculina y femenina del creación, por lo que Quetzalcóatl simboliza vida, luz, sabiduría, fertilidad y conocimiento, además de patrón de los vientos y del día, es el líder de Occidente con el nombre de Tezcatlipoca Blanco.

Con el tiempo, otros mitos se han unido para pasar del estado de dios creador de la humanidad al de rey histórico de la ciudad de Tula, o como otro dios del sol junto a su hermano Huitzilopochtli, interpretando así el tranferir que el Sol interpreta a través del cielo, desde el amanecer hasta el anochecer, por sus líderes y hermanos Tlahuizcalpantecuhtli y Xólotl, quienes, con ellos, son los hijos de Mixcóatl y Chimalma.

Para la cultura azteca y otras civilizaciones mesoamericanas, el dios era el hermano de Tezcatlipoca. Para los toltecas, también eran rivales. De cualquier manera, los dos fueron considerados el Ser Supremo.

La combinación Quetzal-coatl contiene los siguientes significados, todos relacionados con las funciones de Quetzalcóatl en la teología tolteca: “serpiente emplumada”, “doblemente preciosa”, “ave de los siglos”, “piedra preciosa de los ciclos”, “ombligo o centro precioso” ;

“fertilizando la serpiente acuática”, “el de las barbas de la serpiente”, “el precioso consejero”, “dualidad divina”, “femenino y masculino”, “pecado y perfección”, “movimiento e inmovilidad”. Quetzalcóatl también fue importante para el La civilización teotihuacana.

Atributos y simbolismo

Tiene varias fases, primero como una deidad olmeca, tolteca, pipil, de los maya (como Kukulcán) y más tarde en la familia de dioses aztecas.

La cultura tolteca tomó la figura de este dios de la tradición religiosa de Teotihuacan, donde hay una pirámide dedicada a la serpiente emplumada que data del siglo II DC. Sin embargo, tiene una raíz histórica más antigua. Estudios recientes muestran que este personaje está relacionado con la mitología olmeca y su visión de la serpiente emplumada.

El arte y la iconografía de los olmecas demuestran claramente la importancia de la deidad serpiente con plumas en las cronologías mesoamericanas, así como en el arte olmeca. En las cuevas de Juxtlahuaca, hay una representación de una serpiente emplumada de estilo olmeca.

Incluso desde lugares distantes, como la Laguna de Asososca, en Managua, Nicaragua, puedes encontrar pinturas rupestres representativas de la serpiente emplumada, en Tula, ahora estado de Hidalgo, México.

El nombre Quetzalcóatl se compone de dos palabras de origen náhuatl: quetzal, que es un ave con hermoso plumaje que habita en la selva de América Central, y cóatl, que significa “serpiente”. Hay otra versión científica según la cual es posible que este dios tenga raíces chichimecas.

Sus influencias culturales se extienden a gran parte de Mesoamérica, incluidas las culturas maya y mixteca. Los mayas regresaron a Quetzalcóatl bajo el nombre de Kukulkán o Gucumatz, aunque la versión de la cultura tolteca es mejor conocida como se mencionó anteriormente. Los aztecas incorporaron esta divinidad a su llegada al Valle de México.

Los mexicanos vincularon a Quetzalcóatl con el planeta Venus, que puede considerarse una estrella junto al volcán Popocatépetl durante ocho meses al año, y desaparece durante otros tres meses. La profecía indica que esta estrella y los dos solsticios, donde se supone que Quetzalcóatl vendrá a la tierra dos veces al año para traer fertilidad y cosecha, ocurrirán hasta la segunda venida carnal de Quetzalcóatl.

Una de las representaciones de esta divinidad era la de un hombre con barba, por lo tanto, durante la conquista de Nueva España (Mesoamérica), ciertos pueblos identificaron a Hernán Cortés con Quetzalcóatl.

Tal declaración nació de las primeras cartas de parentesco que Cortés preparó para ser entregadas al rey español Carlos V. Estas cartas se consideran una estrategia legal, ya que las conquistas de tierras solo pueden ser aprobadas por el rey de acuerdo con la ley española . (Los siete juegos).

Cortés no tenía esta autorización y, por lo tanto, tenía una orden de arresto. Más tarde, defendió su posición diciendo que los mexicanos se habían rendido, confundiéndose con el dueño de la tierra y Cortés le había dado esta posesión al rey. , afirmando su inocencia.

Durante la colonia, se olvidó la ilegalidad de la conquista y se reforzó el mito de que los españoles estaban confundidos por Quetzalcóatl, en parte por la aculturación oficial de los mexicas para reafirmar la jerarquía colonial.

En los últimos tiempos, las religiones de origen neotoltecas hablan en sus tradiciones urbanas y leyendas del renacimiento de este personaje, una idea que aparece en el llamado Codex Quetzalcóatl.

Cultura Maya

Según las narraciones, Quetzalcoátl aparece en la región  maya (sureste de la actual México) donde fue considerado como un gran jefe guerrero, estableció la liga mayapán y conquistó la ciudad de Chichén Itzá, donde fue conocido como de Kukulkán (k’u uk \’ um, “pluma” y kaan, “serpiente”) y donde se encuentra el templo que lleva su nombre.

“Que es la opinión de los indios que con los Itzaes que habitaban Chichenizá, reinó un gran señor llamado Cuculcán, y que el edificio principal llamado Cuculcán muestra que esto es cierto;

y dicen que él entró por la parte occidental y que difieren en si él entró antes o después de los Itzaes o con ellos, y dicen que estaba bien dispuesto y que no tenía esposa ni hijos, y dicen que después a su regreso, fue detenido en México por uno de sus dioses y llamó a Cezalcuati y que en Yucatán también lo tenían para que Dios fuera un gran republicano …

… y que Cuculcán le dio a la ciudad es un nombre, no el suyo, como lo hicieron los Ahiza en Chichenizá, que significa muchos aiza, pero se llama Mayapán, que significa la “bandera de los mayas”, porque el idioma del país se llama Maya, y Los indios llaman a Ichpa (la ciudad), que significa “en las cercas”.

Si deseas saber más sobre esta cultura, te invitamos a ver los interesantes artículos siguientes:

(Visited 749 times, 1 visits today)

Deja un comentario