Leyenda del Charro Negro, una historia escalofriante

Para que conozcas un poco más sobre la Leyenda del Charro Negro, te invitamos a que entres a este interesante y especial artículo y conozcas un poco más de cerca sobre esta mágica leyenda ¡No dejes de leerlo, seguro te sorprenderá!

LEYENDA DEL CHARRO NEGRO

La leyenda del Charro Negro

La leyenda de Charro Negro nos narra la historia de un fantasma que alguna vez fue un hombre y que, debido a su codicia interminable, fue sentenciado a sufrir los tormentos del infierno y ser el coleccionista de personas como él, que tienen deudas pendientes con el diablo.

La leyenda del Charro Negro

Al anochecer se inicia algo extraño se comienza a esconderse e inclusive las gallinas trepan a los árboles para quedarse dormidas, las madres ponen a sus hijos allí, las puertas de las casas están bloqueadas y los viajeros se aceleran mientras rezan. Nadie quiere conocer al Charro Negro.

Es una entidad que recibe el nombre de su ropa. Cada vez que aparece, usa un elegante llavero charro negro con detalles dorados o plateados. Lo vemos a caballo: un gran animal cuyos ojos son dos bolas de fuego que parecen hundirse en el alma de la víctima.

Los de la ciudad tienen la suerte de que Charro Negro solo acecha en la distancia a la ciudad y se presenta para aquellos que viajan solos. Dicen que es porque las personas solteras son intercambiadores fáciles. Tal vez sea por el miedo que sienten y eso a veces los alienta a tomar malas decisiones.

¿Pero sabías que este espectro alguna vez perteneció al mundo de los vivos? La leyenda dice que fue un hombre traicionado por su propia ambición y codicia.

El inicio de la maldición

Este personaje proviene de una familia modesta. Sus padres, aunque lo amaban, nunca pudieron responder a sus caprichos. Al Charro siempre le gustaba estar bien vestido, a veces incluso, no comía durante días para ahorrar unos cuantos pesos y con lo que estaba en su lugar, para complementar un buen sombrero.

LEYENDA DEL CHARRO NEGRO

Sin embargo, estaba cansado de su inagotable pobreza. No importaba cuánto trabaja, el dinero nunca era suficiente y tenía que caminar todo el día con las manos llenas de tierra.

Sus padres murieron más tarde. Dejado solo, la miseria de Charro se incrementó, por lo que tomó una decisión que cambió su vida: implorar al diablo para pedir riqueza.

No se sabe cómo lo hizo, pero finalmente apareció Lucifer. Esta entidad podía leer los ojos y la mente del hombre que lo había llamado, por lo que inmediatamente le ofreció sumas de dinero que incluso en dos vidas no podía gastar. Lo único que pidió a cambio fue su alma.

El Charro, en ese momento, era arrogante y valiente, por lo que el Sol mañaneo no había logrado asustarlo y había aceptado.

Pasó el tiempo y poco a poco el joven Charro comenzó a despedirse. De repente, se dio cuenta de que estaba cansado de gastar su fortuna en mujeres, juegos de azar, vino y disfraces caros.

Al mismo tiempo, la sensación de soledad oprimió su pecho y apenas lo dejó respirar. Nadie lo quería por lo que era, sino por la riqueza que poseía.

El cobro de la deuda

El Charro ya había olvidado este acuerdo que lo maldijo. Entonces, cuando el diablo pareció recordarle que el tiempo de recolección estaba cerca, tuvo miedo como nunca antes.

El terror invadió a nuestro protagonista hasta el último rincón de su interior. Recordó su deuda y, por cobardía, comenzó a esconderse. Envió al personal de su hacienda para poner cruces en toda su propiedad y construir una pequeña capilla.

Sin embargo, el recuerdo de la deuda pendiente no lo dejaba dormir ni aprovechar los pocos meses que le quedaban para vivir.

Entonces, en un ataque de miedo, tomó su mejor caballo con una bolsa que contenía algunas monedas de oro no gastadas. Comenzó el viaje durante la noche, para que nadie lo viera huir.

LEYENDA DEL CHARRO NEGRO

Sin embargo, el demonio se dio cuenta de que el Charro rompería su palabra, por lo que de nuevo aparece frente al jinete y su caballo, pero esta vez, para llevárselo.

«Iba a esperar hasta que mueras para recuperar la deuda que me debes, pero como te estás escondiendo, te llevaré ahora», dijo el diablo.

El Charro no tuvo tiempo de responder. Cuando se dio cuenta de esto, su caballo, al alzarse, intentó golpear al demonio, pero ya era tarde, los brazos de su amo habían comenzado a secarse y su carne se había ido. Solo el ajuar de Charro permaneció en la parte superior de los huesos blanquecinos. El diablo volvió a hablar:

«Veo que tu caballo te es fiel, por lo que debe ser maldecida como tú y será sentenciada a estar a tu lado en tu viaje al infierno». Aunque, de vez en cuando, quiero que hagas algo por mí, cobra a mis deudores.

Si haces bien tu sentencia, dejaré que el algún hombre que acepta esta bolsa de monedas de oro que traes tome tu lugar.

LEYENDA DEL CHARRO NEGRO

Desde entonces, este hombre ha sido condenado a sufrir innumerables tormentos en el infierno y a partir de allí solo para recuperar aquellos que tienen deudas con Lucifer.

