Libro de Enoc: Canon de la Biblia y de la iglesia Ortodoxa

El Libro de Enoc (1 Enoc) libro intertestamentario, no aceptado por la mayoría de las iglesias cristianas pero si está incluido en el canon bíblico de la Iglesia Ortodoxa Copta o Etíope. Tradicionalmente se considera a Enoc su autor pero actualmente es se piensa que fue redactado por varios autores judíos entre los siglos III a.C. hasta I d.C.

EL LIBRO DE ENOC

Enoc

Enoc, también se ha transcrito como Enoch, Enoq, Henoc, Janoj, es un profeta que vivió antes del diluvio universal, según Moisés. Las primeras menciones a este profeta se encontraron en el libro del Génesis del Antiguo Testamento. Genealógicamente existen tres versiones en los textos bíblicos.

La primera versión dice que Enoc es hijo primogénito de Caín, quien construye una ciudad, que llama Enoc, para celebrar el nacimiento. Enoc fue padre de Irad, quien fue padre de Mehujael, este fue padre de Metusael, este fue padre de Lamec y este fue padre de Jabal y Jubal.

En la segunda versión aparece como hijo de Jared, quien fue hijo de Set y nieto de Adán. Enoc es padre de Matusalén, quien fue padre de Lamec, quien fue padre de Noé.

Enoc anduvo con Yavé y desapareció porque Yavé se lo llevó” Génesis

“Por la fe Enoc fue trasladado para no ver la muerte, y no fue hallado, porque lo trasladó Dios “Hebreos 11:5

La última versión afirma que Enoc fue hijo de Madián y nieto de Abraham. Vivió en 1700 antes de Cristo.

Manuscritos

Las partescompletas de El Libro de Enoc que aún se mantiene están escritas en ge’ez, que es una lengua extinta utilizada en las liturgias de la iglesia etíope, sin embargo existen partes escritas en griego, siríaco, armenio, árabe y latín incluso un fragmento en copto. En Qumrán se hallaron varios fragmentos en arameo y uno en hebreo. Esta multiplicidad de idiomas utilizados en El Libro de Enoc da pie para sostener, como piensan algunos estudiosos, que fue escrito por diferentes autores entre los siglos III antes de Cristo y I después de Cristo.

EL LIBRO DE ENOC

Libros de Enoc

Además de El Libro de Enoc (1 Enoc), sobre el que trata este artículo, existen otros tres libros de Enoc con diferentes características:

El Segundo libro de Enoc, abreviado como 2 Enoc, es también conocido como Los Secretos de Enoc o Enoc Eslavo, data del siglo III antes de Cristo hasta el VI después de Cristo. Consta de varios libros y no tiene relación con ninguno de los otros libros de Enoc. El único ejemplar que se conserva está escrito en la lengua litúrgica de la iglesia ortodoxa búlgara, rusia o serbia conocida como eslavo eclesiástico.

El tercer libro de Enoc, abreviado como 3 Enoc, conocido como El Libro de Enoc Hebreo o como El Libro de los Palacios, pudiendo datar del siglo II o del siglo V después de Cristo. En él se narra la ascensión de Enoc a los cielos.

Del libro cuarto de Enoc, 4 Enoc, conocido como el Enoc copto solo se han encontrado fragmentos, se estima que data del siglo V d.C.

Partes

El Libro de Enoc fue transcrito en todas sus partes entre el siglo III antes de Cristo hasta el siglo I después de Cristo. La versión del Libro de Enoc tal como lo conocemos hoy en día se piensa fue corregido en el siglo I después de Cristo.

Libro del Juicio

Comprende los Capítulos desde el 1 hasta el capítulo 5. Se estima que son anteriores al año 200 antes de Cristo. En ellos Enoc bendice a los justos y les augura días de bienaventuranza, paz y regocijo, por otro lado describe los tremendos castigos que recibirán los impíos especialmente los vigilantes sublevados.

