Vellocino de Oro, qué es y la historia de Los Argonautas

Si quieres conocer más sobre el emblemático Vellocino de Oro, el cual forma parte de la historia de Jasón y su aventura para poder alcanzarlo como meta…, no dejes de entrar a este interesante artículo, seguro se sorprenderá con todas las maravillosas anécdotas.

 VELLOCINO DE ORO

Vellocino de oro

Hoy aprenderemos un poco sobre la historia de Vellocino de Oro, una historia que se remonta a tiempos muy antiguos en la mitología griega, cuando un rey griego llamado Atamante tomó la decisión de rechazar a su esposa Nefele.

Con el que ya tenía dos hijos, Frixo y Hele, para casarse con la princesa Ino, que resultó ser una mala mujer que planeó la muerte de los dos hijos de Atamante para que no pudieran heredar el trono.

La historia cuenta que Ino, la princesa malvada, para llevar a cabo su plan aterrador, primero debe tomar todo el grano reservado para la próxima cosecha del reino de Atamante y asarlo, por lo que no habrá cosecha ese año fue obtenido. Los campesinos, llenos de miedo a lo que estaba sucediendo, corrieron hacia el rey.

El rey consultó con los oráculos del reino porque ya había sido seducido por la princesa Ino, quien había dicho que no habría cosecha hasta que mataran a los hijos de Nefele.

Cuando Nefele se enteró, los dioses pidieron ayudarla, quien respondió enviándole un Carnero encantado que tenía pelaje dorado y la capacidad de volar.

Fue de esta manera que los dos niños, los hijos de Nefele, pudieron huir de la parte posterior del animal que los llevó a cruzar el aire fuera de los territorios griegos. La historia cuenta que durante ese viaje, uno de los niños, específicamente Hele , se ahogó en el mar.

El Carnero tomo a Frixo lo llevó a la tierra de Cólquida, donde sus habitantes lo recibieron con cariño, este último para agradecer el gesto, sacrificó el Carnero y les dio su vellocino de oro.

 VELLOCINO DE ORO

Los residentes tomaron la decisión de colgar el hermoso y atractivo abrigo de piel dorada de un árbol, aunque hay otras versiones que indican que la piel dorada se colgó de un roble, consagrado al dios Ares.

Donde permaneció custodiado por un dragón. La historia cuenta que este permaneció en su lugar hasta la llegada de Jason, quien logró apoderarse de él a pesar del dragón.

Interpretaciones sobre el Vellocino de Oro

A lo largo de los años, se han hecho varios intentos para interpretar el significado del Vellocino de oro, no solo como un objeto extravagante en un mito, sino como un reflejo de un objeto cultural real.

Hay algunas teorías que indican que la historia de la lana dorada significaba que el ganado vino a Grecia desde el este o que se refería al trigo dorado o al sol. Así, muchas otras interpretaciones.

También hay una interpretación basada en referencias en algunas versiones al tejido púrpura o de color púrpura. Los tintes morados extraídos de los caracoles del género Murex y especies relacionadas eran muy caros en la antigüedad.

Y la ropa hecha de tela teñida con ella era un signo de gran riqueza y alto estatus. La relación entre oro y púrpura es, por lo tanto, natural y a menudo se encuentra en la literatura.

Pero las interpretaciones del significado y la relación del Vellocino de oro no terminan ahí. Otra versión extendida vincula el vellón dorado con un método de extracción de oro de los ríos apoyados en la región de Georgia al este del Mar Negro.

La piel de oveja, a veces esparcida sobre marcos de madera, se arrojó al agua y las pepitas de oro que descendieron de los placeres aguas arriba se reunieron en ellos.

El origen del mito del vellocino de oro nos da una visión de que todas estas interpretaciones existentes son más bien racionales y, en mayor o menor medida, racionalizaciones que sufren el conocimiento muy incompleto de la cultura en la que se originó.

