Mitos y Leyendas venezolanas más conocidas

En esta oportunidad te enseñaremos a través de este artículo todo acerca de las Leyendas Venezolanas más interesantes. Han aterrorizado a miles de creyentes durante años con sus increíbles historias, muchos de ellos han permanecido entre las historias de las personas de generación en generación.No dejes de leerlo.

LEYENDAS VENEZOLANAS

Índice de Contenido

Descubre aquí algunos de los Mitos y Leyendas Venezolanas más famosas y aterradoras

Lo reconozca o no, cuando escuchamos las leyendas de un amigo, o de su abuelo o sus padres … sentimos miedo o ansiedad. Te ponen la piel de gallina, porque en las llanuras, pueblos y grandes ciudades venezolanas todos creemos que «las brujas no existen … ¡Pero vuelan, vuelan!» Aquí contamos las leyendas y mitos nacionales más famosos y los detalles detrás de ellos. A continuación veamos algunos de estos mitos y leyendas de este país:

Las leyendas venezolanas de (Apure): La Sayona

Esta es la propia «historia del camino» que, cuando la cuenta en cualquier viaje, le hace preguntar «por si las moscas». Es una aparición materializada en la figura de una mujer que dicen, persigue a hombres y mujeres infieles. Dicen que ocurre más a menudo en Semana Santa, en las sabanas del estado Apure en la área de Candelaria.

Su apariencia generalmente es majestuosa y hermosa cuando se ve desde la distancia, pero cuando la persona se acerca, descubre una mujer muy delgada, alta, con dedos largos y uñas largas, una cara cadavérica y dientes afilados que asustan a alguien. Su nombre proviene del término «Sayal», ya que es conocido por el manto negro comúnmente utilizado durante el período colonial.

¿Quién era La Sayona?

Algunas historias de la aldea aseguran que Sayona era en realidad y se llamaba Casilda. Esta mujer era muy celosa y posesiva, y un día, después de prestar atención a los chismes, quería sorprender a su esposo con su amante adoptivo. Así que terminó quemando su propia casa con toda la familia adentro y mereció la maldición que la hizo parecer dolorosa por la región llanera de Venezuela.

¿Por qué se le llama Sayona?

El alma triste de Casilda recibió el seudónimo de Sayona porque sus gritos especiales se pueden escuchar a grandes distancias. El sonido es tan aterrador que dice que sacude y sofoca la piel del miedo de todos los que lo escuchan. Además, este espectro puede ocurrir en diferentes cuerpos, ya que no solo aparece como una mujer vestida de blanco, sino también como un perro o un lobo.

¿Quién es la Sayona de los Guayos?

Para junio de 2016, ocurrió un incidente terrible en el municipio de Los Guayos en el estado de Carabobo. Una mujer llamada Josie (no es su nombre real), asesinó a su madre y la sepultó en el patio de la casa. La razón detrás del asesinato fue mantener la casa para que ella pudiera vivir cómodamente con su esposo sin tener que mantener a la víctima, que estaba enferma.LEYENDAS VENEZOLANAS

Los vecinos de la víctima sabían que Josy era una mala persona. En ocasiones anteriores, con la ayuda de su esposo, incluso puso a su madre en la basura negra con agujeros. Esta situación fue revelada por la abuela de Joey y la madre de la víctima, quien encontró a su hija en una bolsa negra, mientras que su nieta se comportaba como que «era algo normal».

Gracias al asqueroso final que Josy le dio a su madre enferma, los vecinos llamaron a la policía y desde entonces ella llamó a «La Sayona de los Guayos» porque la mujer afirma que no siente pena por sus acciones.

Las leyendas de (Mérida): “la loca” Luz Caraballo

Esta leyenda se refiere a la historia de una mujer en tiempos de guerra de independencia que perdió a todos sus hijos en diferentes circunstancias. Una hija secuestró, dos muertos y dos que «siguieron al hombre a caballo», que se supone que es Bolívar.

Sobre la crisis y cómo su alma vaga por los páramos en busca de niños perdidos se puede leer en la obra del poeta Andrés Eloy Blanco. El personaje está tan arraigado en la cultura popular regional que en 1967 se erigió un monumento en su honor, creado por el artista plástico español Manuel de La Fuente, en la ciudad de Apartaderos.

Las leyendas de (Portuguesa – Cojedes y Barinas): “El silbón”

Es considerada como la más importante de las historias de terror venezolanas. Se dice que fue un joven caprichoso quien le pidió a su padre que matara a un ciervo para comerse las tripas.

Después de tanta insistencia, el padre fue a cazar, pero después de tomarse demasiado tiempo, el joven se apresuró a buscarlo y se dio cuenta de que no había cazado nada, lo mató y lo golpeó para hacer lo más terrible que fue el de comer las tripas de su padre. Después de enterarse de esto, su familia lo maldijo y luego deambula por la sabana.LEYENDAS VENEZOLANAS

Otra versión del Silbón es que se presenta a los borrachos o bebedores de bebidas alcohólicas en forma de sombra o un hombre alto y delgado. Usa un sombrero y ataca a los hombres intoxicados y chupa su ombligo para beber brandy.