Esto con la esperanza de que una noche un viajero, traicionado por su avaricia, tomara su lugar. Solo entonces el Charro Negro y su caballo pueden descansar en paz.

Otra Historia Del Charro Negro

Aparece un individuo de gran altura con un traje negro impecable que lleva puesto es una chaqueta corta, una camisa, pantalones ceñidos y un sombrero de ala ancha.

Deambula por la noche en las extensiones solitarias que conectan los pequeños pueblos de México rural, a lomos de un gran caballo de color negro.

Los que han tratado con él lo consideran el diablo. No ignora a los hombres, a quienes ofrece conversaciones amistosas, pero su preferencia obvia es por las mujeres, a las que seduce con su mirada elocuente y sus cálidas palabras.

Esta prohibido hablar nada malo sobre Charro Negro si el viajero simplemente autoriza su negocio en su lugar de residencia; Si se acerca el amanecer, se despedirá cortésmente y caminará lentamente, como si el camino que está tomando conduce a la vecindad de una iglesia.

LEYENDA DEL CHARRO NEGRO

Pero si, por el contrario, la mujer cede a sus ofertas para aligerar el viaje y acepta montar a caballo, esta acción será el principio del fin: una vez en el animal, la mujer infeliz descubre que es imposible descender.

Fue en ese momento cuando el Charro negro regresó a su montura y se alejó en una dirección desconocida, ignorando las súplicas o los gritos de su víctima, a quien nunca se volvió a ver.

En algunos estados de la República Mexicana, la gente dice que en las noches de luna llena, en caminos rurales o ciudades distantes, aparece un jinete flaco y cadavérico, quien, sobre la montura en un caballo negro brillante, ofrece una bolsa llena de dinero. … Pero por miedo, nadie quería aceptarlo.

Para el año 1966, el Sr. Euclides Ramos regresó a su hogar, ubicado en las afueras del puerto de aunque hay una luna, estaba oculta en la parte superior de los árboles, por lo que había una cierta oscuridad, que causó una gran impresión en las formas fantasmales que se formaron con las sombras de la luna.

De repente, Don Euclides sintió que alguien lo seguía pero no quería darse la vuelta, sino que aceleró su paso, agarrando el machete que siempre lo acompañaba. Sin embargo, cada vez se sentía más cerca de la persona que lo seguía.

De repente, un sudor frío se apoderó de él, sintió que se estaba desmayando, pero a pesar del miedo de que decidiera enfrentar cualquier cosa, volvió la cara y vio con asombro una escena diabólica …

El enorme corcel negro, con cabello brillante y reluciente, pero con ojos de miedo que parecían arrojar fuego. Fue montado por un hombre alto y delgado con un sombrero negro. No tenía ojos, ni nariz, ni boca. En resumen, era algo terrible, así que Don Euclides no podía moverse ni hablar.

Estaba temblando de terror y más cuando el siniestro charro sacó una mano que parecía enrojecida y con uñas muy largas, sacó una bolsa de su caballo y se la ofreció al hombre aterrorizado.

Quien observó a manera de abrir la bolsa y mostró cómo estaba lleno de dinero; pero Don Euclides no quiso admitir. El jinete lo ofreció nuevamente y lo ignoró. Entonces el charro negro giró su caballo sin decir una palabra y se alejó …

Pero Euclides nunca escuchó el galope del caballo, lo que lo asustó más, pronto lo superó y continuó su camino hacia su casa. Cuando llegó allí, estaba tan asustado que no podía cenar. Relató lo que le sucedió a su esposa.

Lo que también estaba aterrorizado. Como era de esperar, esa noche los dos no pudieron dormir, así que al día siguiente Euclides al levantarse y fue al lugar donde se le había hecho presente el misterioso ser.

Buscó cuidadosamente, pero no encontró nada que pudiera tomarse como una indicación de su existencia. Por la noche, Don Euclides necesitaba volver a cruzar el lugar, temiendo encontrarse con el carro, pero esa noche no se le apareció …

No hubo más apariciones. Pasó el tiempo y Euclides apenas recordaba haberse encontrado con este misterioso entrenador negro.

Pero una noche, ya muy cerca de su casa, volvió a encontrarse con el hombre que, con voz cavernosa, le dijo que se llevara la bolsa con el dinero. Como el hombre no lo aceptó por temor a que fuera algo del diablo, el charro le dijo con una voz aún más cavernosa:

– Me verás de nuevo muy pronto …

Don Euclides, medio muerto de miedo, sin volver la cabeza, comenzó a correr y no se detuvo hasta que entró en su casa. Su esposa salió asustada y le gritó:

– Euclides, mira, el charro se asoma por la ventana … ¡Ven, sal y orina fuera de la puerta, dicen que de esta manera el malo no puede pasar!

Euclides, temblando, salió de su casa y orinó por la puerta. Tan pronto como terminó de rociar el suelo, el caballo murmuró sombríamente, y el jinete y el animal galoparon en medio de la noche.

Desde entonces, ni Euclides ni su esposa han vuelto a ver el carro negro. Pero muchos otros en el área han contado la misma historia y dicen que también la han visto.

Si te pareció interesante este artículo, te invitamos a disfrutar de estos otros:

(Visited 504 times, 1 visits today)

Deja un comentario