¿Cuáles y cuántos fueron los trabajos de Hércules?

El semidiós más famoso de la mitología Griega, poseedor de una gran fuerza y destreza hizo de Hércules un héroe digno de admirar, su vida estuvo envuelta en aventuras y proezas extraordinarias; sin embargo, por un suceso desafortunado y atroz de su vida lo llevó a realizar lo que hoy en día se conocen como Los Trabajos de Hércules.

LOS TRABAJOS DE HÉRCULES

¿Cuáles fueron los 12 trabajos de Hércules?

Lugo de que Zeus dejara encinta a Alcmena quien sería la madre de Hércules, anunció que el próximo hijo nacido en la casa de Perseo adquiere el derecho directo al trono convirtiéndose en rey. Al escuchar esto, Hera esposa de Zeus, intervino para que Euristeo llegará al mundo dos meses antes de lo planificado, este también pertenecía a la casa de Perseo al igual que Hércules, a quien su madre dio a luz tres meses después. Cuando Zeus se dio cuenta de lo que había sucedido se puso furioso, pero su imprudente proclamación continuó siendo válida.

Desde su juventud, Euristeo sabía que el verdadero sucesor del trono que ocupaba era su primo Hércules, pero en lugar de estar agradecido y regocijarse del destino, o más bien de lo que Hera le había proporcionado; él pasaba los días colmados con con envidias, frustración y celos viendo todos los logros de Hércules. Como si eso fuera poco, Euristeo sabía que tenía la valiosa ayuda de la diosa Hera, su gran protectora cuando el tema en cuestión era su odiado Hércules.

A pesar de esto, la vida de Hércules fue tranquila, regocijante y feliz, pues lo poseía todo: el respeto y consideración de sus amigos, el placer y el goce de su trabajo y el cariño de su hermosa esposa Megara, con quien tuvo tres hijos Terímaco, Creontiades y Deicoonte. No obstante, cuando Hércules realizaba un acto heroico, en el momento que se agregaba una nueva victoria a su larga lista, la ira de Hera y su deseo de venganza solo aumentaban.

La diosa Hera durante mucho tiempo analizaba como podía eliminar de la persona que más detestada en el mundo, a ella constantemente le llegaban un sin fin planes maquiavélicos, pero a pesar de todas sus intrigas la cosa no fue fácil porque tenía que tener en cuenta que Hércules tenía el amparo de Zeus; su padre. Después de una cuidadosa consideración, Hera decidió enviarle la venganza más cruel y malo para alguien como Hércules: la locura.

Había algo que la diosa Hera estaba muy consciente,  sabía cualquier plan que pusiera en marcha no sería permanente, que su duración sería corta hasta de unas pocas horas; ya que los dioses del olímpicos tendrían piedad con el hijo de Zeus y lo ayudarían. Esta igual esperaba que esas horas fueran suficientes para arruinar la vida de Hércules, y desafortunadamente la venganza de la diosa se cumplió fructuosamente para ella.

LOS TRABAJOS DE HÉRCULES

Hércules extravió la razón por un período breve de tiempo. El héroe que ganó numerosas batallas, que no podía usar otros instrumentos que sus manos como todo un ejército, borró de su mente su esencia y persona e hizo lo que un padre inclusive, ni la peor pesadilla, podría ocurrir. Hércules intentó en contra de sus propios hijos. Cuando estaba a punto de hacerlo contra su padre, la diosa Atenea quien como Hera ya había previsto, se compadeció de él y lo golpeó con una piedra en el pecho cayendo desmayado al suelo.

Es importante destacar, que hay relatos donde especifican que Hércules acabó con la vida de sus hijos y esposa, y en otros recalcan que solo fue la vida de sus hijos siendo esta la causa para la posterior separación de su esposa, en este artículo continuaremos el relato de acuerdo a la segunda narración.

Para continuar, cuando Hércules volvió en sí libre de su arranque de demencia, encontró la terrible realidad. No creía lo que había hecho, la vida ya no tenía validez para él, su familia y amigos trataron de hacerle comprender que no era su culpa, que había sido una vez más la presa de la venganza de Hera, pero que no le importaba nada tenía sentido y  así comenzó su expiación.