Toisón de oro

En el siglo XV, el Vellocino dorado fue elegido como símbolo de la cadena o decoración de la Orden del Vellocino de Oro, recuerde, fue una orden establecida en 1430 por Felipe el Bueno, duque de Borgoña.

El vellocino que colgaba del collar de la nueva orden se convirtió rápidamente en el símbolo de Jerusalén, una ciudad santa ubicada al este, como Cólquida, para ser conquistada por el duque y su caballero.

Mitología

Cuando estudiamos la mitología griega, podemos entender qué es el vellón dorado, la piel de un cierto carnero que salvó a Frixo y Hele del intento de asesinato de su madrastra, la princesa Ino y custodió en la región de Cólquide, se encuentra al final del Mar Negro a los ojos de un Griego en el reino de Eetes, padre de Medea y hermano de Circe y Pasífae. El carnero se convirtió en la constelación de Aries.

Toda la historia de este mito comienza con un rey griego llamado Atamante, que rechazó a su esposa Nefele con quien tuvo dos hijos, Frixo y Hele, para casarse con otra mujer, la princesa Ino, que resultó ser muy mala mujer.

VELLOCINO DE ORO

Cuando esta princesa se casó con el rey Atamante, comenzó a planear el asesinato de sus dos hijos,sucesores del rey, para asegurarse de que fueran sus hijos de sangre quienes aspiraran al trono.

Para implementar su plan macabro, tomó el control de todo el grano reservado para su uso como semilla para el Reino de Atamante y lo tostó. Lógicamente causó ese año que no se recibió cosecha.

Por lo tanto, los campesinos se llenaron de miedo y miedo al rey, quien consultó con el oráculo del reino, previamente seducido por Ino, quien juzgó que ninguna cosecha brotará a menos que los hijos de Nephele fueran asesinados.

Nefele descubrió lo que el oráculo había seducido a Ino y le tenía mucho miedo a la vida de sus dos hijos, por lo que pidió ayuda a los dioses que respondieron.

La ayuda consistió en enviar un marco mágico, con pelaje dorado y que también tenía la capacidad de volar. Los niños lograron escapar a lomos del animal, que los llevó por el aire fuera de los territorios griegos.

Cuando cruzaron el estrecho que divide Grecia continental de Asia Menor, Helen, la hija de Nefele, cayó al mar y se ahogó allí, y desde entonces ese estrecho se ha llamado Helesponto Mar de Hele.

VELLOCINO DE ORO

La gira continuó solo con Frixo, el segundo hijo de Nefele, quien fue llevado a la tierra de Colchis, que se encuentra al sur del Mar Negro.

Cuando llegó al país, sus habitantes lo recibieron con mucho amor y afecto. El niño, como muestra de gratitud por la recepción, continuó sacrificando el carnero y les dio su forro  dorado.

Jasón y el vellocino de oro

Pasó un tiempo y en Tesalia, Pelias reinó, un hombre malvado y que había superado el reino del legítimo dueño Eson. La leyenda cuenta que en un momento, un oráculo había predicho que Pelias moriría en manos de un hombre que usa una sola sandalia. El hijo de Eson se llamaba Jason y de la fuga se mudó a Thessali con la intención de recuperar su reino.

Jason, el hijo de Eson, fue llevado ante Pelias, quien cuando lo vio entrar a la sala del trono no pudo reprimir su miedo cuando vio que solo llevaba una pantufla y se le ocurrió lo que el oráculo había predicho. La realidad era que las verdaderas intenciones de Jason, a pesar de todo lo que había sucedido, no eran matar a Pelias.

Dejó en claro que podía mantener todos los bienes del cuerpo bajo su reino, el ganado, el oro, todo menos el trono, ya que tenía que ser devuelto inmediatamente a la línea de Eson. Pelias aceptó la sugerencia de Jason, pero también presentó una condición: Jason tuvo que traer a Tesalia la piel del carnero, el vellón del animal mítico que estaba en Colquise.

