Perseo: leyenda, mito y muerte de este semidios

El asesino de monstruos por excelencia antes del surgimiento de Heracles, fundador mítico de Micenas y de la dinastía de las Perseidas, dio muerte a Medusa y salvó a Andrómeda, Perseo es considerado, junto con a Cadmo y Belerofonte, el principal héroe de la mitología Griega.

PERSEO

Etimología de Perseo

Existen dudas sobre si el nombre Perseo tenga origen griego a pesar de que su ciudad natal y los nombres de sus familiares son griegos, se especula que pueda venir del idioma protoindoeuropeo. El escritor e investigador de mitos griegos Robert Graves piensa que el nombre Perseo podría derivar del verbo griego pérthein que significa malgastar, saquear, destruir como se desprende de los epítetos nombrados por Homero.

Nacimiento del semidios Perseo

Acrisio, rey de Argos, deseaba tener un hijo varón. Deseoso de saber si el destino le deparaba un hijo consultó en oráculo de Delfos.  El oráculo predijo que no tendría hijo varón pero que moriría a manos de su nieto. Temeroso de que se cumpliera la predicción del oráculo, Acrisio encerró a su única hija, Dánae, en el patio del palacio en una cámara de bronce donde no tuviera acceso a ningún hombre.

Zeus, transformado en una lluvia dorada cayó sobre la joven y la dejó embarazada. Otra versión del mito, recogida por Ovidio en Metamorfosis sostiene que fue Petro, hermano de Acrisio, quien sedujo a su sobrina dejándola embarazada. Al tiempo la joven dio a luz a Perseo.

Acrisio no quiso retar a los dioses matando a un hijo divino, pero temeroso de su futuro encerró a Dánae y a su hijo en una caja de madera y los arrojó al mar. Zeus ordenó a Poseidón que calmara las aguas del mar y así Perseo y su madre arribaron a la isla de Serifos donde fueron rescatados por Dictis, Hermano del rey de la isla, Polidectes. Dictis crió a Perseo como un hijo hasta su madurez.

Medusa y Perseo

Perseo creció y se convirtió en un joven fuerte y atlético. Polidectes se enamoró de Dánae. Perseo notó que el interés del rey y pensaba que era indigno de su madre por lo que la celaba y la protegía.  El rey Polidectes sabía que Perseo sería un obstáculo en sus planes con Dánae y pensó una estratagema para librarse de él.

PERSEO

Anunció a todos que estaba interesado en la princesa Hipodamía, hija de Enómao, rey de Pisa o de Olimpia y que daría un banquete donde cada invitado debería llevar un presente consistente en caballos que usaría como dote para solicitar la mano de la princesa. Perseo le dijo al rey que no tenía caballos pero que pidiera cualquier otro presente y él no se negaría. El rey Polidectes aprovechó esta coyuntura y le pidió a Perseo que le trajera la cabeza de la Gorgona Medusa.

Las Gorgonas eran tres hermanas, Medusa, Esteno y Euríale, según unas fuentes su padres fueron Forcis, dios marino arcaico y Ceto, monstruo acuático femenino, otras fuentes dicen que sus padres fueron Tifón, divinidad arcaica de los huracanes y Equidna, monstruosa ninfa, en cualquier caso sus padres fueron monstruos ctónicos (espíritus del inframundo). Comparten esta genealogía con sus hermanas las Grayas o Greas.

Los anteriores griegos en sus cacerolas y relieves representaban a Medusa y su familia como seres de apariencia tétrica desde su nacimiento; a partir del siglo V los artistas de tallado, fabricaban los múltiples relieves y los que esculpían, la presentaban como una criatura maravillosa pero terrible, incluso en una oda de Píndaro escrita en el año 490 a.C. la califica como Medusa la de bellas mejillas.

El poeta romano Ovidio narra una versión del mito donde dice que Medusa era una maravillosa joven sacerdotisa que servía en el templo de Atenea en Atenas. Poseidón deseaba a Medusa pero ella no podía entregarse a él por sus votos de castidad, entonces el dios la violó dentro del templo. Cuando Atenea se enteró de esta profanación a su templo convirtió a Medusa en un monstruo con serpientes en el cabello y una mirada que vuelve piedra a cualquier mortal que la mire.

Atenea explicó a Perseo que debía buscar a las Hespérides, a quienes se les confió el resguardo de las armas necesarias para vencer a la Gorgona, a su vez le explicó que debía buscar a las Grayas que eran quienes podían revelarle la ubicación donde encontrar a las Hespérides.