Libro de los Vigilantes o Caída de los ángeles

Comprende los Capítulos desde el 6 hasta el capítulo 36. Fueron escritos antes del año 160 antes de Cristo. Un grupo de ángeles atraído por la belleza de las mujeres bajaron a la tierra y tuvieron relaciones con ellas. Las mujeres quedaron embarazadas y dieron a luz gigantes llamados Nefilim. Estos gigantes devoraban todo y cuando ya no tenían que devorar se comían a los hombres y entre ellos mismos.

Es posible que la referencia a los gigantes se base en la religión sumeria se menciona a los Annunakis, que significa hombres que bajaron del cielo, que median entre tres y seis metros esclavizaron al hombre en su provecho.

Por su parte los ángeles enseñaron a los hombres el trabajo en metal, a fabricar armas y herramientas, a las mujeres las enseñaron a cultivar la tierra y el arte del maquillaje Los ángeles también enseñaron brujería y cómo interpretar los presagios. Esto causó que el hombre cayera en pecado y fornicara.

A través todo el libro de Enoc se relacionan las injusticias con el grado de conocimiento de los hombres en el manejo de los metales, esto es porque en la sociedad donde vivió Enoc, siglo primero antes de Cristo, era una sociedad esclavista, donde ya existían las diferencias sociales. Enoc menciona a los reyes y poderosos son clases a los que Dios castigará.

Esto también aparece reflejado en el Génesis 6:1-7:

“Los gigantes aparecieron en la tierra cuando los hijos de Dios se unieron con las hijas de los hombres para tener hijos con ellas, y también después. Ellos fueron los famosos héroes de los tiempos antiguos.”

” El Señor vio que era demasiada la maldad del hombre en la tierra y que éste siempre estaba pensando en hacer lo malo y le pesó haber hecho al hombre. Con mucho dolor dijo: «Voy a borrar de la tierra al hombre que he creado, y también a todos los animales domésticos, y a los que se arrastran, y a las aves. ¡Me pesa haberlos hecho!»

Dios manda a sus ángeles Miguel, Sariel, Rafael y Gabriel, para que informen a Noé que será enviado un diluvio, y para que castiguen a los ángeles malvados. Le ordena a Miguel que haga desaparecer el mal de la tierra para que reine la verdad y la justicia.

Enoc tiene un sueño en donde es ascendido a los cielos. Dios le ordena que se dirija a los ángeles malvados que han trasmitido conocimientos a las mujeres que ellas han difundido trayendo a la tierra el mal. Esto parece una clara referencia al pecado original que aparece en la Biblia donde la manzana, y en este caso los conocimientos son sabiduría que Enoc rechaza por a su vez rechazar el matriarcado.

Enoc recorre los cielos visitando varias mansiones entre ellas la mansión de la tempestad, la mansión de la luz, la mansión del trueno y la mansión del viento , la mansión de los muertos que esperan el juicio final, el paraíso terrenal y el árbol de la sabiduría.

Libro de las parábolas o El mesías y el reino

Comprende los Capítulos desde el 37 hasta el capítulo 71. Escritos posteriormente al año 63 antes de Cristo hasta finales de siglo I antes de Cristo a principios del siglo I después de Cristo. En esta parte del libro de Enoc es profetizada la llegada del Hijo del Hombre y la caída de los reyes. Enoc anuncia que ha recibido tres parábolas. Las dos primeras comunican los fuertes castigos que recibirán los pecadores y la última habla sobre la salvación de los justos.

Un torbellino lleva a Enoc por los cielos. Mira al elegido que vive con el Señor de los Espíritus, a los cuatro ángeles Miguel, Sariel, Rafael y Gabriel, descubre los secretos de los elementos y donde se depositan el sol y la luna. Conocerá al Hijo del Hombre que posee la justicia y la mayor dignidad.