Pelias entendió el valor de la piel en el carnero, sabía que era una tarea casi imposible de lograr, lo que significaría una muerte para Jason cuando intentaba traer el carnero . Jason no dudó en aceptar la condición y ordenó al mensajero de Pelia que difundiera la noticia de una gran expedición en el mar a los desconocidos Cólquise, en busca de Vellocino de Oro.

VELLOCINO DE ORO

Los grandes héroes griegos respondieron a la propuesta de unirse a la expedición, entre ellos el poderoso Hércules, hijo de Zeus, Orfeo, músico, que puede encantar a los animales con su letra, los gemelos Castor y Pólux.

También los hijos de Zeus y el gran guerrero, Peleo, que se convertiría en rey de Egina y padre de Aquiles. Todos acordaron abordar el Argos, el barco que tenía la intención de mover la expedición a través del Mediterráneo para llegar al Mar Negro, entonces conocido como el mar enemigo.

Se embarcaron en el largo viaje y navegaron desde la costa griega, el primer escollo que encontraron fue repostar en una pequeña isla, Hércules escudero, un joven llamado Hilas, que fue secuestrado por una ninfa, que lo arrojó al agua en un estanque desde el cual ya no saldría Hércules realizó una búsqueda desesperada de su amigo y les pidió a los argonautas que navegaran sin él.

Luego aterrizaron en otra isla donde un anciano llamado Fineo fue perseguido por la manada de Zeus: Harpias, enormes pájaros enviados por Dios para castigar a Fineo por sus grandes dones de oráculo, una facultad que siempre disgustaba profundamente a Zeus.

Este anciano llamado Fineo tuvo la revelación de que solo dos de los Argonautas podían salvarlo, los hijos de Boreas, el viento del norte, que con su velocidad incomparable podrían alcanzar y matar a las arpías.

Los dos hermanos se comprometieron a ayudarlo y habrían matado a todos los monstruos si no hubiera sido por la intervención de Iris, el mensajero de Zeus, quien prometió liberar a Phineus de su castigo si los Boridas dejaran de cazar.

VELLOCINO DE ORO

En agradecimiento por esta ayuda, el anciano no dudó en explicar cómo podían llegar al Mar Negro por mar. Les dijo que, para eso, tenían que cruzar los Simplésgades, que eran inmensas piedras que servían como borde del mar, una a cada lado de un estrecho estrecho. Estas piedras chocan cuando cualquier barco pasa entre ellas, destruyéndola.

Fineo les dijo que la única forma de superar este obstáculo era soltar una paloma blanca justo antes de alcanzarlos desde la proa del barco. Un día después, los argonautas abandonaron la isla del anciano y se enfrentaron a las terribles piedras.

Justo cuando el anciano les había advertido, soltaron una paloma blanca de la proa del bote, el animal comenzó a volar frente a ellos, guiándonos hacia sanas y salvas simples.

Después de algunas aventuras, los Argonautas pudieron superar los obstáculos de la piedra y llegar al Mar Negro. Finalmente aterrizaron en la tierra de Colquida, el punto final de su expedición. Todo el esfuerzo que mostró hasta ese momento creó mucha emoción en la esposa de Zeus, Hera, quien decidió ayudar con la misión.

Conoció a Afrodita y elaboraron un plan: ordenaría a Cupido que lanzara sus flechas sobre Medea, hija del rey de Colquida y de grandes poderes. Con eso, Medea se enamoraría de Jason y sería una ayuda para alcanzar el objetivo final. Un día antes, los Argonautas fueron al Rey de los Colquida, Eetes, para pedirles que entregaran el Vellocino de Oro.

A cambio de eso, los Argonautas le darían el servicio que quería pedirles. Aeetes no podía dejar que el vellón dorado cayera en manos de estos alienígenas y así fue como le ordenó a Jason una tarea prácticamente imposible de cumplir: tuvo que unir dos toros mágicos, que expulsaban fuego por la boca, arar un campo y así El de los dientes del dragón.