Las Grayas o Greas (en griego antiguo Graĩai “viejas”, “las grises” o “brujas grises”) eran tres hermanas hijas de Forcis y Ceto, formando parte de las Fórcides, consideradas la representación de la vejez eterna ya que nacieron ya ancianas y de cabellos grises. Se llamaban Dino (“temor” el horror anticipado), Enio (“Horror” la destructora de ciudades) Pefredo (“alarma”).

Al igual que las viejas brujas más antiguas de la mitología nórdica y germánica tenían un solo ojo y un solo diente para las tres. Compartían el ojo y el diente utilizándolos por turnos, cuando una de ellas lo utilizaba las otras dos dormían. Viven en una lejana cueva en un lugar donde siempre es de noche.

Perseo llegó a la cueva de las Grayas y aprovechando cuando se pasaban el ojo de una a otra se lo arrebató y las amenazó con lanzarlo al lago Trinonis si no le revelaban la manera de hallar a las Hespérides. Las Grayas accedieron a su petición.

Las Hespérides eran ninfas que estaban al cuidado de un maravilloso jardín que, según la mayoría de las tradiciones, estaba situado al norte de África en la cordillera de Atlas a orillas del Océano circundante del mundo. En el poema La canción de Gerión de el poeta griego Estésicoro y en el libro Geografía del geógrafo griego Estrabón el jardín se encontraba al sur de la península ibérica en Tartesios, en cambio Apolonio de rodas lo ubicaba en Libia cerca del lago Tritón.

Por lo general eran tres con nombres que variaron y se intercambiaban, entre los nombres recibidos están Egle (esplendor) Aretusa, Eritia (o Eriteis), Hesperia, Lípara, Astérope y Crisótemis. Ocasionalmente recibían los nombres generalizados de Doncellas de Occidente, Hijas del Atardecer o Diosas del Ocaso, todos haciendo referencia a la supuesta ubicación en el lejano occidente.

Hésperis era la representación del atardecer, Eos personifica el amanecer y Héspero era la estrella vespertina. Su mayor placer era el canto mientras cuidaban el jardín. Eurípides dice que tienen el extraordinario poder del dulce cantar y las llama las doncellas juglares.

En cuanto a su genealogía es muy variada según algunas tradiciones eran hijas únicamente de Nix, diosa primordial de la noche o con Érebo, dios que personificaba la oscuridad y las sombras, así como Eos, la diosa de la aurora que anuncia la llegada de su hermano el Sol, era hija de Hiperión el titán del sol.

Otras fuentes consideran a las Hespérides hijas del titán Atlas o de Zeus, también se dicen que son hijas de la diosa menor cuidadora del tiempo Hésperis o de Temis la representación de la justicia. Una de las tradiciones más extendidas las considera hijas de Forcis y Ceto.

Perseo recibió de las Hespérides un kibisis, una mochila donde podía transportar la cabeza de medusa sin peligro, de Zeus recibió una espada diamantina y el yelmo de la oscuridad de Hades que hace invisible a quien lo utiliza, También recibió de Atenea un escudo pulido como un espejo y  el dios Hermes, dios mensajero le prestó sus sandalias aladas para volar.  De allí Perseo partió rumbo a la cueva de las gorgonas.

En la mitología griega una Gorgona era un monstruo femenino muy cruel pero también una divinidad protectora originadas en las religiones más antiguas. Según los mitos posteriores existían tres gorgonas Medusa, Esteno y Euríale, de las tres Medusa era la única mortal.

Ocasionalmente las gorgonas son presentadas con alas doradas, garras de bronce y dientes de jabalí, siendo los atributos más comunes con los que son presentadas los dientes y la piel de serpiente. Las imágenes de las gorgonas eran encontradas frecuentemente en los templos de los oráculos más antiguos ya que se decía que estos templos estaban custodiados por serpientes.

Para Homero solo existía una Gorgona, Medusa. En la Ilíada la imagen de Medusa está atada la égida de Zeus:

Suspendió de sus hombros la espantosa égida floqueada que el terror corona: … allí la cabeza de la Medusa, monstruo cruel y horripilante, portento de Zeus que lleva la égida.

También en la Ilíada, dice que  está representada en el escudo de Agamenón:

…y lo coronaba la Medusa, de ojos horrendos y torva vista, con el Terror y el Fobo a los lados.

En la Odisea la gorgona es un ser del inframundo:

…el pálido terror se apoderó de mí, temiendo que la ilustre Perséfone no me enviase del Hades la cabeza de Gorgona, horrendo monstruo.

Perseo llegó a la cueva de las gorgonas y, aprovechando que sus hermanas dormías, se acercó a Medusa, utilizando el escudo como espejo miraba el reflejo de la gorgona para no tener que mirarla de frente y no quedar petrificado. La diosa Atenea guió la mano de Perseo y así pudo cortar la cabeza de Medusa.

