¿Qué son los Códices Mayas, un tesoro astronómico?

Durante años las civilizaciones antiguas han encantado a muchos exploradores e investigadores de todo el mundo y la civilización maya no es una excepción. Esta civilización desarrolló un sistema único de escritura, a través del cual registró toda su historia, estos jeroglíficos son conocidos como los Códices Mayas. Todo en este artículo!!

CÓDICES MAYAS

¿Qué son los Códices Mayas?

Los códices mayas son los registros de escritura de esta cultura, elaborados antes de la conquista española del continente y muestran algunas características, datos astronómicos y cómputos matemáticos de esta civilización. Estos son una composición compleja de pictogramas llamativos que representan objetos o glifos con apariencia de humanos, animales o simbología en donde son expresados conceptos más abstractos, como acciones o ideas e incluso sonidos silábicos.

¿Cómo eran los Códices Mayas?

La escritura maya se materializa en rollos de pieles de jaguar o ciervo, piedra, arcilla, huesos, conchas o papel del árbol de amate. Usaron glifos como signos, que se hicieron recalcados con una abundancia de colores.

Este sistema de escritura es logosilábico; es decir, consiste básicamente en dos tipos de signos: logogramas (que representan una palabra completa) y sílabas (combinaciones de consonantes y vocales que producen un sonido).

Este escritura está compuesta con alrededor de unos 800 caracteres jeroglíficos, sin embargo durante el tiempo de mayor auge de esta cultura, conocido como el clásico tardío (700-900 DC), se estandarizó y se usaron alrededor de 400 caracteres. La escritura generalmente se escribía en columnas verticales emparejadas que se leen de izquierda a derecha y de arriba a abajo.

La clave para interpretarlos fue descubierta por el lingüista ruso Yuri Valentinovich Knorozov, que durante el año 1952 logró dar sentido a los misteriosos símbolos que durante muchos años mantuvieron en silencio las historias que los antiguos reyes mayas escondían para la eternidad.

CÓDICES MAYAS

Los que están plasmados en papel, se escribieron con registros jeroglíficos de un nivel de imaginación gráfica inigualable, en tiras de papel que medían aproximadamente unos 10 centímetros de alto por 23 centímetros de ancho, y eran doblados en forma de acordeón. En la actualidad, solo se conservan cuatro códices mayas: el de Dresde, París, Madrid y el Grolier, recientemente renombrado Códice Maya de México.

¿Cuáles son los principales Códices Mayas?

En la actualidad, solo existen cuatro códices mayas, aunque en la antigüedad existían muchos más pergaminos mayas en la época de Yucatán en el siglo XVI, pero casi todos fueron destruidos por conquistadores y sacerdotes. Especialmente, los hallados en la península de Yucatán fueron desechados y quemados por exigencia de Fray Diego de Landa en julio de 1562. Alonso de Zorita expresó en un escrito que en 1540 que había visto en el Altiplano guatemalteco estos libros que:

«contaban su historia de hace más de ochocientos años y que fueron interpretados por pueblos indígenas muy antiguos» (Zorita 1963).

Fray Bartolomé de las Casas describió su pesar, cuando descubrió que estos libros habían sido desaparecidos por el fuego y escribió:

«Estos escritos fueron visualizados por nuestros clérigos, y todavía podía ver pedazos quemados por los monjes aparentemente porque pensaban que podrían dañar a los indios en cuestiones de religión, ya que estaban al comienzo de su conversión «.

Los últimos en ser destruidos son los de Tayasal Guatemala, la última ciudad de América en ser conquistada en 1697. Solo tres códices y parte de una cuarta parte han sobrevivido hasta nuestros días. Tres de ellos son nombrados según el lugar de su detención (los primeros 3), y el cuarto toma el lugar donde se exhibió por primera vez en 1971. Estos son:

Códice de Dresde

El Códice de Dresde se mantiene en la Sächsische Landesbibliothek la Biblioteca Estatal de Dresde, Alemania. Desde una perspectiva artística, este códice fue considerado el más bello de los tres pergaminos mayas conocidos, debido a al realce de sus líneas y la minuciosa disposición de los textos. Contiene 39 hojas pintadas en ambos lados, largas y estrechas; cada una mide 20.5 por 9 cm y se despliega 3.5 m.

Las pinturas y los glifos fueron producidos con el mayor cuidado, utilizando un pincel extremadamente fino. Debido a las características estilísticas del documento, pudo haber sido producido por ocho escritores diferentes. Se sabe que es una copia de uno antiguo porque se utilizan dos tipos diferentes de signos de los días, que a su vez corresponden a diferentes momentos. Las páginas están enmarcadas por una línea roja con la excepción de 74. La mayoría están divididas horizontalmente en tres partes por delgadas líneas rojas.

Este códice en sí es un calendario que muestra a los dioses que intervienen día a día, mientras trata con preguntas adivinatorias que tienen lugar en el marco de los rituales relacionados con la cosmología, la astronomía y el calendario. Por lo tanto, el códice de Dresde detalla la composición del calendario maya y el sistema de números de ellos.