La tradición explica que cuando el Silbón llega a una casa por la noche, saca un saco lleno de osamentas y los cuenta uno por uno; si nadie lo escucha, un miembro de la familia muere en la mañana.

¿Qué significado tiene escuchar ”El Silbón”?

Se dice que cuando se escucha el Silbón de este espectro cerca de usted, no hay peligro ya que su presencia está muy lejos. Pero si su silbido se oye muy distante, se dice que está muy cerca y en busca de sus víctimas.

Esta leyenda ha llegado a asustar a cientos de afectados en las llanuras y rincones venezolanos y del país hermano, Colombia.

¿Quién fue el autor original de la Leyenda  ”El Silbón”?

La leyenda tradicional venezolana de «El Silbón» fue escrita por Dámaso Delgado en 1966 y un año después fue grabada en audio. Esta historia tuvo tal impacto que fue transmitido y distribuido en todas las estaciones del país.

La historia de «El Silbón» se ha convertido en una de las más conocidas en términos de mitos y leyendas venezolanas. Su potente silbido, el tirón de sus cadenas y su presencia aterradora han hecho que incluso los menos creyentes duden de que algunas almas todavía estén entre nosotros.

Las leyendas venezolanas de (Apure- Barinas- Portuguesa): ”El ánima sola”

En las ciudades del interior del país, la gente suele rezar a favor de las almas y casi siempre las entregan a cambio de que se enciendan un cierto número de velas durante un tiempo prometido; Si esto no se cumple, Ánima Sola entra y recuerda la deuda de la manera más oscura.LEYENDAS VENEZOLANAS

Otra versión de su origen se señala como el espíritu de una guerrera en la Guerra de la Independencia, que murió en combate. Es un alma errante que favorece pero asusta a quienes han actuado mal.

¿Quién es el ánima sola?

En la religión católica, el alma sola o indefensa representa el alma de Celestina Abdenago en el purgatorio. El Viernes Santo, el día que Jesucristo murió, fue el turno de Celestina de subir al Calvario con agua para los mártires de la horca. Por temor a los judíos, la mujer no le dio de beber a Jesús y, por lo tanto, fue sentenciada a sufrir sed, calor y soledad en las llamas de Skärsilden.

Cabe señalar que ella no es una santa consagrada por la Iglesia, pero puede orar por algún beneficio. Anima solo se invoca tanto para el bien como para el mal. Pero debido a su poca luz, generalmente se usa para magia negra y dañar a las personas. Aquellos que soliciten un servicio al anima solo tienen que hacerlo al pie de la letra, de lo contrario, ella se vengará.

¿Cómo saber si una persona tiene el ánima sola?

Una víctima del «alma sola» lleva una vida solitaria, tiene problemas para dormir, sufre fatiga crónica y esto lleva a una depresión severa. Después de que este espectro se apodera de su víctima, comienza a fallar en sus relaciones personales y laborales y la víctima comienza a sentirse mal consigo misma.

Se les dice a los gatos que maúllan y los perros no dejan de ladrar cuando se paran frente a una persona poseída por «el alma sola».

La novia de la Guaira, de la carretera o el litoral (Caracas): una de las leyendas venezolanas más antigua

Es el horror de aquellos que viajan por la antigua carretera Caracas-La Guaira por la noche. En este viejo camino puedes ver por la noche la figura de una mujer, vestida de novia, que aparece y pide a los conductores que la lleven.

Si la llevas, mientras pasa por la escena del accidente, dice: «Aquí me suicidé» y desapareció. Los conductores ebrios pierden el control y sufren accidentes, pero el mismo destino les ocurriría si se niegan llevarla.LEYENDAS VENEZOLANAS

El origen de esta historia se remonta a los años 50, cuando probablemente una joven llamada María José Cárdenas, que iba de Caracas a La Guaira para casarse, tuvo un accidente y tuvo que pedir ayuda en la carretera que la llevara a su destino. Quien se ofreció a llevarla estaba bajo la influencia del alcohol, por lo que tuvieron un accidente fatal.

El carretón del diablo (Carabobo)

Las historias y costumbres venezolanas, especialmente en el interior del país, son muy ricas y variadas. Otra famosa leyenda del horror es el espectro del Carretón, que dicen cruza las calles de las ciudades a la medianoche en llamas y es conducido por el mismo demonio que se lleva a todos los que viven en pecado.

Los orígenes se remontan a la era colonial, durante la Peste Negra, que destruyó ciudades y donde los cadáveres se apilaban en carros para llevarlos a fosas comunes.

Dr. Knoche (Caracas)

Su verdadero nombre era Gottfried Knoch y se le atribuye la creación de un fluido que le inyectó en el cuerpo por la yugular momificando con éxito los cadáveres. Su experimento se realizó en una hacienda donde había vivido desde 1845 conocida como Hacienda Buena Vista en las laderas del Cerro El Ávila.