Jason aceptó el desafío. Durante la noche, mientras descansaba, un mensaje de Medea les dio un ungüento mágico que haría invencible a Jason y también les dijo que si arrojaba una piedra en medio del ejército, nacería de los dientes del dragón, se destruiría a sí mismo. Al día siguiente, Jason se levantó y fue a enfrentar el desafío.

Relacionó los toros con el arado, sembró los dientes del dragón y, cuando nació un ejército de ellos, arrojó una piedra entre ellos y se sorprendió de cómo se mataron entre ellos. Para obtener el vellón dorado, todo lo que quedaba era matar al dragón que lo custodiaba. Al mismo tiempo, Eetes y sus hombres decidieron cómo detener a los Argonautas si Jason también lograba pasar la última prueba.

Medea los escuchó y corrió para aturdir al dragón con sus poderes. Entonces Jason tomó el vellón y huyó con Medea antes de que Eetes pudiera poner en práctica sus planes. Jason y Argonautas en busca de carnero se convirtieron en una pelea difícil con un resultado exitoso.

El Vellocino de Oro según Roberts Graves

Robert Graves fue un escritor que pensaba que era un poeta, pero las narraciones sobre la antigüedad siempre fue su pasión . Residenciado en la isla de Mallorca durante gran parte de su vida, todo lo relacionado con la cultura mediterráneas capturaron su interés y su estudio hasta que lo llevó a un conocimiento exhaustivo de las antiguas costumbres y psicología.

Sobre todo, Graves era un profundo conocedor de la evolución de las religiones y de cómo se mezclan con las primeras (para permitir que reyes y sacerdotes) formen gradualmente cultos que hoy nos parecen estáticos, creados desde el principio con sus cualidades definitivas ya establecidas.

Toco brevemente el tema de controversia por excelencia en Rey Jesús (1946) e hizo una serie de hipótesis muy personal, así como erudita, de los mitos clásicos en el ensayo La Diosa Blanca.

Aunque muchas de sus hipótesis históricas son cuestionadas por algunos expertos y permanecen, incluso hoy, en el campo de lo no demostrable, la elegancia de sus argumentos y la belleza de su narrativa han cautivado la imaginación de miles de autores y lectores en los últimos sesenta años.

El Vellocino de Oro es una verdadera joya para todos los fanáticos de la mitología griega que desean profundizar su comprensión del género del que beben, directa o indirectamente, toda la literatura de fantasía moderna.

Para muchos de los nuevos lectores, cualquier relato mitológico entre los no mitigados en el género de ficción, para los antiguos griegos y romanos, incluso los más escépticos, la expedición de los argonautas fue una historia real, que se conocía incluso hoy en día en aquellos que hicieron el viaje: 1225 a. C. Argo, una galera de guerra, dejó Yolcos (ahora Volo) en Tesalia.

En esa Nave estaban embarcándose en una sorprendente tripulación: el tremendo Hércules; Orfeo, músico y santo; la cazadora virgen Atalanta de Calidón y Meleager, su amante celosa; Beaver y Pólux, los gemelos atléticos; Lynx, que parece un lince; Autolic, el famoso ladrón; Butes, el mítico apicultor; homicida Pelão, el padre de Aquiles; Mopso, el augur; Periclimeno, el mago; Nauplio, el navegador y algunos más.

Con esta propuesta, el autor utiliza su vasto conocimiento del mundo helenístico y su imaginación floral para continuar la historia de una manera que es una novela histórica. Contextualiza el significado original de muchas secciones y mitos que tratamos hoy como puramente fantásticos o simbólicos debido a nuestra interpretación limitada de la iconografía antigua.

Así, por ejemplo, los centauros, sátiros, hombres leopardo y otras «criaturas» serían tribus de hombres identificados con el animal que representaban un aspecto específico de la deidad bajo la cual buscaban refugio. Los invasores jonios y aka, que vinieron del norte, lucharon con ellos y a veces, se integraron, mezclando su panteón masculino con el culto que precedió a La Triple Diosa, a través de la coexistencia o el orden.

