Los Mitos Griegos Cortos Más Conocidos

La mitología griega fundó la primera gran cultura en el mundo occidental. En un momento en que el mundo era una gran quimera ajena al hombre, los mitos ayudaron a explicar y comprender los fenómenos de la vida. Descubre en este interesante artículo alguno de los más famosos Mitos griegos cortos  de dioses y mucho más ¡No dejes de leerlo!

 MITOS GRIEGOS CORTOS

15 Mitos griegos cortos de los dioses del Olimpo

A continuación hablaremos de algunos de estos mitos que hasta la fecha se han han mantenido en la mente de la cultura occidental.

Mito de Perséfone

El primero de nuestros breves mitos griegos es el mito de Perséfone, la hija de Zeus y Deméter. La historia dice que Hades la secuestró cuando estaba recogiendo flores en el campo con otras diosas y llevándolas fugazmente al inframundo. Su madre Deméter, diosa de la naturaleza, notó su ausencia y la buscó sin éxito cuando el mundo se congeló.

Zeus finalmente decidió intervenir y obligó a Hades a regresar a Perséfone. Hermes fue enviado a salvarla y Hades la dejó ir con la condición de que no comiera nada en el camino. El dios del inframundo, sin embargo, la engañó y la niña comió 4 semillas de granada. Como castigo, Perséfone tuvo que regresar al Reino de Hades durante cuatro meses cada año.

Estos meses corresponden al invierno, una época en que la tierra se convirtió en un páramo árido. Cuando Perséfone y Deméter volvieron a estar juntos, el país floreció, especialmente en la primavera, cuando era el momento de la reunificación.

Mito del nacimiento de Atenea

Quien es Atenea? Atenea fue uno de los doce dioses olímpicos, especialmente la diosa de la sabiduría, la ciencia, la justicia, la guerra, la civilización y la habilidad. Su prodigioso nacimiento es fundamental en la mitología griega, por lo que no podríamos ignorarlo en nuestros mitos griegos cortos.

Entre los mitos de Zeus, una leyenda cuenta que dejó embarazada un oceanoide de nombre Métis. Cuando estaba en un estado avanzado de gestación, Zeus profetizó que tendría hijos más poderosos que el que podría derrocarlo. Para remediar esto, decidió tragar a Métis y evitar que diera a luz. Sin embargo, el embarazo siguió su curso dentro del dios del trueno, sin que él lo supiera.

MITOS GRIEGOS CORTOS

Como resultado, Zeus comenzó a tener fuertes dolores de cabeza y, para remediarlo, le pidió a Hefesto que le quitara el malestar de la cabeza y lo abriera con un hacha. Al abrir el cráneo de Zeus, Atenea emergió, completamente formada, adulta y con los atributos de un soldado hoplita: casco y lanza.

Mito de Prometeo y el fuego

Entre nuestra lista de mitos griegos breves, el mito de Prometeo es de suma importancia. Prometeo era un amigo humano de Titán. Zeus había ordenado que el fuego permaneciera en Olympus y no se entregara a los hombres, pero Prometeo no estaba de acuerdo con esta decisión.

Aquí las versiones difieren, pero coinciden cuando dicen que Prometeo y algunos explican que fue, increíblemente, al taller de Hefesto y tomó carbón de uno de sus hornos, mientras que otros indican que se acercó al coche de Apolo y robó algunas chispas. con el que encendió una planta marginal y se la dio a la gente.

Como castigo por ese robo, Zeus lo sentenció a estar siempre anclado en una roca en la que un águila se comería su hígado. Cada noche, el hígado y el pájaro se regeneraron al día siguiente. Afortunadamente, Heracles lo liberó con la aprobación de Zeus, quien en ese acto vio un acto que glorificaba a su hijo. Por supuesto, Prometeo debe haber usado para siempre un anillo adornado con un pedazo de roca al que estaba atado.

Mito de Orfeo y Eurídice

Vayamos a otro de nuestros breves mitos griegos que cuenta la historia de Orfeo y Eurídice. Orfeo era una figura muy popular en los mitos griegos porque cuando comenzó a tocar su lira tenía el poder de descansar las almas de los que estaban reunidos para escucharlo: domesticar bestias, podía hacer piedras, vegetación e incluso deja de mover el flujo de los ríos.