Este médico alemán usó su método en sus familiares, cuyos cuerpos solían descansar en un mausoleo al lado de la casa de la hacienda. Lo que la convierte en una de las leyendas del terror venezolano es que hoy la gente de Galipán asegura que los pasos del médico y las momias que vinieron a proteger a Bella Vista todavía se pueden escuchar.

Las leyendas venezolanas de (Barinas- Cojedes- Anzoátegui): ”La bola de fuego”

Un cuento poderoso dentro de los mitos y leyendas venezolanos que proviene de Los Llanos. La historia narra lo que a una mujer llamada Candelaria le sucedió, fue castigada por Dios cuando murió, ya que la convirtió en una bola de fuego porque era una esposa y madre demasiado posesiva y celosa.

Otras versiones apuntan al origen de esta leyenda en la historia de una pareja de amantes secretos que tuvieron condiciones durante una noche de tormenta y un destello iluminó la casa donde estaban y consumió irrevocablemente a los amantes secretos.

LEYENDAS VENEZOLANAS

Dicen que quien tenga la desgracia de estar en presencia de la bola de fuego no debe, a menos que, por el contrario, la maldiga para alejarla, o si no puede saltar sobre ella, montar a caballo o caminar.

Florentino “Quitapesares” y el diablo (Barinas)

La historia cuenta que Florentino fue el mejor y más valiente jinete en la llanura venezolana y que un día fue desafiado por el mismo diablo en un contrapunto. Su capacidad de improvisación y su fe intacta mantuvieron al diablo cantando toda la noche sin que Florentino se rindiera o cometiera un error de rima.

¿De quién es la historia de Florentino y el Diablo?

Es un poema maravilloso de Alberto Arvelo Torrealba. La historia describe el momento en que Florentino gana justo al amanecer. La leyenda que pasa por la llanura indica que Florentino nunca volvió a cantar después de la batalla. Esta increíble historia ha sido adaptada para las tablas, películas y televisión.

El perro de la Pastora (Caracas)

Dicen que el fantasma de un perro aparece en el legendario sector de La Pastora de Caracas. Generalmente toma un autobús entre Torrero y Puerta de Caracas. Los lugareños no se sorprenden, pero los que visitan el área se sorprenden al ver el espíritu del perro, que se dice que fue atropellado en la misma parada de autobús.

Otros dicen que la mascota se quedó un día fuera de la casa del dueño, que nunca regresó y por eso el perro deambula por el vecindario para buscarlo. Sin duda, una de estas historias en mitos y leyendas venezolanas no tiene explicación.

La leyenda de ”Juan Hilario” (Portuguesa)

Esta historia habla de un hombre portugués, muy fiestero y una mujer en cada lugar, que no se perdió una fiesta en la región, y un día de mayo, cuando iba a uno de ellos, el capataz de una hacienda cercana le advirtió que había relámpagos y centellas en el cielo, e indicó que el silbón estaba cerca.

Juan Hilario ignoró y se burló de esta leyenda venezolana y advirtió que si lo conocía, lo golpearía. Pocos metros después, Juan Hilario escuchó el característico silbido del terror y comenzó a desafiarlo, pero una fuerza invisible le dio fuertes golpes en el cuerpo sin poder defenderse.

En la medida en que Juan llegó a la puerta de la fiesta completamente golpeado y sin saber cómo, desde entonces prometió no festejar ni burlarse de lo desconocido.

El encadenado de Michelena (Táchira)

Esta leyenda venezolana cuenta la historia de José, un joven que, a pesar de su novia, siempre caminaba con una y otra mujer en la ciudad de Michelena. Entonces, un día en 1925, el padre de su novia lo estaba esperando en la calle y lo golpeó, lo que lo llevó a la muerte.

Como no tenía un servicio religioso para su funeral, los lugareños dicen que el joven comenzó a asustar a cualquiera que pasara por el cementerio durante los días cercanos a su muerte. Los vecinos lo describen como un terror aterrador con una capa negra, ojos brillantes y cadenas en sus brazos.

El Hachador Perdido (Portuguesa)

Así como el silbón suena con su silbido tormentoso, hay otros aparecidos que nos recuerdan que debemos ser más cuidadosos con nuestras tierras. El hachador perdido no es solo una historia para asustar a los pequeños, también es una leyenda que cuenta la historia de un hombre que viaja por la ciudad de San Fernando de Ospino en días santos.

Este es uno de los mitos y leyendas venezolanos más antiguos, ya que data de mediados del siglo XX. Un cortacésped de madera decidió crear su propia urna para el Viernes Santo, Pascua.

Para esto buscaba madera en las montañas, pero ese día una mariposa negra, o como se les conoce tradicionalmente, tara, se sentó en su puerta. Ese acto fue considerado un mal presagio, ya que la muerte está cerca de donde aterriza.