“El Hijo del Hombre que has visto, levantará a los reyes y a los poderosos de sus lechos y a los fuertes de sus tronos; desatará los frenos de los fuertes y les partirá los dientes a los pecadores…” (Sal 110:5)

Enoc contempla los venideros secretos del cielo. Un ángel enseña a Enoc seis montañas Una montaña de cobre, otra de hierro, otra de plata, otra de oro, otra de plomo y otra de estaño. El ángel le explica que ante el hijo del hombre estas montañas serán como montañas de cera ante el fuego. Que nadie se salvara por el oro ni por la plata, no se fabricaran armas con el hierro, el bronce no servirá para nada, nadie se interesará por el plomo.

Contempla como son arrojados a un profundo valle en llamas los reyes y los poderosos. Mira a los ángeles preparar los instrumentos con los que castigaran a los pecadores y mira la llegada del diluvio universal.

Enoc siente una gran agitación y esta espantado, El ángel Miguel lo calma diciéndole que dos monstruos serán separados ese día, así Enoc es testigo de la creación de los monstruos el Leviatán de naturaleza femenina y que habitará en la profundidad de los mares y Behemoth el masculino que habitará el desierto de Dondain.

Enoc conoce los secretos de los vientos que le enseña otro ángel, su división y su peso, conoce el poder que encierra la luz de la luna, de las estrellas, del trueno y del rayo.

Noé se da cuenta de la inminente destrucción de la tierra y llama a gritos a su abuelo Enoc. Pero la voz del señor ordena que los hombres sean castigados y promete a Noé que su raza se salvará. Dios castigara al hombre porque conoció:

“el poder de los que funden las obras de metal de toda la tierra, y cómo la plata se produce por el polvo de la tierra, y cómo se hace el metal fundido sobre la tierra. Porque el plomo y el estaño no son producidos por la tierra como el primero (la plata), es una fuente la que los produce, y un ángel se mantiene ante ella”.

Seguidamente Enoc es ascendido a los cielos con vida.

Libro del cambio de las luminarias celestiales o Libro astronómico

Comprende los Capítulos desde el 72 hasta el capítulo 82. Escrito entre el año 250 al año 190 antes de Cristo. Enoc conoce todos los detalles del calendario hebreo. El sol y la luna nacen en las puertas orientales del cielo y se ponen en las puertas occidentales del cielo, hay seis puertas por donde sale el sol y la luna y seis puertas donde se ponen el sol y la luna, estas puertas también son utilizadas por las estrellas. Dependiendo de la puerta que salga el sol así durará el día.

Después de conocer los secretos del calendario Enoc es llevado a su casa para que trasmita estas enseñanzas a su hijo Matusalén, después de un año los ángeles lo buscaran para llevarlo definitivamente a los cielos.

Libro de los sueños

Comprende los Capítulos desde el 83 hasta el capítulo 90. Escrito entre el año 161 al año 125 antes de Cristo. Enoc narra a su hijo Matusalén algunos sueños que ha tenido. En el primer sueño la tierra era aplastada por el cielo, al despertar su abuelo le confirmó que esto sucedería, pidió a Dios para que esto no ocurriera pero no le fue concedido.

En el siguiente sueño aparecen un toro blanco que sale de la tierra seguido por una becerra, un ternero rojo y otro ternero negro. El ternero negro hizo huir al ternero rojo. La becerra tuvo un toro blanco con el toro rojo el resto de sus crías fueron todas negras.

Después de varios cambios un toro blanco se convierte hombre, junto con otro toro negro y otro toro rojo construye una barca muy grande y así se salvan del diluvio. Todos los animales perecen. Al terminar el diluvio los tres toros originarios todos los animales del mundo.

Estos colores se consideran sagrados por corresponder a las fases de la luna, el blanco se asocia con la luna llena, el rojo está asociado con la luna creciente y el negro corresponde a la luna menguante. También corresponden estos colores al Mar Negro que se encuentra en el norte, al Mar Rojo que se encuentra entre Egipto y el Sinaí y el blanco correspondería al Mar Mediterráneo.