Como la gorgona estaba embarazada de Poseidón de su cabeza surgió su descendencia el caballo alado Pegaso y Crisaor.

Las hermanas de Medusa, Esteno y Euríale, acudieron en su ayuda pero no pudieron ver a Perseo porque, usando el yelmo de Hades se hizo invisible.

Atlas

Después de huir de la persecución de las hermanas de Medusa, Perseo llegó al reino de Atlas, pidiendo hospitalidad e identificándose como hijo de Zeus. Atlas recordó la profecía de Temis de que un hijo de Zeus llegaría para robarle los frutos del jardín de las Hespérides. Temeroso que esto ocurriera rechazó darle asilo a Perseo, lo amenazó y le ordenó que se fuera de su reino.

Perseo sacó la cabeza de Medusa de la mochila y la puso enfrente de Atlas que enseguida fue convertido en piedra conformando la Cordillera de Atlas. Según la leyenda estas montañas eran tan altas que tocaban el cielo pero sus bosques eran tan densos que impedían escalarla.

Andrómeda

Casiopea, madre de Andrómeda, se jactaba de ser más bella que las Nereidas, hijas de Poseidón este orgullo fue la causa de la desgracia de su reino ya que las ninfas fueron llorando ante su padre a quejarse de la pretensión de la reina, esto despertó la cólera de Poseidón que, en castigo, produjo una enorme inundación que anegó todas las tierras y además envió a Ceto, horrible monstruo acuático femenino hija de de Gea y Ponto, para que acabara con los hombres y a todo el ganado.

Cefeo, padre de Andrómeda, supo por el vaticinio del oráculo de Amos que la única forma de detener las desgracias que asolaban a su reino era ofrecer a su hija en sacrificio.

Cefeo ordenó que Andrómeda fuera desnudada y encadenada a una roca a la orilla del mar a fin de que fuese devorada por Ceto. Perseo, volando gracias a las sandalias aladas del dios Hermes, en su viaje de regreso vio a la joven encadenada a la roca y quedó enseguida impresionado por su belleza.

Bajó a tierra a hablar con Casiopea y Cefeo y le pidió la mano de Andrómeda, a cambio prometía acabar con el monstruo que los torturaba. Los padres de Andrómeda aceptaron de mala gana. Perseo se elevó por los aires con sus sandalias aladas y, desde lo alto, atacó al monstruo con su espada, después de una dura batalla dio por fin muerte a Ceto.

Cefeo ya había comprometido a Andrómeda con su hermano Fineo. El interés de Fineo de contraer matrimonio con la joven no era que la amase, solo quería asegurarse su derecho al trono. Cuando Perseo volvió y relataba a la corte los pormenores de su aventura Fineo llegó y lo amenazó con una lanza.

Cefeo increpó a su hermano diciéndole que no había hecho nada cuando Andrómeda estaba en peligro, sin embargo Fineo le arrojó la lanza a Perseo fallando, enseguida comenzó una batalla entre Perseo contra Fineo y todos los que lo apoyaban. Perseo se defendió valientemente con su espada y muchos cayeron pero al verse abrumado por el número de sus enemigos, extrajo la cabeza del saco petrificando a todos excepto a Fineo, este rogó por su vida pero Perseo, inconmovible se acercó y lo obligó a mirar la cabeza de Medusa convirtiéndolo en piedra.

Venganza

Después de casarse con Andrómeda Perseo inició su viaje de regreso a Serifos. Mientras volaba sobre las arenas de Libia gotas de sangre de la cabeza de Medusa cayeron creando una raza de serpientes tóxicas, posteriormente una de esta serpientes daría muerte al argonauta Mopsus. Durante la ausencia de Perseo, Polidectes quiso forzar a Dánae a cumplir su deseo, la madre de Perseo huyó refugiándose con Dictis en un santuario.

Perseo indignado llegó a la sala del trono de Polidectes donde este celebraba una reunión con algunos nobles. Polidectes sorprendido por el regreso de Perseo no quería creer que hubiera cumplido con su pedido. Perseo aseguró que si lo había hecho y para demostrarlo extrajo la cabeza del saco mostrándosela a todos. Polidectes, los nobles y todos los miembros de la corte al contemplar la cabeza quedaron de inmediato petrificados.

Perseo rescató a su madre de los demás enemigos y nombró a Dictis rey de Sérifos. Luego devolvió a Hermes las sandalias aladas y le entregó el zurrón y en yermo de Hades. Perseo le entregó a Atenea como presente votivo la cabeza de Medusa. Atenea colocó la cabeza en el escudo de Zeus, que ella siempre portaba.