MITOS GRIEGOS CORTOS

También fue mago y astrólogo y uno de los argonautas que acompañó a Jasón en busca del Vellocino de Oro. Eurydike se enamoró de él cuando lo escuchó tocar. Se casaron, pero desafortunadamente un día cuando ella se fue, la niña fue mordida por una serpiente y murió. Desesperado, Orfeo decidió ir al inframundo para salvar a su amante.

Con su música, logró que el Guardián se durmiera y se acercara a ella. Hades y Perséfone se compadecieron de él y se sintieron tan conmovidos por sus tristes cánticos que le permitieron usar Eurydice mientras caminaba frente a ella y no volvieron la cabeza para mirar hacia atrás hasta que salieron del inframundo y el sol no ilumina a la mujer.

Lo hicieron, pero cuando estaban afuera, Orfeo miró hacia atrás para verlos sin darse cuenta de que el sol no estaba bañando por completo la anatomía de su esposa: un pie quedó en la sombra. Eurydike desapareció y regresó al inframundo, esta vez para siempre. Cuando Orfeo murió, destrozado por una vacante tracia, su alma se reunió con la de su amada, y desde ese momento ya no se separaron.

Mito de Aracne

Este mito griego explica la creación del arte de tejer, como una imitación del trabajo de las arañas. Aracne era hija de un tintorero Colophon y tenía una gran pericia para bordar y tejer. Todos elogiaron sus obras, por lo que se volvió engreída y afirmó que sus obras eran superiores a las de Atenea, que era, entre otros títulos, la diosa de la artesanía.

Atenea, aunque enojada, quería darle a la joven la oportunidad de retractarse y no ofender a los dioses, por lo que un día lo visitó disfrazada de anciana, pero la niña, en lugar de retirar sus palabras, se burló dioses y desafió a la anciana a un concurso de bordados. Athena se quitó el disfraz y comenzó la competencia. Mientras que la diosa ha tejido una escena de su victoria sobre Poseidón.

MITOS GRIEGOS CORTOS

Aracne bordaba un tapiz en el que podíamos ver 22 episodios de los dioses cometiendo infidelidad. Al final de la competencia, Athena reconoció la perfección del trabajo, pero estaba tan enojada con el tema irrespetuoso elegido que destruyó la tela y el telar, golpeando a la joven en la cabeza con la lanzadera. Aracne se dio cuenta del error cometido y, avergonzado, se ahorcó.

Atenea sintió pena por ella en el último instante decidió convertir la cuerda en una telaraña y Aracne en una araña. Aracne, como una araña, le enseñó a la humanidad la perfección del tejido.

Mito de Hefesto y el origen de su cojera

Entre nuestros breves mitos griegos, no debemos perder la explicación de la cojera de Hefesto. Hijo de Hera y Zeus, desde su más temprana infancia, Héphaïstos fue capaz de fabricaba utensilios hermosos con sus manos. Nuevos inventos que sorprendieron a los dioses mismos siempre estaban planeando en su cabeza.

A medida que crecía, se le permitió vivir en Olimpo y allí sus proyectos se volvieron cada vez más maravillosos: un zapato mágico que le permitía caminar en el aire y el agua como si fuera suelo sólido, capa de invisibilidad y platos de oro y plata. que podrían retirarse de la mesa.

En el Olimpo, Hefesto tenía su propia fragua y un espacio de trabajo donde formaba a sus sirvientes para ayudarlo. No era su único lugar de trabajo, porque en la tierra, donde había un volcán, Hefesto tenía una fragua.

Un día, Hera irritó a Zeus y colgó a su mujer, con sus miembros amarrados, a medio camino entre el cielo y la tierra. Hefesto, ante el cruel castigo de su padre, decidió liberarla. Pero su intento solo aumentó la ira de Zeus, que arrojó un rayo con tanta fuerza que Hefesto fue arrojado del cielo, gravemente herido en la caída y eternamente cojo.

MITOS GRIEGOS CORTOS

Zeus no permitió que su hijo regresara al Olimpo y lo obligó a quedarse en la isla en la que había caído. Allí pudo recuperarse y encontrar actividades para entretenerse, pero desafortunadamente no tuvo una fragua para desarrollar sus creaciones.

Un día, después de una gran vibración, se formó un volcán cerca de la isla. Allí encontró su forja Héphaïstos, y con un nuevo taller, pudo crear nuevos estantes que le regaló a su padre. Zeus, afortunadamente, le permitió regresar a la casa de los dioses.

Así, Héphaïstos retomó su lugar, demostrando su amabilidad al tratar de salvar a su madre y su valor. Su cojera se ha vuelto legendaria en los mitos de Hefesto.