El Vellocino de Oro es, en principio, una posible crónica de la evolución de las religiones del antiguo Mediterráneo, de las luchas de género y de cómo el hombre (Zeus, más tarde Deus) reemplazó a la diosa como líder del cielo, de la tierra y de las sociedades humanas.

Sin apartarse nunca de la orientación «histórica», Graves limita su búsqueda ensayística y fluye con gracia hacia una historia más literaria, en contra de lo que podríamos definir como el primer «viaje por carretera» compilado en la historia.

Aunque casi todos los pasajes clásicos en este viaje se establecen de una manera sorprendentemente plausible, deja abiertamente un espacio a través del cual algunos elementos maravillosos, como fantasmas, magia o intervención divina, se cuelan discretamente.

Todos los personajes son profundamente supersticiosos, y aunque lo sobrenatural solo muestra su portavoz de forma esporádica y casi anecdótica, la novela está lo suficientemente condimentada con la tinta de lo fantástico.

Pero el tema central de la obra son los héroes que componen la expedición. Si bien el término «héroe» se usa genéricamente en el personaje principal de cualquier historia, en este caso estamos tratando con héroes, en el sentido más clásico y épico del término. Es conveniente para una mejor comprensión de este libro revisar el concepto.

Somos un producto de nuestra cultura, desde nuestro tiempo. Para la mayoría de nosotros, un héroe es una persona que, debido a su talento y situación, puede superar las limitaciones cotidianas que nos hacen humanos.

La motivación para este cambio puede ser la voluntad de Dios para un cruzado o santo; los ideales nacionales de un nacionalismo o valores aún más universales: verdad, justicia, libertad, defensa de los oprimidos … especialmente cuando esto los lleva a confrontar su religión, su patria o cualquier otra de las regulaciones vigentes en su sociedad.

La mayoría de los personajes de la literatura fantástica que llamamos «antihéroe» no son más que individuos que arrojan luz sobre el aspecto oscuro de su naturaleza para aumentar su cambio y sacrificio … a partir de ese momento. que el hombre deja de servir solo a sí mismo y da su vida a algo más grande que él mismo, lo que significa que merece elogios póstumo e inspiración para quienes lo suceden.

Esperamos al hijo de un proceso antientrópico personal, que resuena profundamente en nuestras almas, donde el caos de la emoción y el miedo, de las heridas, los prejuicios y las ambiciones egoístas da lugar a un orden superior, a una mayor iluminación del carácter.

Para decirlo de alguna manera, en lugar de sufrir el inevitable y progresivo deterioro personal y moral que es común a la mayoría de las personas que se encuentran en situaciones de alto poder y responsabilidad.

La identificación con el personaje es la clave central de casi toda la fantasía moderna y la literatura heroica. Condicionado por clichés culturales y editoriales, siempre esperamos que el protagonista (o uno de los personajes centrales de una historia) saque lo mejor de sí mismo para ubicarse a la imagen y semejanza de nuestras ambiciones idealizadas.

Pero en este libro no encontraremos nada de eso. Al menos no tanto tiempo. Los «héroes» en esta historia no son ni mejores ni peores que cualquier otro ser humano de su tiempo en términos morales, son simplemente más grandes.

El Siglo 13 aC es un lugar que aún no ha sido impregnado por las nociones modernas de bondad o maldad, donde la única forma concebible de trascendencia o inmortalidad es la redondez de los actos que aquellos que son espectacularmente capaces de algo dejan como un recordatorio de su paso por este mundo.

Los valores arquetípicos de los dioses en los que buscan protección no son tan diferentes de los de un jefe de la mafia que está tratando de establecer su poder, con forraje familiar permanente para el control de este o aquel territorio o esfera de influencia y ningún hombre es mejor que los dioses a los que sirve.

