Medusa en la mitología griega: ¿Quién es? Historia y más

En la mitología griega, Medusa era una Gorgona, una mujer de rostro horrible y con serpientes vivas como cabello. Cuentan que quien la viera a los ojos quedaba convertido en piedra. Conoce más de Medusa en la mitología griega y todo lo relacionado con este ser sobrenatural.

MEDUSA MITOLOGÍA GRIEGA

¿Quién es Medusa?

El nombre de Medusa, en griego Μέδουσα, significa «guardiana, protectora». Suele describirse como una mujer horrible, de figura humana pero con alas y serpientes vivas en lugar de su cabello. Era una Gorgona, un monstruo; hija de Forcis y Ceto. Ciertos autores, como Higinio, aseguran que descendía de Gorgona y Ceto.

Medusa fue degollada por Perseo, el héroe griego, quien luego utilizó la cabeza como arma durante los combates. Esto, porque el miembro de la Gorgona que había sido decapitado, conservó la capacidad de convertir en piedra a todo aquel que la mirara. Perseo le entregó la cabeza a Atenea y ésta la puso sobre su escudo. En la mitología griega, la cabeza de Medusa era considerada como un amuleto contra el mal, cuyo nombre era Gorgoneimon.

Las Gorgonas

Entre las tres Gorgonas, Medusa era la única mortal, por ello es la “Gorgona por excelencia”. Puede ser llamada Medusa o Gorgona, ya que el solo nombre refiere la impresionante historia de este monstruo mitológico. Los orígenes de Medusa en la mitología griega pasan por el conocimiento primero de quiénes eran las Gorgonas.  Se trataban de unos monstruos que habitaban el Occidente del mundo, cerca de lo que los griegos señalaban como el “reino de los muertos”.

Este es el origen de su estrecha relación con el mundo del inframundo y de la muerte en algunos de los mitos. Las gorgonas eran temidas, no sólo por los humanos, sino también por las deidades olímpicas. Tal pánico era a causa sus ojos que, al mirarlos, soltaban rayos capaces de convertir en piedra a quien los viera. Además, su aspecto era horrible, con afilados colmillos de jabalí y serpientes vivas como cabellos.

Medusa en la Mitología Griega

Medusa es uno de los personajes más llamativos entre las leyendas de Grecia. Su historia es interesante, y para algunos puede resultar conmovedora, pues era una “mujer-monstruo” que representaba la dualidad entre la belleza y la maldad que podrían surgir de una fémina.

MEDUSA MITOLOGÌA GRIEGA

 

Las Grogonas, Euríale, Esteno y Medusa, eran hijas de las divinidades del mar Forcis y Ceto, su hermana; monstruos ctónicos del mundo antiguo. Tienen otras hermanas, las Grayas, tal como lo refiere Esquilo en su obra Prometeo encadenado. En este relato, las dos trinidades de hermanas son ubicadas en la lejana y espantosa llanura de Cistene. Así lo escribe: “No lejos de ellas viven las Gorgonas, horror de los mortales, tres hermanas aladas, de cabellera de serpientes, cuya vista ocasiona al punto la muerte”

Pintores de vasos y tallistas más antiguos representaron a Medusa y a las otras Gorgonas como unas criaturas espantosas, similares a los monstruos. A partir del siglo V, los artistas empezaron a mostrarla con un rostro hermoso, pero terrorífico. En una oda de Píndaro, escrita en el 490 a.C. ya el autor se refería a la Gorgona como “Medusa hermosa”.

Años más tarde, el poeta romano Ovidio presenta una versión distinta de la griega. En su obra relata que, al principio, Medusa era una mujer muy bella, “la celosa aspiración de mucho pretendientes”. Su belleza atrajo al dios Poseidón, quien abusando de su poder, la violó dentro del templo de Atenea. Cegada por los celos y la ira, Atenea convirtió su hermoso cabello en un nido se serpientes vivas.

La maldijo con un rostro abominable que podía convertir en piedra a quien la mirase. En la versión escrita por Ovidio, Perseo asegura que ese castigo es bien merecido.

Destino final

En casi todos los relatos sobre este personaje, Medusa es degollada por Perseo, quien fue enviado por el rey Polidectes de Sérifos para rescatar la poderosa cabeza. Conocedores de todo lo que ocurría, los dioses olímpicos ayudaron a Perseo, entregándoles atavíos que lo ayudarían para llevar a cabo su tarea. Así, Atena le dio un escudo reflector y Hermes unas sandalias de oro con alas.