Mito del nacimiento de Afrodita

Afrodita nació de la espuma del mar. El mito cuenta que nació después de que el Titán Cronos cortó los genitales en Urano y los arroja al océano durante la Guerra del Titán o Titanomachy. Un mito también conocido como la castración de Urano.

La espuma emergió de esta parte cortada del cuerpo, de la cual surgió una mujer adulta. Impulsada por el viento, esta nueva diosa flotó hacia la costa en un péndulo, y la primavera cubrió su desnudez y la atrajo. Es uno de esas leyendas griegas cortas que han inspirado a tantos artistas.

Mito de Atalanta

Este es uno de los mitos griegos cortos con una mujer exitosa. Atalanta era una joven cazadora con una agilidad asombrosa, conocida como la corredora más rápida de su tiempo, que decidió dedicarse y mantenerse en su pureza sin casarse, aunque muchos hombres no dejaron de intentarlo.

MITOS GRIEGOS CORTOS

Para evitarlos, Atalanta decidió que el único hombre con el que se casaría sería el que había logrado vencerla en una carrera. Cualquiera que lo intentó pero perdió fue ejecutado. A pesar de la amenaza, esto no impidió que los clientes continuarán intentando arrepentirse con sus vidas.

Un día, un grupo de pretendientes despiadados decidió probar suerte y eligió a un niño, Hipómenes, para juzgar a la raza. En la competencia, Atalanta demostró que su fama estaba justificada y pronto dejó a los hombres atrás.

Ganó la carrera y los pretendientes fueron retirados del campo para enfrentar su destino. Fue entonces cuando Hipómenes, que había sido el juez de la carrera, pidió obtener la mano de Atalanta. Hipómenes estaba encantado por su belleza.

Atalanta escuchó su pedido y sintió una profunda tristeza porque era demasiado joven, amable y guapo. Si lo hubiera sido, lo habría dejado ganar para salvarlo de la muerte. Sin embargo, la multitud la instó a prepararse para golpear a Hipómenes y ella había hecho una promesa.

Mientras tanto, el joven alabó a Afrodita y le pidió que lo acelerara. Afrodita, que ya se había enamorado de Hipómenes de Atalanta con sus artes, se acercó al niño sin ser visto y le dio tres manzanas doradas.

MITOS GRIEGOS CORTOS

El joven Hipómenes ganó la carrera para Atalanta con estas manzanas y con la ayuda de Afrodita, y cuando cruzó la línea de meta, su emoción fue tan grande que no podía creer su suerte, sería el esposo de Atalanta.

La joven, por su parte, estaba feliz de ver la vida del niño salvada y de poder pasar su vida con alguien tan valiente: después de haber sido perseguida durante mucho tiempo.

Mito de Hilas

En su viaje en busca del Vellocino de Oro, Jasón fue al lado de varios héroes, entre los cuales estaba Hércules y su escudero Hilas. Hércules y Hilas navegaron con los Argonautas y estuvieron fuera durante tres días cuando el viento los llevó a un mar muy estrecho llamado Propontis.

El viento paró y decidieron detenerse en tierra firme. El lugar donde amarraron era una isla llena de campos de flores y pantanos con juncos y una vegetación muy variada. Allí descansaron y esperaron la noche.

En la cena, el joven Hilas salió en la búsqueda de agua para Hércules. La encontró en una fuente de agua que era tan grande que parecía un lago. Era un lugar hermoso, tanto que había atraído a las ninfas que lo veían como su hogar. Hilas mientras él va a buscar el agua.

Oyó voces cristalinas que decían: “Ven con nosotros. Tú vienes con nosotros. “Las ninfas lo querían con ellos porque estaban asombrados de su belleza. El niño miró hacia la primavera e intentó escuchar lo que decían las voces y de dónde venían cuando largas manos blancas lo empujaron y lo arrojaron al agua.

MITOS GRIEGOS CORTOS

Se estaba oscureciendo y Hércules comenzaba a temer que algo malo le hubiera sucedido a Hilas, así que se dirigió a la primavera y gritó a sus escuderos con todas sus fuerzas. La única respuesta que recibió el héroe fue el eco de sus propias palabras.

Aun así, cuando llegó en la primavera, tuvo la impresión de que podía escuchar la voz de Hilas sin saber de dónde venía. Hércules buscó incansablemente al niño, desesperado y cerca de las lágrimas. Nunca lo encontró.