El poderoso Hércules es un presagio de fuerza y ​​velocidad que normalmente solo sirve a su orgullo y escalofríos, y puede matar a un pastor con un solo golpe de su palo de bronce para no dejar que coma una de sus cabras o derrocar a un rey por algo real o imaginado mal sufre episodios ocasionales de melancolía y remordimiento por los ansiosos actos que realiza en estos estados de ira proclamada.

Castor y Pólux, atletas gemelos, compiten permanentemente entre ellos y entre ellos por la mayor parte posible de honor y cambio; Autolico, es un cleptómano que ha hecho de su vicio su mayor virtud, y cuya única motivación en la vida es sobresalir en su arte.

El propio Jason, el líder de la expedición, es un hombre cuyo único talento notable es su enorme encanto personal y su capacidad para atraer a otros en torno a su causa y que, como resultado, no prestan mucha atención a nada más que ser su propio ombligo … Y entonces todos.

La expedición se forma con los mejores deseos y los más altos objetivos, en un ambiente de hermandad. Todos los personajes, fuertemente egoístas, hacen todo lo posible para encajar en la difícil convivencia de un largo viaje en el mar. Pero cuando tiene lugar la trama, el viaje de Argonautas sufre el revés que se encuentra en cada expedición de aventureros o piratas.

Las pasiones personales crean disputas o incluso abren enemigos y juramentos de venganza cuando han cumplido su misión. Algunos son abandonados en tierra cuando nadie más en el barco los retiene y otros dejan de abandonar el barco por su cuenta, perseguidos por sus fantasmas y coerción.

Lejos de terminar con los dos amantes besándose antes de una puesta de sol, la sección romántica central de la trama contiene lo que sería la tragedia griega de un mal divorcio estadounidense.

El tono general de la novela es una comedia trágica, que el autor puede tejer maravillosamente con su enorme erudición e imaginación y que, en principio, ofrece una historia agradable, didáctica y refrescante. Es obligatorio señalar como punto fuerte su humor negro oculto, la abrumadora naturalidad con la que los dioses y los hombres administran la violencia por las razones más inusuales.

Desafortunadamente, a medida que avanza la novela, el lector puede cansarse de la forma de ser de los protagonistas, de sus comportamientos infantiles y caprichosos, en detrimento del bien común, como lo demuestra su incapacidad para ser algo diferente de ellos en su versión  más grueso especialmente en la segunda mitad del trabajo, cuando los Argonautas recuperaron su lana y regresan a Hellas, sus motivaciones y ritmo narrativo comienzan a desaparecer.

Ver con una curiosa mezcla de diversión y aburrimiento las enormes diferencias en la cosmovisión entre dos culturas (la suya y la nuestra) separadas por más de dos mil años de evolución de sociedades, valores y Dioses. Aunque, al final, esto es lo que hace que la historia sea enormemente plausible, más cercana a la realidad humana de lo que estamos acostumbrados a leer en una novela de este tipo.

Por lo tanto, la mayor virtud de esta versión de El vellocino de Oro es, al mismo tiempo, su mayor desventaja cuando se trata de enfrentar su lectura. Sin embargo, vale la pena concluir el viaje, aunque solo sea porque el autor tiene el detalle de incluir un capítulo final como corolario en el que se cuenta el destino de los argonautas.

Lee, con ese gusto que trae la justicia poética bien traída, cómo todos los personajes encuentran un final muy humano y, a veces, algo miserable, víctimas de su propio temperamento y finalmente recogen, después de su momento de esplendor, los frutos amargos que sembraron descuidadamente en sus incursiones juveniles … Ya que, incluso cuando lo visitaron en algún momento de su vida, muy pocos de ellos llegaron a aplicar, o incluso entender, el aviso que dice la inscripción a la entrada del Oráculo de Delfos: “conócete a ti mismo y conocerás tu destino”.

Consulte otros enlaces que pueden resultar de su interés: 

(Visited 533 times, 1 visits today)

Deja un comentario