LEYENDAS VENEZOLANAS

Se dice que el hombre ignoró la advertencia de esa mariposa, y su ambición de cortar ese tronco por madera fue la causa de su propia muerte. Dios lo castigó moviendo su alma por la eternidad, en los países donde vivía. Su presencia caza cazadores y trabajadores forestales que intentan destruir la naturaleza.

El ánima de la Dientona (Lara)

En las llanuras venezolanas se habla de una bella mujer que se puede encontrar en carreteras desiertas. Tiene una hermosa voz y un ataque al corazón para quienes lo han visto. Según la leyenda venezolana, esta mujer le pide a los hombres que logra encantar que la acompañen a su casa, que está cerca del cementerio.

Si el inocente cae, la mujer en cuestión muestra su verdadero rostro, cargado con una gran cantidad de dientes afilados. Causa miedo y un miedo tremendo a sus víctimas.

También se habla de una versión en el área metropolitana, donde este horror se manifiesta cerca del Cementerio del Sur. El origen es desconocido, pero se rumorea que es una entidad hueca. Un espíritu que nunca puede descansar en paz y que asusta principalmente a los hombres desprevenidos que intentan ser inteligentes con las mujeres.

¿Quién era la Dientona?

No se sabe con certeza quién fue la mujer detrás del espectáculo de «La Dientona». Hasta ahora, se sabe que este es un espíritu hueco y libre que tiende a aprovecharse de los transeúntes desprevenidos en las ciudades pequeñas. La leyenda se origina en El Tocuyo, el estado de Lara. Algunos a menudo lo confunden con La Sayona, pero aparece en las llanuras venezolanas, mientras que Dientona ocurre en la región occidental del país.

La leyenda del Tirano Aguirre (Nueva Esparta)

Una leyenda de la isla de Margarita. Cuenta la historia de un hombre que se llamaba El Tirano Aguirre. ¿Quien fue? un cabeza dura que se reveló al rey del cielo por él que fue sentenciado. Se dice que este hombre llego a la isla, junto con sus tropas a través del puerto de Paraguachí.

Obviamente, el hombre se hizo pasar por alguien herido y que necesitaba ayuda. Después de que la gente de la ciudad ayudó al hombre, los mató. Quemó casas, propiedades e iglesias y robó todo lo que valía en su camino. Podía violar a las hermosas mujeres de la época.

Ordenó que a los padres, curas y capuchinos que los desollaran para hacer tambores con su piel. Después de todas las atrocidades, su alma fue maldecida y sentenciada a limpiar en el infierno. Se dice que parte de su alma vagó por el puerto. Por la noche, se puede escuchar en su caballo vecino, tirando de cadenas, cuero seco y eliminando gritos infernales.

Uno de los mitos y leyendas venezolanos más desgarradores. Desde entonces, el puerto a través del cual aterrizó esta persona se conoce como el puerto de » El Tirano ».

 Momoyes, mamóes, mumúes o los duendes de los Andes: (Mérida y Trujillo)

Entre los mitos y leyendas venezolanas se encuentran las creencias en duendes. El popular mito del duende proviene de Boconó y los Andes. Son conocidos en lenguas criollas como Momoy o Momoyes. Pequeños hombrecitos de los Andes (un tipo de elfos), protegiendo las lagunas y los cultivos, según la creencia popular.

Estos duendecillos son celosos y selectivos, no todos pueden verlos. Han aparecido en lugares como: La Teta del Páramo de Niquitao, Laguna del Páramo de Guaramacal, Parroquia San Rafael y Laguna Negra de las Palmitas. También se dice que aparecieron en la conocida Peña de los Gavilanes en Loma Pacha.

Se dice que los Momoyes no tienen más de 60 centímetros de alto. Llevan pequeños trajes blancos, collares y un sombrero de palma. Si amas un ayuno de agua, solo un sanador puede eliminar sus hechizos.

¿Qué hacen los Momoyes?

Los elfos o Momoyes de Bonocó tienen almas jocosas, por lo que a menudo no satisfacen a los viajeros y excursionistas. Roban comida y mueven las pertenencias de las personas, otros dicen que juegan trucos exclusivamente a las personas que perturban la naturaleza como un ladrido.

Hay otra creencia popular sobre estos seres misteriosos. Una de ellas es que hay más «hombres» que «mujeres» o momoyas. Por esta razón, los momoyes masculinos se enamoran, hipnotizan y secuestran a mujeres humanas, además se cree que poner sal en las puertas los asusta, pero también los enoja, lo que puede ser peor. Dicen que otra forma de sacarlos es ignorarlos o insultarlos.

Ceretón (Falcón)

Se dice que es un dueño aplastante cuya casa es la sierra de Falcón. Estos son enormes agujeros que normalmente viven los Guácharos. Además de Ceretón, también lo llaman «Cachuchón» porque usualmente usa un sombrero ancho, en los mitos y leyendas venezolanos, se dice que los ceretones son heredados de los Welsers. Miedosos conquistadores alemanes que llegaron a la región en el siglo XVI.

¿Cómo espantar un Ceretón?