Con el tiempo y sin dejar rastro de Hilas, Hércules, que pensó que la voz era producto de su imaginación o un ser ruinoso, fue al lugar donde caminaban los argonautas. Hilas no sabía que Hércules se había ido y siguió llamándolo: “Hércules, Hércules. ¡Estoy aquí! “. Su voz continuó por muchas noches. Más tarde, algunos exploradores vieron una pequeña criatura que llamaba a alguien.

Mito de Calisto

Calisto era una de las doncellas de Artemisa a quien Zeus se sentía muy atraído. Para seducirla, se convirtió en Artemisa y logró tener intimidades con ella. Entre los mitos de Artemisa, se dice que un día la diosa notó que el vientre de Calisto se estaba volviendo cada vez más voluminoso y le preguntó al respecto.

Calisto le dijo a Artemisa que esta situación era sin duda su culpa. Al verificar que Calisto se encontraba preñada y después de la acusación, Artemisa la expulsó de su grupo. Después de eso, la noticia llegó a Hera quien, furiosa al saber que la niña pertenecía a su esposo, Zeus, la transformó en un oso.

Años más tarde, Calisto, en forma de oso, deambulaba por el bosque cuando se encontró con un cazador que resultó ser su hijo. El joven, al ver que el oso se acercaba a él con la intención de abrazarlo, interpretó el gesto como un ataque y se preparó para terminar con la vida de la bestia.

MITOS GRIEGOS CORTOS

Zeus, que presenció la situación, decidió evitar una tragedia y llevó a Calisto a la parte más alta del cielo, donde se convirtió en una estrella: es lo que ahora conocemos como la Osa Mayor.

El mito de Cronos

En nuestra lista de mitos griegos breves, no podríamos ignorar la historia fundacional de toda la mitología griega, el mito del acto caníbal de Cronos. En la mitología griega, Cronos es hijo de Urano (cielo) y Gea (tierra), un titán y padre de los grandes dioses. Cronos destronó a su padre y, casado con su hermana Rea, se hizo cargo del reino de los dioses.

A pesar de que Cronos fue el más grande de los titanes después de destronar a su padre, sabía que no estaba seguro: su destino debería ser derrocado por uno de sus hijos, por lo que Cronos recurrió al canibalismo y devoró a los dioses que él mismo creó.

Sin embargo, su sexto hijo, Zeus, fue ocultado por su madre, lo que lo salvó de la masacre y, después de crecer y formarse como un dios, hizo que abriera el vientre de su padre y a sus hermanos junto con él. liberar a los que derrotaron a Cronos después de una guerra espantosa y prolongada, que fue exiliado al Tártaro.

Edipo Rey

Edipo Rey fue una tragedia griega muy popular escrita por Sófocles, pero antes de su estreno, en los últimos siglos de la era helénica, fue un gran mito griego. Edipo era hijo de Layo y Yocasta, y cuando nació, Layo, su padre, fue profetizado de que Edipo lo asesinaba y se casaría con Yocasta, su propia madre, por lo que fue abandonado en un río.

MUITOS GRIEGOS CORTOS

Edipo sobrevivió y después de muchos años llegó a Tebas, la ciudad donde nació, donde pudo resolver los enigmas de la Esfinge que plagaron la ciudad. Pero antes de que Edipo se encontrará con la Esfinge, se había encontrado con un rey en el camino en medio de un conflicto, y sin saber quién era, lo asesinó. El rey era Layo, su padre.

Después de que Edipo resolvió el enigma de la Esfinge, se convirtió en rey de la ciudad y se casó con la viuda del difunto rey Yocasta sin saber que ella era su propia madre. Así fue como el vaticinio que una vez le hicieron a Layo, aunque nadie lo sabía, se cumplió hasta años después: cuando se reveló toda la verdad, los ojos de Edipo se abrieron aterrorizados.

Edipo encarna una recóndita realidad de la mitología griega: nadie puede escapar de su destino, no importa cuánto lo intente. Como Cronos a su padre o Zeus a Cronos más tarde, Edipo finalmente asesinó a su padre y, lo que es peor, a los niños con su propia madre. Una tragedia griega en todo su esplendor y el más sangriento de nuestros cortos mitos griegos.