El sueño de Enoc continúa con la aparición de doce ovejas que son perseguidas por lobos y otros animales. Dios trae setenta pastores para que guíen y protejan a las doce ovejas. Pero los pastores no cumplen con su trabajo y las doce ovejas son devoradas por los animales, entonces surgió un toro blanco respetado por todos los toros, todos los animales se convirtieron en toros blancos, y el primer toro blanco se convirtió en búfalo.

Carta de Enoc y Apocalípticos de las semanas

Comprende los Capítulos desde el 91 hasta el capítulo 105. Escrito posterior al año 135 antes de Cristo posiblemente entre el año 110 al año 60 antes de Cristo. Esta parte también es conocida como Libro de la Exhortación y La maldición. Enoc pide a su hijo Matusalén que reúna a todos sus hermanos para narrarles lo que ocurrirá a la humanidad desde ese momento hasta la eternidad. Según la historia de Enoc transcurrirán diez “semanas” desde su nacimiento hasta el final de los días.

“La injusticia va a ser consumada de nuevo sobre la tierra y todas las acciones de injusticia, opresión y transgresión se duplicarán y prevalecerán”. (Mt 24:12; 2Ts 2:3)

“Pero cuando toda clase de obras de pecado, injusticia, blasfemia y violencia se hayan incrementado y la apostasía, la desobediencia y la impureza aumenten, un gran castigo del cielo vendrá sobre la tierra y el Señor santo vendrá con ira y castigo sobre la tierra para ejecutar el juicio.” (Mt 24:29-44)

Fragmentos

Comprende los Capítulos desde el 106 hasta el capítulo 107. Enoc le revela a Matusalén que su nieto Noé se salvará junto con los suyos pero que el resto de la tierra será destruida.

“Ahora di a Lamec: ‘él es tu hijo en verdad y sin mentiras, es tuyo este niño que ha nacido’; que le llame Noé porque será vuestro descanso cuando descanséis en él y será vuestra salvación, porque serán salvados él y sus hijos de la corrupción de la tierra, causada por todos los pecadores y por los impíos de la tierra, que habrá en sus días.” (Gn 5:29)

Contenido

El Libro de Enoc es catalogado como un libro del género Apocalíptico. Dentro de este género se incluyen las expresiones literarias donde se manifiesta mediante símbolos y metáforas elaboradas complejamente los sufrimientos de los judíos o cristianos y la esperanza de una intervención mesiánica, en el caso judío, o la segunda venida de Cristo, para los cristianos, que los alivie.

En el Libro de los Vigilantes o Caída de los ángeles se narra como los ángeles guardianes desvían su responsabilidad transmitiendo al hombre conocimientos que los guiaban por caminos errados: destruyendo ecosistemas, promoviendo la guerra, la brujería, la fornicación y muchos otros males. Tanto que los hombres clamaron al cielo por la salvación.

Dios envía a los arcángeles Miguel, Sariel, Rafael y Gabriel para que atrapen a los ángeles guardianes y destruyan a los gigantes.

” Y el Señor dijo a Gabriel: “Procede contra los bastardos y réprobos hijos de la fornicación y haz desaparecer a los hijos de los Vigilantes de entre los humanos y hazlos entrar en una guerra de destrucción, pues no habrá para ellos muchos días.” 10:1-9

Más adelante se detalla la visita de Enoc a los cielos sus impresiones y las profecías que le son reveladas. Se hace una descripción detallada de los movimientos de los cuerpos celestes.

El Libro de Enoc en casi toda su extensión hace énfasis en denunciar los abusos de los poderosos, sean estos reyes o adinerados, describiendo en muchas oportunidades los duros castigos que recibirán.

8 “En estos días los reyes de la tierra y los poderosos que dominan la tierra tendrán el rostro abatido a causa de la obra de sus manos, porque del día de la su angustia y aflicción no se salvarán.”