Los curanderos aseguran que para «deshacerse de su encanto» es necesario matar a un gallo negro y enterrarlo bajo la luna llena. Al tercer día, lo desentierras, quitas el fémur, lo limpias y lo llevas por la boca. De esta manera serás invisible para Ceretón.

Ánima de Gregorio Rivera (Mérida)

Como resultado de su finalización de la vida del sacerdote de Mérida, el Dr. Francisco de la Peña y Bohórquez, con la ayuda de un disparo, fue inaugurado como un «alma milagrosa» de tradición y mitología popular. En 1738 se casó con Josefa Ramírez, pero fue una relación tormentosa debido al personaje de Gregorio.

Un día, con una furia inicial, Rivera persiguió a su esposa con una daga, por lo que se refugió en el pobre convento. Su esposo vino al monasterio y le pidió a su esposa que regresara, pero cuando no tuvo éxito, fue a su casa con el sacerdote Peña y Bohórquez, quien rechazó su pedido y, por lo tanto, Rivero le disparó.

Gregorio cabalgó a las montañas después de matar al sacerdote. Decidió ir a las montañas cercanas y permanecer en ellas hasta que se arrepintió, se dirigió a las autoridades. Luego fue sentenciado a muerte y reveló a una monja en Bogotá que se le había otorgado la gracia de hacer que las cosas perdidas aparecieran ante todos los que levantaron el derecho a votar por su alma.

La aparecida del espejo en La Pastora (Caracas)

La leyenda cuenta que una familia de un barrio de Caracas, conocida como La Pastora, se mudó a una casa antigua. Como no tenían muebles, el dueño de la casa decidió venderle algunos de los de la casa. Una de las pertenencias originales era una vieja peluquería con un hermoso espejo.

La primera noche, cuando la nueva dueña se sentó frente al espejo para peinarse, vio la imagen de una joven rubia, muy pálida. El nuevo propietario, sorprendido, saca los muebles embrujados a la venta a la mañana siguiente. Lo compró una vecina, que también vendió el artefacto porque vio la imagen de la rubia pálida. No se sabía qué pasó con el martillo y su espejo, ya que fue de venta en venta.

Brujas chupasangre de la Costa Oriental (Zulia)

Uno de los mitos y leyendas venezolanos más aterradores es el que proviene de las ciudades de la costa este, donde se cree que hay brujas o vampiros «chupadores de sangre». Tienen un aspecto aterrador. Se dice que durante el día son mujeres comunes, pero cuando cae la noche se convierten en grandes pájaros negros, que aparecen especialmente en Guiria, Irapa y Soro.

Cuando se transforman en pájaros, entran en el dormitorio y chupan la sangre de las víctimas. Se dice que no dejan huellas en la arena y que pueden ser expulsados ​​a vivir una vida normal. Esta leyenda venezolana surgió desde la época de la conquista y la colonia y asustó a más de uno.

Compadre del trapiche (Táchira)

En las antiguas fábricas de azúcar o trapiches y haciendas en Táchira, muchos ancianos afirman haber visto ‘Compadre’. Aparece con un poncho negro, revisa los cubos donde hierve el jugo de ratán, agita la melaza y después de aprobar todo el proceso de convertir el azúcar en pedazos o paneles, se despide: ¡hasta pronto, compadre!

Este es uno de los mitos y leyendas venezolanos más antiguos. Los agricultores se acostumbran a ver su presencia. Aseguran que es un espectro ventajoso. La leyenda dice que era un capataz, muy querido por todos los que murieron mientras hacía su trabajo de supervisor en una caña de azúcar.

Fin – Fin, leyenda de ”El Amparo” (Apure y Bolívar)

En las noches «El Amparo», junto al agua impenetrable en Arauca, Fin-Fin deambula por los campos. Entre los mitos y leyendas venezolanos, esta historia cuenta el alma en pena de un joven que asesinó a su padre para robarlo. Salva al joven atormentado que viaja por estos lugares a caballo, para siempre.

Dicen que los silbidos que él llama su caballo se pueden escuchar desde la distancia. Para escucharlos, los perros gritan a gritos, las vacas que están en sus establos y las gallinas corren salvajes. Los granjeros construyen guardianes y cercas formando intersecciones para defenderse del Fin-Fin. Algunos dejan un tucumano lleno de ají porque los pierde por algún motivo.

Médano blanco en la Península de Paraguaná (Falcón)

Según la leyenda, hay un lugar en la península de Paraguaná, llamado Médano Blanco, donde suceden cosas extrañas. Se dice que si pasas una noche en este lugar, te matarás. Evidentemente, hay entidades malvadas que pueden perturbar las almas de las personas y llevarlas a intentar contra sus propias vidas. Muchos casos de suicidio han ocurrido en este sitio, dando credibilidad a la leyenda.

La leyenda de la Curva de las Monjitas (Lara)

Esta leyenda proviene de la antigua carretera Barquisimeto-Acarigua, donde algunas hermanas religiosas, pertenecientes al Colegio Sagrado Corazón de Guanare, murieron en un terrible accidente de tránsito. Desde entonces, su presencia se muestra en el área donde ocurrió el incidente.