El mito de Antígona

Entre los breves mitos griegos encontramos el mito de Antígona, hija de Edipo. Después de la muerte del padre, la tragedia no abandonó a la familia: el hermano de Edipo se convirtió en el rey de Tebas y en esta ocasión uno de los hijos de Edipo se rebeló y otro murió en la batalla.

Uno de ellos fue dado en entierro sagrado según el mito griego, mientras que el otro, cuando fue asesinado por violar la ley, no. Esto llevó a que Antígona también se rebelara, pero no por poder o gloria, sino simplemente para exigir que el cuerpo de su hermano fuera enterrado adecuadamente.

Este es otro de los mitos griegos cortos que terminan en tragedia, porque aunque el rey, el tío de Antígona, deja de cambiar la idea de la disputa, lo hace cuando es demasiado tarde.

MITOS GRIEGOS CORTOS

Sin embargo, Antígona no ha pasado a la historia debido a su accidente, sino como un ejemplo de que debería ser la moralidad y no la ley la que prevalece cuando la ley daña la moral. Las discusiones y reflexiones causadas por el mito de Antígona todavía son válidas hoy.

El mito de Heracles

Heracles es mejor conocido como Hércules, debido a la popular película, aunque puede haber varias cosas que Disney no te contó en su versión animada. Para comenzar, debe tenerse en cuenta que él era el hijo de Zeus con un mortal, Alcmena.

El Hércules de la mitología griega era, en verdad, bastante caprichoso, y disfrutaba de una fuerza que excedía la de muchos dioses. Sin embargo, no estaba dotado de una gran sabiduría y era terriblemente cruel, también amaba el vino y las mujeres en abundancia, y muchas de sus grandes obras ocurrieron en medio de su gran enojo o locura.

Como hijo de un mortal, a Hércules no se le permitió vivir en el Olimpo, lo que lo frustraba enormemente. Y, además, sufrió los rencores de la diosa Hera, quien lo atacó por ser el hijo más inmodesto de su esposo, Zeus, con un mortal.

Esto hizo que Heracles estuviera tan confundido que, en una ocasión, cegado por la diosa, incluso mató a su esposa e hijos, causando un dolor enorme.

Como nadie podía castigarlo, debido a su enorme fuerza, fue él quien impuso la penitencia, especialmente practicando el autocontrol. Además, para lograr la inmortalidad, se le impusieron 12 tareas muy difíciles, que luego se convertirían en los mitos de Hércules, como matar a la Hidra de Lerna o capturar a Cerbero, el perro del infierno, y sacarlo de infiernos.

MITOS GRIEGOS CORTOS

Con todas estas tareas, que se consideraban imposibles, Hércules logró, con la ayuda de ciertos dioses que lo tenían en alta estima, convirtiéndose así en inmortal y en uno de estos mitos griegos cortos.

La caja de Pandora

El mito de Pandora, está en el corazón de la mitología griega. Pandora se convertiría en el equivalente de Eva en los mitos griegos.

Fue la primera mujer, creada por Hefesto bajo Zeus, quien le pidió que hiciera a una mujer joven tan bella como inmortales con arcilla y que fuera dotada, sin embargo, con un carácter inconsistente y varios vicios como mentiras y seducción.

Era, para Zeus, una forma de vengarse de los hombres, y también de Prometeo, que les había disparado, porque, según el mito, antes de la creación de Pandora, los hombres habían vivido felices y en paz.

Como parte de su venganza, Zeus le presentó a Epimeteo, el hermano de Prometeo, Pandora, y él, seducido por la mujer, la tomó por una mujer. Como regalo de bodas, Pandora se le entrega una oscura caja que nunca debería abrirse, sin embargo, Pandora no pudo resistir la tentación y terminó abriendo la caja. Este era el plan de Zeus.

MITOS GRIEGOS CORTOS

De esta caja se han escapado todos los males del mundo, como la envidia y la lujuria, y solo la esperanza ha permanecido allí. De ahí viene la frase: la esperanza es lo último que pierdes.

Otros mitos Más

Luego, le mostraremos una docena de grandes mitos griegos, la mayoría de ellos muy conocidos, que nos permiten sumergirnos en la idiosincrasia y la forma de ver el mundo de la cultura helénica, en la antigua Grecia.

El origen de Medusa

El nombre Medusa es muy conocido en la cultura occidental, siendo esta una divinidad marina de la mitológica griega muy popular. El mito más conocido del que forma parte tiene que ver con su muerte a manos de Perseo, pero otro que puede ser de interés es el origen de su nacimiento. Aunque hay varias versiones, una de ellas indica lo siguiente.