Hércules primeramente dejó de ser cónyuge de Megara, consideraba no ser merecedor de ella. Tiempo después, dejó su tierra, porque recelaba de estar al lado de sus seres queridos. Solo y despojado de todo se encaminó hacia el oráculo de Delfos un territorio de sagrado en la antigua Grecia, fue en búsqueda de una respuesta sobre su futuro. Hércules quería saber si todavía había una posibilidad futura en su vida y, de ser así, cómo podría recuperar el control. Cuando llegó, la adivina lo esperó y dijo:

«Solo hay una forma de encontrar perdón por tus acciones, así como para apaciguar la ira de Hera y ella dejar de enviar venganza a tu vida. Tienes que ponerte al servicio de quién consideras tu peor enemigo tu primo Euristeo, el que gracias a la ayuda de Hera te quitó el trono antes que nacieras.

Ponte a su servicio y haz las doce obras que te ordene. Te prometo que si sobrevives, además de limpiar tu nombre y aunque la esposa de Zeus no apoya la idea, te volverás inmortal».

De esta forma Hércules hizo un cautivo de Euristeo y se inició los doce trabajos, las doce condenas que tuvo que superar luchando con feroces bestias y enfrentando inimaginables peligros.

LOS TRABAJOS DE HÉRCULES

Primer trabajo de Hércules: el león de Nemea

La narración histórica dice que no había ninguna espada tan afilada como para perforar el pelaje del dorado del león Nemean, una bestia terrible que había devorado a muchos guerreros. Hércules usó solo un garrote para debilitarlo, luego lo estranguló con sus propias manos. Después de matarlo, él mismo usó una garra de león para arrancarse la piella cual uso como armadura impenetrable.

Segundo Trabajo De Hércules: Matar A La Hidra De Lerna

La hidra era una serpiente gigante de nueve cabezas, a la que le crecía dos cabezas más cada vez que cortabas una. Hércules fue golpeado por este monstruo hasta que su sobrino y fiel compañero de aventuras Yolao sugirió aplicar fuego a las heridas abiertas antes de que brotaran las nuevas cabezas. Hércules conquistó así la hidra y sus restos se elevaron al firmamento y formando una nueva constelación.

Tercer trabajo de Hércules: capturar a la cierva del monte Cerineo

Dedicada a la diosa Artemisa, la cierva de pezuñas y cuernos de oro era un animal resbaladizo que corría tan rápido que podía vencer incluso las flechas del propio Hércules. El héroe griego la persiguió implacablemente durante todo un año, impresionando a Artemisa y obligando a la diosa a permitir que se llevará al animal con la promesa de devolverlo, lo cual hizo.

Cuarto trabajo de Hércules: capturar al jabalí de Erimanto

De tamaño grande y con un inmenso poder destructivo, el jabalí Erimanto fue una fiera salvaje que durante sus corridas destruyó todo lo que había a su paso, causando estragos en los campos de toda Arcadia. Aconsejado por el centauro Quirón entrenador de Aquiles, Hércules hizo que el jabalí cayera en una trampa y atrapandolo en una enorme montaña de nieve que el semidiós había apilado con este propósito.

Quinto trabajo de Hércules: exterminar a los pájaros del lago Estínfalo

Estas criaturas de alas, garras y picos de bronce devoradoras de humanos, vivían en el impenetrable lago de Estínfalo. Para acabar con estas, Hércules recibió ayuda de la diosa Atenea quien le dio un instrumento cuyo sonido ahuyentará de su escondite a las aves del lago. Al Hércules verlas sobrevolar, usó su poderoso arco para eliminar a cada una de estas criaturas.

Sexto trabajo de Hércules: limpiar los establos de Augias

Los establos del rey Augias eran reconocidos por su tamaño y la fuerza de sus monturas, pero también por siglos sin haber sido lavados. El desafío de Hércules fue limpiar los bloques durante la noche, para lo cual desvió los cauces de los ríos Alfeo y Peneo, haciéndolos fluir a través de los bloques y dejando limpio todo lo que se encontraba en su camino. A cambio de esta tarea satisfactoriamente concluida, Hércules recibió como recompensa algunos de los mejores caballos de Augías.

Séptimo trabajo de Hércules: capturar al toro de Creta

Este imponente Morlaco vivió más allá de Peloponeso en una carrera eterna y descontrolada, en la que destruía todo a su alrededor sin que nadie pudiera detenerlo. Hércules se paró frente al toro y mostrando su fuerza divina, lo agarró por los cuernos y logró frenarlo lo suficiente como para golpearlo y dejarlo inconsciente. Este toro sería utilizado de ofrenda para el dios Poseidón a manos de Minos el rey de Creta.