Algunos conductores admiten que han visto la presencia de las 3 monjas en forma de luz y otros aseguran que en «La Curva del Diablo» las 3 monjas están montadas en el automóvil de la persona para que el conductor no se detenga.

En 1953, ocurrió un accidente similar en el que también murieron dos hermanas religiosas. Según los residentes de Barquisimeto y Acarigua, este camino puede ser encantado, ya que ocurren eventos extraños y curiosos exactamente en la curva donde ocurrieron los accidentes de las monjas.

La Leyenda de la Ciudad del Dorado (Bolívar)

Entre los mitos y leyendas venezolanos, este es uno de los pequeños favoritos. Se dice que la ciudad de El Dorado se originó durante la conquista. Los españoles llegaron al territorio sudamericano, exactamente en Veenezuela, en busca de la mítica «Ciudad de Oro». Una mujer nativa les enseñó un ritual en el que se usaba oro para realizar un sacrificio humano.

Los cuerpos de los participantes fueron bañados en una sustancia vegetal y luego en polvo de oro. En el medio de la oferta había todo tipo de piedras preciosas que acompañan el ritual. Según la leyenda, todo el lugar estaba lleno de oro, piedras como esmeraldas, zafiros, rubíes y diamantes.

El Mito de María Lionza y el misterio de la montaña de Sorte (Yaracuy)

Si hablamos de mitos y leyendas venezolanas, es sin duda uno de los más importantes, creyentes y respetuosos. Durante la conquista española, uno de los grandes líderes de los indios Caquetíos, que pertenecía a la región de Nirgua, tuvo en Yaracuy una hija llamada Yara.

La niña tenía hermosos ojos brillantes y piel morena. Sin embargo, después de su nacimiento, la tribu dijo que la joven no tuvo suerte, por lo cual fue sentenciada.

Pero debido a la hermosa belleza de la niña, su padre no tuvo el coraje de matarla, por lo que decidió esconderla en su Bohío. Según la leyenda, a medida que crecía, Yara se acercó a un río para observar el reflejo en el agua. Dentro del agua yacía una anaconda que se enamoró de la joven y decidió comerla.

Antes de este acto, los espíritus de las montañas decidieron castigar al animal que lo hizo hincharse hasta que explotó y murió. De esta manera, Yara se convirtió en la dueña del agua y extendió sus poderes sobre la naturaleza, la flora, la fauna y los espíritus naturales.LEYENDAS VENEZOLANAS

¿Por qué se le llama María Lionza?

Durante la conquista, fue abrazada por la religión católica bajo el nombre de «Nuestra Señora María de la Onza del Prado de Talavera de Nivar». Luego, con el tiempo, fue conocida como María de la Onza o, según el uso más común de su nombre, María Lionza.

¿Dónde se celebran las ceremonias en honor a María Lionza?

Todo tipo de ceremonias religiosas realizadas en honor de María Lionza se realizan en el Monte de Sorte. Ubicado en Chivacoa. Probablemente su alma vive en esta montaña, y su espíritu tiene una mayor presencia para aquellos que quieren hablar con ella. Cada 12 de octubre, miles de creyentes y peregrinos vienen a la diosa a Sorte para celebrar.

¿Cuál es la leyenda y el misterio de la montaña de sorte?

Para ingresar a las montañas sagradas del sur (sectores de Sorte, Quibayo u Oro) debe solicitar permiso al guardián de las montañas sagradas para ingresar a ellas. Hay dos paradas, Portal del Indio Macho y Portal Mayor de María Lionza.

Con su condición y beneficios, puede ingresar a las montañas que protegen. La creencia popular dice que necesitas una guía, porque si los grandes protectores de estas montañas no quieren que entres, ¡te perderás girando sin razón!

¿Qué es el espiritismo ”Marialioncero”?

Es un culto venezolano, donde se mezclan las creencias católicas, africanas y domésticas. Pero la santería y el vudú también brillan.

Sus seguidores creen que el humo y la llama de la luz agrada a la diosa. Además, a menudo hacen pruebas de devoción arrodillándose debajo de un segmento para llegar a Sorte. Otro ritual es ir al carbón, y generalmente se realiza durante el fin de semana de otoño.

¿Quiénes son las tres potencias?

Para el mundo espiritista, los tres poderes son la base básica de un círculo divino. Estos poderes consisten en María Lionza, El Negro Felipe y Cacique Guaicaipuro.

La mujer mula

En esta historia, alrededor de 1815, una anciana fue a un restaurante en Caracas, donde trabajaba su hija, la hija negó su comida y la echó del lugar. La señora encontró a una persona que le dio una moneda con la cruz de San Andrés en la vela. El hombre le dijo que regresara, pagara con la moneda y dijera: «Retenga el dinero para que pueda comprarlos».