Medusa fue una vez una mujer que mostraba una hermosura y juventud, una clerical de Atenea cuya belleza era admirada por todos los que la miraban y tenían varios pretendientes. Un día, el dios Poseidón observó a la joven y se enamoró de ella. El dios de los mares decidió secuestrar a Medusa y llevarlo contra su voluntad al templo de Atenas.

Este hecho enfureció a Athena, quien decidió maldecir a la mujer convirtiendo su hermoso cabello en serpientes furiosas, además de hacer que cualquiera que la mirara directamente a los ojos se convirtiera en piedra “.

La caída de Ícaro

Ícaro es uno de los mitos que más nos advierte sobre los riesgos de ignorar lo que dicta la sabiduría y de actuar descuidadamente sin considerar las posibles consecuencias, o de querer lograr y abarcar más de lo que podemos. El mito dice lo siguiente.

MITOS GRIEGOS CORTOS

“Ícaro era hijo de Dédalo, un sabio anciano de gran conocimiento que pudo construir el laberinto en el que el Rey Minos encarceló al minotauro.

Dicho rey, para evitar que alguien supiera cómo encontrar la salida del laberinto, decidió encerrar al sabio e Ícaro de por vida en una torre.

Dédalo soñaba con escapar de su prisión, pero no podía escapar ni por tierra ni por mar. Finalmente, llegó a la conclusión de que podía escapar en el aire, y así hizo dos grandes pares de alas de cera de cera y plumas de ave.

Antes de partir, el sabio Dédalo le advirtió a Ícaro que no vuele demasiado alto o demasiado rápido, porque las alas de cera no resistirán.

Los dos comenzaron el vuelo, escapando de su encierro. Pero Ícaro, al ver la belleza del Sol, ignoró las instrucciones de su padre y voló más y más alto, tratando de acercarse hasta casi tocar el sol. Pero las alas no pudieron resistir el calor, se desmoronaron y causaron la prevención y la muerte de Ícaro. ”

El pueblo que procede de las hormigas: los mirmidones

La palabra mirmidón puede no puede ser de conocimiento de todos, hoy en día, pero es el nombre de un pueblo famoso en la antigüedad por la su fama de la habilidad de sus guerreros, siendo incluso citados en la Ilíada. Aunque existen diferentes versiones de este mito,aquí hablaremos el dicho por Ovidio.

“Dice el mito que el rey del Olimpo, Zeus, mantuvo un amorío con la ninfa Égida y posteriormente le puso su nombre a una isla frente al Peloponeso. No obstante, al saber de esto, Hera de la aventura de su esposo y del nombre puesto a la isla, decidió mandar una horrible peste que terminó matando a la gran mayoría de quienes la habitaban.

Entre los pocos que lograron vivir se contaba el rey de la isla, Éaco de Egina, el cual suplicó a Zeus que repoblara la isla.

Mientras oraba un rayo del sol alumbra a una fila de hormigas en un roble, algo que hizo que el rey decidiera pedir que surgieran tantas personas como hormigas había visto sobre el árbol. Éaco de Egina se durmió y soñó que las hormigas en el roble caían al suelo y al hacerlo se transformaban en personas.

Al despertar, la isla se encuentra con el número de habitantes de antaño, después de esto fueron nombrados en honor de las hormigas de las que procedían (mirmidón podría traducirse como hombres hormiga)”.

El mito de Sísifo

Otro mito griego relativamente corto es el de Sísifo, rey de Ephire (más tarde Corinto, ciudad de la que se le considera fundador de los mitos). Este mito se ha utilizado como simbolismo del precio de la avaricia y el engaño, además de hacer esfuerzos innecesarios (especialmente por el castigo que se le inflige). El mito dice lo siguiente.

Hubo un tiempo en que la región de Efira tenía un rey llamado Sísifo, de gran astucia pero que tenía la gran culpa de ser terriblemente manipulador y tacaño.

Pero llegó el día en que su ambición y sus acciones enojaron a Zeus al acusarlo del secuestro de la ninfa de Aegina frente a su padre, Asopo, a cambio de fuentes de agua dulce para su ciudad.

Zeus ordenó a Thanatos que viniera a llevar al rey Sísifo al inframundo, pero una vez allí, el malvado rey invitó a la deidad de la muerte a comer, engañándolo de tal manera que logró encadenarlo. una célula.