De Hefesto recibió una espada y de Hades, el yelmo que lo hacía invisible. Medusa era la única mortal de las tres Gorgonas, por eso Perseo logró asesinarla mientras veía su reflejo en el espejo de Atenea. En ese tiempo, Medusa estaba encinta, producto de su relación con Poseidón. Al momento de ser decapitada de su vientre salieron Crisaor, el gigante con la espada de oro, y Pegaso, el caballo con alas.

MEDUSA MITOLOGÍA GRIEGA

Otros relatos

Estudiosos de la mitología griega, como Jane Ellen Harrison, defienden que “su potencia solo comienza cuando su cabeza es cortada, y la potencia reside en la cabeza; en una palabra, es una máscara con un cuerpo adjunto…la base del Gorgoneion es un objeto de culto, una máscara ritual incomprendida”.

Homero hace mención de las Gorgonas en la Odisea XI, sin mencionar específicamente a Medusa: “…pero se empezaron a congregar multitudes incontables de muertos con un vocerío sobrenatural y se apoderó de mí el pálido terror, no fuera que la ilustre Perséfone me enviara desde Hades la cabeza de la Gorgona, del terrible monstruo.”. En su obra, Harrison asegura que “la Gorgona estaba hecha de terror, no el terror de la Gorgona”.

En los relatos de Ovidio se lee que en el noreste de África, Perseo traspasó las fronteras, muy lejos del titán Atlas, quien sostenía el cielo y lo petrificó cuando lo atacó repentinamente. Un relato relacionado refiere que los corales que dan color al Mar Rojo fueron producto de la sangre de Medusa que cayó sobre las algas marinas, luego de que Perseo dejara la cabeza en la orilla del mar, a su paso por Etiopía. Allí se casó con la princesa Andrómeda.

Asimismo, en los relatos Argonauticas y la Metamorfosis, de Ovidio, y Farsalia, de Lucano, dan cuenta de que las víboras del Sahara, serpientes por demás venenosas, nacieron de las gotas de sangre de Medusa. Además, fue creadora de la Anfisbena, serpiente mitológica con una cabeza en cada uno de sus extremos.

Perseo voló de regreso a Sérifo, donde su madre esperaba ser rescatada de los brazos del rey Polidectes, quien quería obligarla a casarse con él. El rey fue transformado en piedra al mirar la cabeza de Medusa. Después, Perseo entregó la cabeza a la diosa Atenea, quien la incrustó en su escudo, la Égida. Algunos clásicos hablan de las tres Gorgonas, pero Harrison desestima el hecho de Medusa multiplicada en otras dos hermanas, pues los consideraba un elemento secundario de la historia. Asegura que:

“La forma triple no es primitiva, es solo un ejemplo de una tendencia general…que hace a cada diosa femenina una trinidad, que nos dio las Horas, las Cárites, Las Semnai, y una multitud de otros grupos triples. Es inmediatamente obvio que las Gorgonas no son realmente tres sino una más dos. Las dos hermanas no asesinadas eran meros apéndices debido a la costumbre; la Gorgona real es Medusa”.

Medusa y Atenea

Sin duda, uno de los personajes más conocidos de la mitología griega es Medusa. Como se sabe, forma parte de las Gorgonas, cuyos padres fueron Forcis y Ceto. Pero, a diferencia de sus hermanas, Medusa poseía una particular característica: era la más bella de las tres y era la única mortal.

Era tan deslumbrante su belleza que obsesionó a Poseidón. El dios, víctima de su amor casi obsesivo, sedujo a Medusa y la violó en el templo de Atenea. Este vil acto generó un enfrentamiento entre Atenea y Poseidón. Cuando se enteró de lo ocurrido, la furia de la diosa de guerra fue tal que decidió castigar a Medusa, a quien hizo igual de monstruosa que sus otras dos hermanas, Euríale y Esteno.

El hogar de las Gorgonas quedaba en el Occidente extremo, en las cercanías del mundo de los muertos. Tenías colmillos como los jabalíes, manos de broce, alas doradas y cabellos llenos de serpientes vivas. De sus ojos brotaban chispas que convertían en piedra a quien as mirara.

Además, Afrodita también sintió celos de Medusa por la belleza de su melena y por eso llenó su cabello de serpientes. La que una vez fue una hermosa mortal, fue desterrada y condenada a vivir en territorio hiperbóreo. Medusa quedó embarazada de Poseidón, lo que profundizó aún más la ira de Atenea, quien ordenó a Perseo que asesinara a la Gorgona.

MEDUSA MITOLOGÍA GRIEGA

Muerte

Una vez recibida la misión, Hermes le entregó a Perseo unas sandalias aladas. Atenea también le entregó un escudo que reflejaba imágenes como un espejo. Esta protección fue de gran ayuda para el héroe: el escudo lo protegería de la mirada de la Gorgona y, si esta llegaba a mirarle repelería los rayos gracias a su poder reflector. Pero no hubo necesidad de emplear el escudo. Perseo esperó que Medusa se durmiera y, gracias a sus sandalias voladoras, se colocó sobre Medusa y, aprovechando su sueño, le cortó la cabeza en el acto.