Se cumple la profecía

Perseo decidió volver a Argos junto con su madre Dánae y su esposa Andrómeda. Acrisio se enteró de que su nieto regresaba victorioso a encontrase con él y, temiendo que se cumpliera el oráculo huyó a la ciudad de Larisa en Tesalia. El rey de Larisa, Teamides estaba celebrando los juegos funerarios en honor a su padre.

Un día Acrisio asistió como espectador a los juegos, Perseo también asistió y, sin saber que su abuelo se encontraba allí decidió participar en el lanzamiento de disco. Perseo hizo su lanzamiento pero de tan mala manera que el disco se desvió golpeando a Acrisio en la cabeza matándolo en el momento, así se cumplía la profecía.

Otra versión de este suceso narra que Petro, hermano de Acrisio invadió Argos y obligó a su hermano a huir al exilio. Perseo utilizando la cabeza de Medusa convierte en piedra a Petro entregándole de nuevo el trono a Acrisio. Al tiempo Acrisio acusa a Perseo de mentir al decir que había matado a Medusa, Perseo, para demostrárselo le enseñó la cabeza de la gorgona quedando su abuelo petrificado.

Según la literatura temprana griega, cualquier homicidio, así sea involuntario, merece el exilio, la expiación y la purificación ritual del asesino. Perseo, avergonzado por la muerte de su abuelo decidió que no podía reinar en Argos, así que le entregó el trono a Megapentes, hijo de Petro y el ocupó el que ocupaba Megapentes en Tirinto.

Descendencia

Perseo y Andrómeda tuvieron una hija, Gorgófone y seis hijos, que fueron conocidos cómo los Perseidas: Perses, Alceo, Méstor, Heleo, Electrión y Esténelo. Los descendientes de Perseo gobernaron Micenas por varias generaciones, desde Electrión hasta Euristeo, pasando incluso por Heracles. Los persas son descendientes de Perseo según la mitología.

La importancia histórica de la hija de Perseo y Andrómeda, Gorgófone, radica en que fue la primera viuda en casarse. Los aqueos trajeron a Grecia la prohibición estricta del matrimonio de las viudas. Esta prohibición fue tan extrema que hasta llegó a la inmolación de las mujeres una vez el marido muriera. Después que el primer esposo de Gorgófone, Perieres, murió, esta se casó con Ébalo, rey de Esparta, cambiado para siempre la costumbre.

Electrión fue padre de Alcmena quien fue la madre de Heracles. Alcmena fue esposa de Anfitrión. Una noche en que Anfitrión se encontraba ausente, Zeus tomó su aspecto y se acostó con Alcmena dejándola embarazada. Cuando la esposa de Zeus, la celosa Hera se enteró quiso evitar la culminación del embarazo pero la sierva de Alcmena lo impidió diciéndole a Hera que el niño ya había nacido.

Cuando Hera se enteró del engaño convirtió a la sierva en comadreja. Alcmena murió a una avanzada edad y Zeus ordenó a Hermes que llevará su cuerpo a los Campos Elíseos donde viviría eternamente en paz y calma.

Constelaciones

Cuando Perseo y Andrómeda murieron Atenea los inmortalizó elevándolos a los cielos y convirtiéndolos en constelaciones. La constelación de Perseo origina a un guerrero usando el yelmo de Hades, la espada y las sandalias aladas de Hermes, el escudo de Atenea en la mano lleva la cabeza de Medusa. El ojo de Medusa es la estrella Algol. La constelación está formada por Cefeo, Casiopea, Andrómeda, Pegaso y Cetus.

Casiopea también fue elevada a los cielos pero no como homenaje sino como castigo. Poseidón castigó a Casiopea y la elevó a los cielos encadenada a su trono en una posición que al girar la bóveda celeste queda cabeza abajo la mitad del tiempo. Las ilustraciones  de esta constelación  no siempre la representa atada al trono, algunas veces la presenta con un espejo en la mano, símbolo de su vanidad, otras veces tiene una rama de palma este simbolismo no se a aclarado.

En la actualidad

El mito de Perseo fue llevado al cine en varias oportunidades, en 1963 Alberto De Martino dirigió la película italiana Perseo el invencible, donde el héroe era interpretado por Richard Harrison. El estudio de animación ruso Soyuzmultfilm produjo el corto animado Perseo en 1973 dirigido por Aleksandra Snezhko-Blotskaya. Perseo fue interpretado por Harry   Hamlin en la película de 1981 Furia de titanes.

Con el mismo nombre fue grabada una película en el 2010 donde Perseo es interpretado por el actor Sam Worthington, salvo los nombres de los personajes y algunas situaciones esta película no guarda relación con el mito.

No te vayas sin antes leer los siguientes artículos:

(Visited 1.048 times, 1 visits today)

Deja un comentario