La señora lo hizo e inmediatamente convirtió a su hija de la cintura en una mula. Frente a todos los presentes, comenzó a patear y se escapó. Desde ese día, la mujer aparece y reza en la iglesia de Las Mercedes y se cubre con una bata blanca.

La loca de Ejido

Justamente en los comienzos de la guerra de independencia, en 1812, una joven llamada Marta, enamorada de un joven llamado Lorenzo, que había heredado de su padre Hacienda y muchos otras cosas, vivía en la entonces Villa de Ejido, en el estado de Mérida.

Quería ir a Mérida con su madre y Marta, pero ella no pudo porque su madre estaba enferma. Ella insistió en que Lorenzo no viajara, ya que no quería estar solo. Dijo que tenía deberes que hacer.

El 26 de marzo ocurrió el gran terremoto y en Mérida se derrumbaron muchos edificios. La gente le pidió misericordia a Dios y los aterrorizó, los sobrevivientes se reunieron en las plazas. Marta se enteró de lo sucedido y corrió hacia Mérida. Cuando llegó allí, atrapó a la madre de Lorenzo con su mirada perdida y desconsolada, en las ruinas bajo las cuales se encontró el cuerpo de su hijo.

Su reacción fue petrificada ante el horror de la pérdida de su amado. Desde ese día, cada Pascua se ve caminando por las calles de Mérida, seguido de un grupo de niños.

Juan Machete

Esta es la historia de Juan Francisco Ortíz, apodado «Juan Machete» su hábito era el de llevar un machete en el cinturón. Juan tenía una granja y una noche quiso hacer un pacto con el diablo y le pidió muchas riquezas.

A partir de ese día, sus pastos comenzaron a ser muy fértiles y sus vacas dieron a luz dos terneros. Un día, un macho negro muy grande con pezuñas blancas apareció entre su ganado y pensó que era un animal escapando de otra hacienda.

Pero Juan Machete, después de hacerse rico comprando mucho ganado y multiplicándose, todo comenzó a desaparecer. La leyenda dice que Juan Machete también desapareció y que sus tesoros fueron enterrados en la sabana.

Se dice que si uno aparece desnudo en el lugar correcto y aparece el alma de Juan Machete, se puede negociar un gran tesoro con él. Pero muchos que han tratado de escapar con horror cuando ven anima que vomita fuego.

El pozo del cura

Ubicado en el estado de Vargas, es un pozo turístico muy profundo. Se dice que debe su nombre al hecho de que un sacerdote de la región solía bañarse en sus aguas, en compañía femenina. Un día, cuando estaba solo, se lo tragó el agua y su cuerpo jamás fue hallado. Desde entonces, su espíritu aparece en la superficie y pide ayuda.

El enano de la catedral

En la ciudad colonial de Caracas, una persona caminaba a la casa de su novia a altas horas de la noche. Debido al frío y para calmar los nervios de la soledad de ese lugar, él tomó su lugar. De repente sintió que alguien lo seguía, pero era un perro todo enfermizo antes de burlarse de su presencia.

Pasó por la catedral y vio a un hombre muy pequeño sentado vestido al estilo colonial. Este último lo saludó y le pidió un servicio para encender un cigarrillo. Para no ser grosero, estuvo de acuerdo, recordando la advertencia de sus abuelos: «No enciendas el cigarrillo del enano». El enano sonrió con dientes afilados y comenzó a crecer más que la catedral.

Asustado y paralizado, miró lo que le decían desde arriba. «Gracias por el fuego, amigo. ¿Quieres ir a un lugar donde hay fuego real?»

El horcón

Horcón es una historia trágica de amor y envidia, donde un joven que consigue un trabajo en una hacienda se encuentra y se enamora de la hija del capataz, luego se casa con ella y tiene un hijo hermoso.

Pero él sospecha de su amada infidelidad y se despide de ella y le hace creer que se ha ido a esconderse dentro de la hacienda. Después de descubrirlo con otro, el protagonista mata a la pareja y los enterró cerca de un árbol cercano.

El hachador perdido

Hace más de cien años, en los bosques de Barinas, un hachador partió el Viernes Santo para cortar madera para su propio ataúd.

Dios lo castigó golpeándolo en el momento en que levantó su hacha, lo convirtió en un alma triste que pisoteó la sábana, parecía un hombre calvo, ojos brillantes, pecho cubierto de lana y manos aplastadas como una rana.

Por lo general, siempre lleva su hacha en alto para atacar a cualquiera que persiga ambiciones. Su presencia se manifiesta sobre todo en el ayuno, en las noches silenciosas de brisa fuerte que tocó la vegetación.

Juan Hilario

«No vayas a esa celebración, te dijeron, Juan Hilario». Así inicia el acoplamiento popular que cuenta la historia de este personaje que solía ir a fiestas para cortejar a las mujeres y beber hasta el amanecer.

Juan Hilario se dirigía al pueblo cercano en una noche oscura, cuando se encontró con un amigo que le advirtió sobre el peligro de la noche debido a los rayos y la lluvia y que le recordó el «Silbón».