9 Los entregaré en las manos de mis elegidos, como la paja en el fuego arderán frente la cara de los santos y como el plomo en el agua serán sumergidos frente a la cara de los justos , así serán sumergidos frente a la cara de los justos y no se encontrará más rastro de ellos” 48:8-9

Los cristianos y el Libro de Enoc

Se considera que El Libro de Enoc fue muy bien recibido por los primeros cristianos partiendo de la cita que Judas hace del libro de Enoc en la epístolas Judas 1:14-16 donde se hace referencia a la venida de Dios con muchos de sus ángeles a castigar a los hombres por sus pecados; en 2Pedro 2:4 se hace referencia a que Dios no perdonó a los vigilantes sino que fue muy severo con ellos. El Libro de Enoc es citado en sus obras por muchos cristianos destacados y por los llamados Santos Padres o Padres de la Iglesia.

En numerosos versículos del Nuevo Testamento se hace referencia El Libro de Enoc sin mencionarlo directamente: En Mateo 3:12, 5:4-12, 11:28, 13:31-32, 24:14, 24:27, 26:64 se hace referencia a la recompensa que recibirán los justos y el castigo a los pecadores.

En Marcos 13:24-27, Marcos 14:21, Marcos 14:62 se hace referencia a la venida de dios con su ejército de ángeles a castigar a los trasgresores; en Lucas 1:52, Lucas 2:13-14, Lucas 6:24, Lucas 9:35,16:13, Lucas 16:23-31, Lucas 24:36 se habla del castigo a los reyes, ricos y poderosos y la redención de los pobres y de los humildes.

Algunos estudiosos consideran que la opinión de Judas hacia El Libro de Enoc no es de apoyo sino es a lo sumo ambigua, porque si Judas pensara que lo narrado por Enoc sobre los ángeles guardianes es cierto no lo catalogaría de difamación o calumnia.

A partir del Sínodo de la Laodicea efectuado en Anatolia entre los años 363 y 364 el Libro de Enoc fue apartado del canon. El monje Jorge Syncellus de Bizancio del siglo VIII fue el último en incluir citas de El Libro de Enoc en sus obras, posteriormente la versión griega del libro desapareció.

James Bruce de Kinnaird, naturalista, geógrafo y explorador británico trasladó desde Abisinia (Hoy Etiopia) hasta Europa tres copias del Libro de Enoc entregando una a la Biblioteca nacional de París, otra la donó a la Biblioteca Bodleiana de la Universidad de Oxford, Inglaterra y la tercera copia se dice que fue entregada a los francmasones de Escocia. Richard Laurence tradujo el Libro de Enoc al inglés en 1821 publicándose nuevas ediciones de esta traducción una en el año 1892 y otra en 1912.

Józef Milik erudito bíblico y sacerdote católico polaco en 1976 publicó una edición de todos los escritos relacionados con el libro de Enoc, incluyendo los últimos hallados en Qumrán. El Libro de Enoc es considerado apócrifo y está excluido de casi todos los cánones cristianos aun teniendo una gran antigüedad incluso mucho mayor que la de los cuatro evangelios aceptados por el Nuevo Testamento, sin perder por ello validez histórica y referencial.

Existe una polémica abierta sobre si Judas citó o no el Libro de Enoc cuando escribió:

El Señor vino con muchos millares de Sus santos[a], 15 para ejecutar juicio sobre todos, y para condenar a todos los impíos de todas sus obras de impiedad, que han hecho impíamente, y de todas las cosas ofensivas que pecadores impíos dijeron contra Él”. Judas 14, 15

En ningún momento en las escrituras se revela como pudo Judas tener conocimiento de las profecías de Enoc. Se alega que solo sea una coincidencia por citar una fuente común que fuera digna de crédito en la antigüedad.

Numerología

Los números tienen una especial trascendencia en la creencias judías, babilónicas, Hindú y pitagórica. Los números determinan la posición de las cosas según los pitagóricos. Por medio de los números se explican las cosas y la armonía en el universo por ello el arte, la música y la poesía están basadas en ellos. Según Agustín de Hipona (siglos IV-V) los números representan a Dios. Bernardo de Claravall (siglo XII), fundador de la Orden del Cister y de la Orden del Temple decía que Dios es “longitud, anchura, altura y profundidad, es decir, relaciones numéricas”.