Este firme corte abrió el cuello de la Gorgona, de donde brotaron sus hijos Crisaor y Pegaso. La cabeza de Medusa fue usada por Perseo para asesinar al rey Policdetes y rescatar a su madre Andrómeda. Luego, la entregó en manos de Atenea, quien la uso como escudo en todas sus contiendas.

La sangre que brotó, producto del degollamiento de Medusa, fue resguardada por los dioses olímpicos, para circunstancias que sólo ellos conocían. La sangre de su vena izquierda era un mortífero veneno y, la que emanó de su vena derecha, era un líquido sanador con el poder, incluso, de resucitar a los muertos.

Atributos de Medusa

Como personaje capaz de representar la belleza y la maldad, Medusa posee una serie de atributos y características que la hacen destacar dentro de la mitología griega. A continuación se mencionan estos atributos de símbolos como Medusa, mitología griega y otros relacionados.

  • Posee serpientes vivas en lugar de cabello sobre su cabeza: esto se debe a que, llena de celos, la diosa Afrodita la maldijo arrancándole el cabello, que es un símbolo natural de belleza femenina y transformándolo en víboras.
  • Su mirada es mortal: Luego de que Poseidón violara a Medusa en el templo de Atenea, la diosa sintió tanta ira que la castigó convirtiéndola en un terrible monstruo que despedía rayos de sus ojos y podía convertir en piedra a quien la mirara, asesinándolo en el acto.
  • Con su mirada convierte a las personas en piedra: Producto del castigo que le impuso la diosa Atenea, quien la mire se convierte en piedra.
  • Su sangre es un veneno mortal: los dioses olímpicos guardaron celosamente la sangre que derramó Medusa al ser decapitada, pues de su vena izquierda brotaba un veneno mortal que podría matar a cualquier persona.
  • La sangre de su vena derecha es, también, un elixir sanador: La sangre que brotó de su vena derecha puede sanar cualquier mal e, incluso, resucitar a los muertos.
  • La cabeza de la Gorgona se convirtió en escudo: Primero usada por Perseo para rescatar a su madre, Andrómeda; y luego incrustada en el escudo de Atenea para petrificar a sus enemigos durante sus batallas.
  • La cabeza fue convertida en amuleto: Gracias al uso que le dio Atenea y al poder de ésta, la cabeza de Medusa fue considerada como un amuleto para la protección del pueblo de Grecia.

Interpretaciones modernas

Son diversos los análisis y las interpretaciones que se han generado en torno al mito de Medusa. Historiadores, eruditos e, incluso, psicólogos, han pasado por su tamiz el sorprendente relato de esta Gorgona. Cada uno emite una opinión, desde su perspectiva, al punto de que hay quienes aseguran que hay elementos de la historia griega que deben considerarse.

Histórica

Son muchos los eruditos que coincidieron en su interpretación del relato mítico de Medusa, atribuyéndole características de “mito cuasi histórico” o memoria «sublimada» de una invasión real. Así se desprende de uno de los trabajos del investigador Joseph Campbell:

“La leyenda de Perseo decapitando a Medusa significa, específicamente, que «los Helenos invadieron los principales santuarios de la diosa» y «despojaron a sus sacerdotisas de sus máscaras de gorgona», siendo las últimas caras apotropaicas vestidas para asustar lo profano.

Es decir, se produjo a comienzos del siglo XII a.C. una ruptura histórica real, un tipo de trauma sociológico, que ha quedado registrado en este mito, mucho de lo que Freud llama el contenido latente de una neurosis se registra en el contenido manifiesto de un sueño: registrado aunque oculto, registrado en el inconsciente pero desconocido o malinterpretado por la mente consciente”.

Psicoanálisis

En 1940 es publicada la obra póstuma del padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, La cabeza de Medusa (Das Medusenhaupt). Este trabajo contribuye de manera significativa para la caracterización del monstruo. Freud presenta a Medusa como “el talismán supremo que proporciona la imagen de la castración – asociada con la mente infantil con el descubrimiento de la sexualidad maternal – y su negación”.

La corriente del psicoanálisis prosigue su crítica literaria del arquetipo de Medusa hasta la actualidad. La investigadora Beth Seelig estudia el castigo que recibió Medusa desde la perspectiva del “crimen de haber sido violada en vez de haber consentido voluntariamente en el templo de Atenea como resultado de los conflictos no resueltos de la diosa con su propio padre”.