Pero Juan Hilario se burló de su amigo y se fue. En el camino comenzó a escuchar el famoso silbido: «Compadre, vete a casa, iré a la fiesta, no tendré miedo».

Y de repente comenzó a encontrarse. Para defenderse, golpeó el aire con fuerza y ​​exhausto cayó al suelo e inconsciente cuando sus amigos lo escucharon y acudieron en su ayuda.

Así describió Juan Hilario al individuo fantasmal que lo había atacado, y cuando su amigo le advirtió, la frase aún permanece: «Te dije Juan Hilario, esto no es un juego …»

Caribay y las cinco águilas blancas

Hace muchos años, nació la primera de las mujeres de Mirripuye, Caribay. Hija del sol, Zuhe y la luna, Chía, tenía una de las voces más bellas del mundo y podía emular a todas las aves. Un día, el joven Caribay, disfrutando de la contemplación y admiración del bosque y la naturaleza, vio en el cielo cinco grandes águilas blancas con hermoso plumaje.

Quería reflexionar sobre su belleza e incluso adornarse con sus plumas. Persiguió a los pájaros hasta las montañas, hasta los acantilados más altos, pero no pudo seguirlos más. Triste, cantó invocando a Chia e hizo que la noche brillará la tierra.

LEYWENDAS VENEZOLANAS

La triste canción de Caribay impresionó a los animales, incluidas las cinco águilas, que cayeron de sus perchas moviendo cada una en un acantilado.

Caribay luego se acercó al acantilado más cercano donde intentó tocar la primera de las águilas. Pero cuando acercó su mano, se dio cuenta de que los pájaros se habían congelado. Culpable y asustada, Caribay huyó. Cuando Chia huyó, se oscureció y se derritió el hielo que cubría las águilas. Se despertaron nuevamente, furiosos, temblando y extendiendo sus plumas blancas.

Los pájaros se sacudieron una y otra vez, llenando el lugar de blanco. Sus alas dieron una brisa fría, y sus cuchillas se expandieron por el eco. La joven Caribay se refugió, pero cuando dejó de escuchar a los pájaros se calmó y pudo ver cómo cada uno de los cinco picos se había cubierto de blanco. »

Esta hermosa leyenda cuenta el origen de la nieve en los picos venezolanos, así como el graznido del viento y los vientos fríos típicos de los picos de las montañas. La canción de Caribay también nos recuerda el silbido del viento, el elemento que representa.

Guaraira Repano

En la antigüedad no existía la montaña que hoy se llama Ávila y las ciudades del Valle de Caracas vivían en un avión que nos permitía ver incluso el mar. Pero con el tiempo, las acciones de los ciudadanos disminuyeron con respecto a los espíritus de la naturaleza que ofenden a la diosa del mar. Esto, furioso, requirió una gran ola que consumió y destruyó todo a su paso, lo que lo llevó hacia la tierra.

Horrorizados, todos los ciudadanos se arrodillaron y pidieron perdón. Cuando miraron hacia arriba, vieron que justo cuando la gran ola comenzó a caer sobre ellos, se había convertido en piedra: la diosa había simpatizado con su oración y había transformado las aguas de Ávila, anteriormente conocida como Guaraira Repano (aproximadamente «la ola que vino de muy lejos»)

Esta antigua historia cuenta el mito de cómo se forma la montaña en el valle de Caracas, un gesto de compasión por una diosa y un recordatorio de la necesidad de respetar la naturaleza.

Las lágrimas eternas de Carú

La leyenda dice que durante la conquista española, la princesa Carú de la tribu Bailadores se casaría con el hijo del jefe de Mocoti. La niña esperaba con ansias el enlace, la hora de la ceremonia estaba cerca. Las tribus se preparaban para la batalla, al igual que los extraños recién llegados.

Lo que debería haber sido un momento de alegría se convirtió en un conflicto ininterrumpido con una gran cantidad de muertos, entre ellos el novio de Carú, que cayó en la batalla.

La joven, rota por el dolor, abrazó su amado cuerpo. Ciertamente, el dios de la vida en la montaña lo devolvería a la vida. Por esta razón, llevó su cuerpo prometido para llevarlo a la cumbre, donde residía la deidad, para pedirle que restaurara el cuerpo que llevaba con él.

Al tercer día del viaje, la joven Carú no pudo aguantar más y perdió su fuerza: abrazó a su amada, lloró, se durmió y finalmente murió.

Reubicado, el dios de la montaña recogió las lágrimas de Carus y las arrojó al espacio para que todos los habitantes de la zona pudieran ver y recordar a Carú, su amor y su sufrimiento. Este es el origen de la cascada de Bailadores «.

Una hermosa pero triste leyenda que cuenta el arreglo en la cascada de Bailadores, en el Parque de la Cascada de Carú en India, en Mérida. También nos habla sobre el amor, el sufrimiento y el sacrificio para aquellos que nos importan.

A continuación le dejamos algunos enlaces de su interés:

(Visited 1.273 times, 1 visits today)

Deja un comentario