Con la muerte encerrada, no hubo muertes, algo que terminó exasperando a Hades y finalmente decidió que Ares liberaría a Thanatos y llevaría a Sísifo al infierno.

Sin embargo, el rey inteligente le pidió a su esposa que no lo honrara en su funeral a su muerte, una solicitud que ella satisfizo.

Este hecho sería utilizado por Sísifo para engañar a Hades, pidiéndole que lo devolviera a la vida ya que su esposa no había celebrado el funeral correctamente y no lo había honrado.

El dios del inframundo aceptó a cambio de su regreso después de hacerlo. Pero Sísifo no regresó, hasta que la muerte ocurrió varios años después.

Sísifo sería castigado en última instancia por Zeus y Hades. Su sentencia era tener que subir una piedra en la ladera de una montaña hasta la cima. Sin embargo, cuando llegara allí, se caería al otro lado de la montaña, con lo que tendría que ser empujada hacia la cima, lo que se repetiría en un ciclo eterno. ”

El mito de Tiresias

Tiresias es uno de los videntes ciegos más famosos de toda la mitología griega, consultado por una gran cantidad de héroes.

También es parte de uno de los casos de  travestismo que aparecen en la mitología. Uno de los mitos que nos cuenta sobre él es el siguiente, que a su vez explica el origen de su ceguera.

“La leyenda dice que mientras caminaba un día en el monte, Tirésias encontró dos serpientes en camino a las montañas en plena cópula. Tiresias quería separarlas y golpear a la mujer con su bastón, matándola.

Pero al hacerlo, ella la acción lo llevó a ser maldecido y a vengarse, su sexo cambió y se convirtió en mujer. Tiresias en su vida como mujer durante 8 años, después de lo cual retornaría a encontrarse con las mismas serpientes. Esta vez, golpeó y aniquiló a un macho, volviéndose hombre nuevamente.

Años más tarde, los dioses Zeus y Hera discutieron sobre cuál de los dos sexos tenía más sexo. Tiresias fue elegido como juez porque había vivido como hombre y mujer. Pero la respuesta de Tiresias, quien propuso que la mujer debería disfrutar más, enfureció a Hera.

Como castigo, la diosa lo dejó ciego. Sin embargo, en compensación por esta acción, Zeus le ofreció el don de la clarividencia. Esto haría de Tiresias uno de los videntes más famosos de toda la mitología griega a lo largo de su vida.

El mito de Eco

Algunos mitos pretenden explicar el origen de algunos fenómenos, como ocurre por ejemplo con el del eco. La explicación mitológica de este fenómeno se explica a continuación:

“Eco era una oréades o ninfas del bosque y de la montaña. De su boca salían las más hermosas palabras, pero tan hermosas eran, que Zeus empezaría a sentirse atraído por ella. Hera, Al ser descubierto su mentira, maldijo a Eco le arranca la voz y haciendo que solo pudiera ser escuchada las últimas palabras que le dijera su interlocutor.

Pasó el tiempo y la ninfa se enamoró del joven Narciso, observándose a escondidas. Un día, el joven se fue a un lado sus amigos y recibirá a la ninfa. Sin embargo la hecho a un lado de mala manera, algo que provocó que la ninfa pasará a ocultarse en una cueva, donde se consumió hasta solo quedar su voz”.

El mito de Narciso

El mito que le da nombre al narcisismo y que nos advierte que no nos subestimemos, el mito de Narciso es otro mito corto de origen griego que también está profundamente relacionado con el anterior. El mito nos dice lo siguiente.

Hijo del dios Cefiso y Liriope, Narciso era un joven muy guapo y atractivo que, según el gran adivino Tiresias, viviría durante muchos años hasta que viera su reflejo.

El joven despertó la admiración de hombres y mujeres y se dio cuenta de su atracción, hasta el punto de ser muy engreído y despreciar las virtudes y sentimientos de los demás, incluida la ninfa Echo o la joven Aminias.

Le daría a este último una espada, con la cual el joven rechazado se suicidaría. Poco antes de su muerte, al orar a la diosa, de la venganza Némesis pidiéndole a Narciso que conociera el amor no correspondido. La deidad respondió.

Un día, acercándose para beber, Narciso vio su reflejo en el agua de un estanque y se enamoró perdidamente de él. Finalmente, tratando de acercarse a su amada, Narciso cayó al agua y terminó ahogándose.