El número tres

En el libro de Enoc el número tres está presente en:

Los vientos del norte salen por tres puertas.

Los vientos del sur salen por tres puertas.

Por tres puertas salen el rocío y la lluvia.

Existen tres puertas en el oriente y sobre estas tres puertas, tres puertas más pequeñas por donde salen las estrellas nocturnas.

Dios le transmite a Enoc tres parábolas.

En el libro de Enoc se habla de los tres colores sagrados: blanco, rojo y negro.

Ingresan al arca de Noé tres toros huyendo del diluvio universal: un toro negro, un toro rojo y un toro blanco.

Según Aristóteles “el tres el primer número en el que la palabra ‘todo’ ha sido asignada”, para él el número tres contiene el principio, el medio y el final por lo que contiene todo. Son necesarias tres dimensiones para que algo tenga identidad.

Sostenía: “En su origen, representa las tres fases en que la luna es visible. Es el origen del carácter triple de las diosas femeninas y las tríadas de dioses en las cosmogonías patriarcales (Egipto, Grecia, Roma, Cristianismo…) El tres representa lo espiritual. “

El número cuatro

El número cuatro se encuentra en el libro de Enoc en:

Los cuatro arcángeles o ángeles buenos Miguel, Uriel (ó Fanuel o Sariel), Rafael y Gabriel.

La montaña tiene cuatro cavidades, para el ingreso de las almas de los difuntos tres cavidades oscuras y una cavidad luminosa para el ingreso de las almas de los vivos durante el juicio final.

El universo tiene cuatro regiones, representada en los puntos cardinales: norte, sur, este y oeste.

La tierra está representada por el número cuatro, por ello existen cuatro puntos cardinales y cuatro elementos: agua, fuego, tierra y viento.

El número seis

El número seis está presente en el libro de Enoc en los siguientes casos:

Son seis montañas, cada una con un metal: la montaña de hierro, la montaña de cobre, la montaña de plata, la montaña de oro, la montaña de estaño y la montaña de plomo.

Durante el diluvio Universal el agua mana desde el cielo por seis cataratas.

El seis se encuentra en el hexágono que representa la unión de lo masculino con lo femenino. El seis representa el matrimonio consagrado y la fertilidad de la Madre tierra.

El número siete

También se encuentra el número siete en el libro de Enoc:

Existen siete montañas de piedras preciosas.

El nardo en su pureza, el perfumado árbol de la canela y de la pimienta se encuentran en siete montañas.

Las heladas vienen de siete enormes montañas.

Existen siete ángeles vigilantes buenos.

Siete estrellas fueron encadenadas en el cielo por desobedecer a Dios.

El sol es siete veces más brillante que la luna.

Cada fase de la luna dura siete días.

En el mundo hay siete grandes islas.

Desde los cielos descienden siete seres parecidos a los hombres.

Setenta pastores, es decir, diez veces siete, intentan, sin éxito, cuidar las ovejas.

Para que se premie a los justos deben transcurrir siete semanas.

El siete es el número de la perfección y que representa el universo en el judaísmo. En el número siete esta contenido todo ya que es la sumatoria del tres, que representa lo espiritual y el cuatro que representa lo material. Uno de los símbolos más relevante de los judíos es el candelabro de los siete brazos.

El número doce

En el libro de Enoc el número doce se puede observar en:

El sol y la luna salen por seis puertas y se ponen por otras seis puertas, haciendo referencia a los doce signos del zodiaco.

Las primeras engendradas son doce ovejas.

Con el número doce se representa el orden en el cosmos, ya que la multiplicación del número tres, que representa lo espiritual, por el número cuatro, que representa lo material. Existen las doce tribus, los doce signos del zodíaco y los doce meses del año. Los siguientes artículos pueden ser de su interés:

(Visited 1.703 times, 1 visits today)

Deja un comentario