Luego de que Hércules capturara a la bestia, lo trasladó a Tirinto llevándoselo a Euristeo, quien posteriormente lo libera y este continuaría causando daño hasta que el héroe Teseo más adelante acabe con él.

Octavo trabajo de Hércules: llevar hasta Tirinto las yeguas de Diomedes

Diomedes era el rey de Tracia en su locura, había criado cuatro hermosas yeguas que alimentaba con la carne de sus invitados. Hércules derrotó al rey en la batalla y lo arrojó a sus yeguas para que fuera devorado, aprovechando el breve momento de satisfacción después de la fiesta decidió atar sus hocicos y así finalmente domesticarlas con seguridad.

Noveno trabajo de Hércules: el cinturón de Hipólita

Hipólita reina de los formidables guerreros amazónicos, tenía en su poder un cinturón que le dio el dios de la guerra Ares, su padre. Hércules fue a Temiscira en el mar negro, listo para enfrentarse a tantos enemigos como fuera necesario para obtener el cinturón, pero Hipólita, impresionada por las hazañas y la fuerza de Hércules, se lo dio voluntariamente.

Sin embargo, la diosa Hera para enmarañar el asunto comienza a divulgar que Hércules iba a secuestrar a la reina Hipólita. esto generó un enfrentamiento entre las amazonas y el héroe, durante este acto sangriento muchas vidas acabaron incluyendo la de la reina Hipólita.

Décimo trabajo de Hércules: los toros rojos de Gerión

El décimo trabajo de Hércules fue robar el rebaño de ovejas y toros de Gerión, un gigante con tres cabezas que vivía en la isla de Eritrea. Hércules obtuvó el carro del dios Helio para cruzar el desierto de Libia y al llegar a Eritrea, derrotó a los secuaces de Gerión al aterrador pastor Euritión y Orto el perro de dos cabezas y cola de víbora, y posteriormente mató al gigante usando una flecha sumergida en el veneno de la hidra. Posteriormente, llevó parte de los toros rojos en el carruaje de Helio a Euristeo.

El trabajo de Hércules deberían haber culminado aquí, Euristeo requirió diez pruebas en lugar de doce. No obstante, este estallado de ira por el éxito que había tenido Hércules en cada uno de ellos, el rey dijo que ni la hidra de Lerna, ni los bloques de Augías contaban, porque en el primero contó con la ayuda de Yolao y en el segundo lo recompensaron con su servicio. Por lo tanto, Euristeo ordenó a Hércules realizar dos pruebas adicionales antes de ser liberado de sus oficios.

Undécimo trabajo de Hércules: las manzanas del jardín de las Hespérides

Las manzanas doradas eran uno de los mayores tesoros del mundo griego, codiciadas por los dioses y mortales ya que según otorgaban la eterna juventud,  ubicadas en un jardín secreto bajo la atenta mirada de las ninfas Hespérides y una serpiente.

Hércules descubrió la ubicación del jardín al obligar al Anciano del Mar a que se lo revelará y engañó al Titan Atlas para que recogiera algunas manzanas (pudo porque era el padre de las Hespérides), mientras Hércules sostenía el cielo detrás de él. Cuando consiguió las manzanas, Hércules hizo que Atlas sostuviera nuevamente el cielo mientras este huía.

Duodécimo trabajo de Hércules: llevar a Euristeo a Cerbero

El último trabajo de Hércules fue descender al Inframundo y tomar a su guardián Cerbero, el canino de tres cabezas de Hades. Con la ayuda de los dioses Hermes y Atenea, Hércules descendió al inframundo y se encontró frente a frente con Hades, a quien convenció para que lo dejara tomar Cerbero siempre que no usará ningún tipo arma para ello. Hércules se arrojó sobre la criatura del perro y lo atrapó agarrando las tres cabezas al mismo tiempo.

Cuando Euristeo vio a Cerberus en su palacio, quedó paralizado por el miedo y después de ver completados con éxito los doce trabajos, no tuvo más remedio que liberar a Hércules de sus servicios y considerar que se había purgado su culpa por el crimen cometido. Durante estas doce obras, Hércules había destruido los monstruos que aún habitaban la tierra y había hecho del mundo un lugar donde los seres humanos podían prosperar y vivir en paz. Es por eso que Hércules es considerado el héroe de la humanidad.

Si te pareció interesante este artículo, te invitamos a disfrutar de estos otros relacionados a la mitología griega:

(Visited 1.010 times, 1 visits today)

Deja un comentario