La leyenda de Andrómeda 

Andrómeda es el fruto de de Casiopea y Cefeo, el rey de Etiopía. Su madre estaba tan presuntuosa de su hermosura y la de su hija que presumió que eran más bellas que las Nereides, lo que irritó a estas chicas en el mar y se quejaron ante el dios Poseidón.

Este último amago con enviar una inundación y un leviatán marino llamado Cetus para destruir el reino por tal ofensa.

Temiendo que su ciudad fuera destruida, los reyes consultaron al Oráculo de Amón, quien les explicó que la única forma de salvar su ciudad y calmar la ira de Poseidón era sacrificar a su bella hija Andrómeda en sacrificio al monstruo.

Los reyes no tuvieron más remedio que tomar la decisión inmovilizar a Andrómeda a las rocas para que Cetus terminará con su vida, pero prometieron que si alguien la salvaba, le darían la mano en matrimonio.

Abrumados y con sollozos de lástima, los gritos de Andrómeda llegaron a oídos de un jinete que volaba sobre el cielo sobre su caballo con alas. Este nada más que Perseo, que acababa de matar a Medusa cortándole la cabeza y sobre la montura de Pegaso.

Al ver a la joven desanimada y al monstruo marino acercándose a ella, ella voló rápidamente hacia él y trajo la cabeza de Medusa para que se convirtiera en piedra y luego se hundiera en el mar.

Tan pronto como soltó a Andrómeda, ambos se con solo verse a los ojos ambos quedaron unidos en sus corazones . Sus padres, que habían asegurado que su salvador podría tomar su mano con él, no cumplieron su palabra y Cassiopée quería terminar con la vida de Perseo, pero se defendió convirtiéndolos en piedra.

Zeus ubicar las imágenes de Cefeo y Casiopea en el firmamento, y por su parte Poseidón castigó a la reina por su deslealtad y soberbia, ubicándola sentada en su trono para que ciertas estaciones del año la dejaran boca abajo.

Perseo vuelve a su isla para casarse con Andrómeda. En esos días la diosa Atenea colocó sus imágenes juntas en el cielo, cerca de Casiopea y Cefeo, y el caballo alado Pegaso y el monstruo marino Cetus.De esa manera se crearon su correspondiente constelación.

La leyenda de Filemón y Baucis

Hay una antigua historia griega según la cual, en la antigua ciudad de Tiana, hay, en la cima de una colina, un viejo roble de màs de mil años y un hermoso y grande tilo de la misma edad. Aparentemente, estos elementos del paisaje son, de hecho, el final de una bella leyenda, la leyenda de Filemón y Baucis.

Un día, Zeus y Hermès deciden emprender un viaje , tomando la forma de  mendigos. Llegaron a esta ciudad en medio de una gran tormenta, por lo que decidieron pedir refugio a todos sus habitantes. La sorpresa de los dioses fue que ninguno de sus ciudadanos quería alojar a los dos mendigos.

La ira de los dioses era más que evidente, sin embargo, una pareja mayor, Filemón y Baucis, les ofreció su humilde cabaña, quizás una de las más humildes de todas. Los dioses los acompañaron con sus túnicas de mendigo.

Los anfitriones ofrecieron a los dos extraños comida y bebida. Sin embargo, en un momento durante la noche, Baucis notó que las tazas y los platos no habían disminuido en términos de contenido. Esto lo sorprendió y concluyó que estos individuos eran de hecho dioses y que, por esta razón, su comida y bebida mortales no los satisfacía.

Filemón corrió hacia los corrales para tomar el único animal que tenían, un ganso. Pero cuando estaba listo para matarlo para ofrecérselo a los dioses, este ganso voló a los brazos de Zeus. El dios se puso de pie y aseguró que el sacrificio del animal no era necesario. También agradeció a la pareja por su actitud hospitalaria.

Antes de irse, Zeus le pidió a la pareja que lo acompañara a las montañas, porque planeaba destruir la ciudad dada la mala respuesta que había recibido del resto de los ciudadanos. Una vez en la montaña, la pareja observó cómo su ciudad y todos los habitantes que vivían allí fueron destruidos.

Un castigo que no hizo ni parpadeó al gran y enojado Zeus, solo quedaba la casa de la pareja, que luego se convirtió en un santuario, y ellos fueron los responsables. Además, Zeus decidió convertirlos después de su muerte.

Si te pareció interesante este artículo, te invitamos a disfrutar de estos otros relacionados a la mitología griega:

(Visited 5.241 times, 10 visits today)

Deja un comentario