Feminismo

Durante el siglo XX, algunos grupos feministas analizaron el papel de Medusa en la literatura y en la cultura moderna, tomando también en cuenta el manejo que se le daba a su imagen dentro del mundo publicitario y en logos, como es el caso de la empresa dedicada a la moda, Versace. El nombre de Medusa es frecuentemente usado, no solo para referirse a ella como tal, sino para referir sus características como Gorgona y para denotar maldad, Pese a sus orígenes de mujer bella, su nombre es sinónimo de fealdad.

Las escritoras Anne Devane y Mary Valentis, escribieron en su libro Female Rage: Unlocking Its Secrets, Claiming Its Power que “Cuando preguntamos a las mujeres a qué se parece la furia femenina, siempre es Medusa, el monstruo de pelo de serpiente del mito, quien les viene a la mente…En una entrevista tras otra nos contaron que Medusa es «la mujer más horrenda del mundo»…[aunque] ninguna de las mujeres que entrevistamos podía recordar los detalles del mito”.

El rostro de Medusa es asumido con mucha frecuencia como representación de la ira femenina. El diario feminista Women: A Journal of Liberation, publicó en 1978 su portada en la que aparecía la imagen de la Gorgona Medusa de Froggi Lupton. En el artículo que acompañaba la foto escribieron: “puede ser un mapa para guiarnos a través de nuestros terrores, a través de las profundidades de nuestra ira a las fuentes de nuestro poder como mujeres”.

En el otoño de 1986, la revista Woman of Power, publicó el artículo de Emily Erwin Culpepper, titulado Gorgons: A Face for Contemporary Women’s Rage, en el que escribió: “La cara de la Gorgona amazona es la furia femenina personificada. La imagen de Gorgona/Medusa ha sido rápidamente adoptada por grandes números de feministas que reconocen como una cara de nuestra propia ira».

Nihilismo

En ocasiones, Medusa parecía ser la contraparte del idealismo romántico, asomando elementos del nihilismo y del determinismo científico. Desde este análisis del personaje, el empeño de evitar mirar a la Gorgona a los ojos significa “la evitación de la ostensiblemente deprimente realidad de que el universo no tiene sentido”. El escritor Jack London, en su novela The Mutiny the Elsinore, expresa lo siguiente:

“No puedo evitar recordar una observación de De Casseres. Era sobre el vino de Mouquin. Dijo: «El instinto más profundo en el hombres es ir a la guerra contra la verdad; eso es, contra lo real. Él huye de los hechos desde su infancia. Su vida es una evasión perpetua. El milagro, la quimera y el mañana lo mantienen vivo. Vive en la ficción y el mito. Es la mentira la que lo hace libre…

…Solo los animales tienen el privilegio de levantar el velo de Isis; los hombres no se atreven. El animal, despierto, no tiene escape ficticio de la realidad porque no tiene imaginación. El hombre, despierto, se ve obligado a buscar una evasión permanente en la esperanza, creencia, fábula, arte, dios, socialismo, inmortalidad, alcohol, amor. De la Verdad-Medusa hace un llamamiento a la Mentira-Maya”.

Importancia de Medusa en la mitología

Dentro de todos los personajes y relatos de la mitología griega Medusa es, sin duda, uno de los mitos que más relevancia ha tenido. Aún en la actualidad, sigue siendo objeto de estudio y análisis de todo tipo, además de haber sido la musa que inspiró, y todavía inspira, a muchos artistas. Pintores como Klimt, Rubens y hasta Leonardo da Vinci.

Más allá de su desagradable y aterrador aspecto, el mito de Medusa atrae por lo dramático de su historia: A causa de una relación sexual que al parecer no fue consentida, fue maldita durante toda su existencia hasta morir degollada. La ira y el odio de los dioses olímpicos se muestran tan implacable que hace ver que nada está fuera de su alcance. Las deidades dejan ver sus más bajas pasiones como el odio, la ira, los celos y la venganza.

Medusa fue una bella mujer cuyo único error fue despertar el amor y el odio en los dioses. Pero la convirtieron en una criatura espantosa y desterrada en el confín de la tierra. Muchos no conocen la verdadera historia de Medusa y la catalogan, a priori, como un ser malvado y cruel, como una “mujer malvada”. Tan solo fue una víctima más de la furia divina.

Hoy en día, se sigue representando como la “señora de las bestias”, la que media entre el cielo y el infierno. Pero también, pese a su pasado sombrío, se ha erigido como la representación del ciclo de la vida y el símbolo de los misterios femeninos.

Si deseas leer otras lecturas similares, haz click en los siguientes enlaces:

(Visited 2.384 times, 1 visits today)

Deja un comentario