Códice de Madrid o Códice Trocortesiano

Al igual que el códice de Dresde, este pudo ser entregado a Carlos I de España por Hernán Cortés, con la Quinta Real. En la primer mensaje, Cortés señala:

«Dos manuscritos más que los indios poseen aquí».

López de Gómara en su crónica señala que:

«también pusieron con estas cosas libros de figuras por letras, usados ​​por los mexicanos, tomados como telas, escritos en todas partes. Algunos estaban hechos de algodón y pulpa, y otros de hojas de metal, que sirven como papel, algo cansado de ver. Pero como no las entendieron, no las estimaron «.

CÓDICES MAYAS

El códice se dividió en dos piezas y fueron adquiridos por diferentes personas, es por ello que el códice de Madrid también se conoce como Tro-Cortesano. Por un lado, tenemos el Códice Troano cuyo dueño fue Juan de Tro y Ortolano, quien lo habría comprado a los descendientes de Hernán Cortés, pasando en 1888 a la propiedad del Museo Arqueológico de Madrid.

En cuanto al Códice Cortesano o Cortesiano, se encontraba en manos de Juan Palacios de Madrid y también fue adquirido casualmente por el mismo museo en 1872, por lo que después de la compra del Códice Troano, ambos constituyen una sola obra y se han exhibido en el mismo museo desde 1788 , conocido como el Códice de Madrid. Sin embargo, el museo los adquirió sin saber que era el mismo trabajo y fue León de Rosny quien lo notó por primera vez cuando los examinó en 1880.

Este códice tiene 112 páginas (56 hojas pintadas en ambos lados), largas y estrechas y creadas con papel nativo. Su contenido es calendario y ritual y también contiene almanaques con temas como enfermedades, rituales para provocar lluvia, cultivos, entre otros.

Supuestamente, los sacerdotes lo utilizaron para vaticinar el futuro y determinar los días más exactos para efectuar  diversas tareas. Sin embargo, no tiene el contenido astronómico y matemático reflejado en el Códice de Dresde. Además, la calidad es inferior al anterior porque el contorno de las formas y los glifos muestran un cierto daño.

Códice de París o Códice de Peresianus

Es uno de los códices mayas que aún se conserva, se le dio este nombre para estar en la Biblioteca Nacional de París. Su estado de cuidado es lamentable ya que varias de sus páginas se han extraviado los escritos y dibujos.

De tamaño pequeño en comparación con los demás, aunque originalmente incluía 24 páginas, dos de las cuales se perdieron y en muchos otros el deterioro es casi total. La mala condición podría ser consecuencia a la humedad y el ambiente en el que se encontraba, además de la falta de atención de la biblioteca de París, que lo adquirió en 1832, pero cuyos bibliotecarios no estaban al tanto de él, por eso su olvido en el tiempo.

El documento solo tiene un total de once páginas, donde en dos todos los detalles se han perdido por completo, y en los otros ocho los glifos ubicados en la parte central están justamente perfectos, pero todos se han eliminado los patrones cercanos a los cuatro márgenes. Cada hoja mide 20 a 25 cm por 12.5, hecha en papel indígena como las anteriores (papel de amate).

El contenido y uso de este era como escrito de consulta por esta cultura sobre rituales correspondientes a los dioses y sus ceremonias, predicciones, un anuario de ceremonias y también un zodiaco fraccionado en 364 días. De hecho, los datos que sugieren el uso de un posible zodiaco provienen de este códice donde dos líneas de figuras, en particular animales, aparecen suspendidas de las bandas celestes y acompañadas de fechas, intervalos y textos glíficos.

Códice de Grolier 

El códice se hizo público en 1971. Se dice que este cuarto códice maya se encontró en una cueva en Chiapas en 1965 junto con otros objetos como una máscara y una caja  tallada de madera. Su poseedor fue el Dr. José Sáenz, quien se lo enseñó al mayista Michael Coe del club Grolier en Nueva York, por el que se le conoce con este nombre.

Este es un compuesto de 11 páginas mal conservadas en papel recubierto de amate, y se ha determinado que pertenece a un libro de 20 páginas. Cada página mide 18 cm de alto por 12.5 cm de ancho. Por datación por radiocarbono, se calculó que se fabricó en 1230 d. C. +/- 130 años, por lo que es el manuscrito más antiguo.

Actualmente se conserva en un museo en México, pero no está expuesto al público. Las páginas son menos definidas que las de otros códices. En cada página, siempre está la figura de un personaje mirando a la izquierda de la página e invariablemente sosteniendo un arma o un instrumento; sobre cada página hay un número, en la parte inferior, parece haber una lista de fechas.

Sin embargo, la autenticidad del códice es muy controvertida. La mezcla de sistemas de cálculo y repertorios iconográficos es, según algunos la mezcla hecha por un estafador experto. Otra razón para pensar en su falsificación es la falta de datos y pronósticos astrológicos.

Si deseas saber más sobre esta cultura, te invitamos a ver los interesantes artículos siguientes:

(Visited 302 times, 1 visits today)

Deja un comentario