Ave Fénix: Origen, Significado, Mitos y Leyendas

A través de este interesante artículo te invitamos a que descubras todo lo relacionado con el Ave Fénix, sus posibles orígenes así como el significado y además hablaremos sobre resiliencia y sabremos su  importancia en la superación que alcanzamos y mucho más, no deje de leerlo.

AVA FÉNIX

El mito del ave Fénix y el maravilloso poder de la resiliencia

Carl Gustav Jung ,este personaje fue un médico psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo, nos analizó en su trabajo de investigación con el título “Símbolos para la transformación” que el hombre y el ave Fénix se puede observar que mantiene un gran parecido. La emblemática criatura de fuego que puede levantarse majestuosamente de las cenizas con su propia destrucción también simboliza el poder de la resistencia, la capacidad inigualable de renovarnos en seres mucho más fuertes, más valientes y más brillantes.

Existe una mítica leyenda que prácticamente  ha sobrellevado todas nuestras formaciones, culturas y raíces legendarias, es sin duda el que se refiere al ave Fénix. Se decía que sus lágrimas curaban, tenían una gran fortaleza, un gran dominio sobre el fuego y una sabiduría infinita. Era esencialmente uno de los arquetipos más poderosos expuestos por este investigador, ya que en su fuego contenía tanto creación como destrucción, vida y muerte.

Del mismo modo, es interesante saber que encontramos referencias tempranas a su mitología tanto en la poesía árabe como en la cultura grecorromana e incluso en gran parte del patrimonio histórico de Oriente. En China, por ejemplo, Phoenix o Feng Huang no solo simbolizan la más alta virtud, poder o prosperidad, sino que también representan el yin y el yang, la dualidad que constituye todo lo que existe en el universo.

Pero vale la pena recordar, es en el antiguo Egipto donde aparecen los primeros testimonios culturales y religiosos alrededor de esta figura y allí, a su vez, se forma la imagen que tenemos hoy de la resiliencia. Cada detalle, matiz y símbolo que describe este mito nos ofrece sin duda un buen ejercicio para reflexionar.

El ave Fénix y el poder de renacer de nuestras cenizas

El Dr. Viktor Frankl, neuropsiquiatra y fundador de logoterapia, sobrevivió a la tortura en los campos de concentración. Como él mismo explicó en muchos de sus libros, una experiencia traumática siempre es negativa, pero lo que sucede depende de cada persona. Está en nuestras manos resucitar, resucitar de nuestras cenizas en un triunfo sin igual o, por el contrario, limitarnos a no movernos, colapsar.

Esta admirable habilidad para renovarnos, recuperar el aliento, el deseo y la fuerza de nuestra miseria y vidrios rotos, pasa primero por una fase realmente oscura que muchos sin duda habrán experimentado en su propia piel: estamos hablando de la “muerte”. Cuando pasamos por un momento traumático “morimos un poco”, todos dejamos ir una parte de nosotros mismos que nunca volverá, que nunca será lo mismo.

AVE FÉNIX

De hecho, Carl Gustav Jung establece nuestro parecido con el ave Fénix porque esta increíble criatura también muere, también proporciona las condiciones necesarias para perecer porque sabe que una versión mucho más poderosa de sí mismo surgirá de sus propios restos.

Por lo tanto, y entre todos los mitos que rodean esta figura, son los egipcios quienes nos ofrecen, como se ha dicho, los puntos más importantes son aquellos en los que debemos tener calma para comprender mejor la relación del Fénix con la resiliencia.

El ave Fénix en Egipto

Publio Ovidio Nasón explicó en sus escritos que en Egipto, el ave Fénix murió y renació una vez cada 500 años. Para los egipcios, esta majestuosa garza era Bennu, un pájaro asociado con la subida del Nilo, el sol y la muerte y que según explicaron, había nacido bajo el árbol del Bien y del Mal. Este sorprendente ser comprendió que era necesario renovarse para ganar mayor sabiduría y para esto seguí un proceso muy cuidadoso.

Se desplazaba en el aire por todo Egipto para construir un nido con los elementos más bellos: tallos de canela, tallos de roble, nardo y mirra. Luego, incrustado en el nido, cantó una de las melodías más bellas que los egipcios habían escuchado y dejó que las llamas lo consumieran.

Tres días después, el pájaro Fénix renació lleno de fuerza y ​​poder. Luego tomaría su nido y la dejaría en Heliópolis, en el Templo del Sol, para comenzar un nuevo ciclo para inspirar a la gente de Egipto.

La resiliencia y nuestro «nido» de transformación

Como vemos, esta leyenda egipcia sobre el ave Fénix es una hermosa historia. Sin embargo, discutamos algunos de sus pormenores. Por ejemplo, centrémonos en cómo este ser fabrica su nido. Está buscando los materiales más ricos de su país, aquellos que combinan delicadeza y fuerza, y que lo ayudarán en su transformación, en su ascenso.

Si lo pensamos bien, este proceso es muy similar al que constituye la dimensión psicológica de la resiliencia. Porque también estamos buscando los elementos mágicos para construir una vida muy resistente donde podamos combinar fortalezas.

El hombre debe extender sus alas para volar sobre su universo interior en busca de los límites de su autoestima, la flor de su motivación, la dignidad de la resina, la tierra de sus ilusiones y las cálidas aguas de su amor propio.

Todos estos componentes te ayudarán en tu ascenso, pero no sin antes ser consciente de un aspecto: que habrá un final, que algunos de nosotros también nos iremos, se convertirá en cenizas, los restos de un pasado que nunca volverá.

Pero la caja no será arrastrada por el viento, por el contrario. Formarán parte de nosotros mismos para formar un ser renacido del fuego mucho más fuerte, más grande, más sabio … Alguien que pueda inspirar a otros pero, sobre todo, que nos permita continuar con la cara en alto y las alas bien abiertas.

El mito del Ave Fénix y la transformación personal

Veamos otro punto de vista sobre este tema, el que menos sabe sobre el mito o la leyenda del ave Fénix, una criatura de fuego que puede renacer de sus propias cenizas. Muchos han comparado esta capacidad con la capacidad de recuperación humana.

Es una de las leyendas que alimenta a otras historias que tiene casi todas nuestras culturas, doctrinas y raíces legendarias en nuestros países. Y no es por menos, ya que es un símbolo de poder y sabiduría profunda.

El ave Fénix también tiene muchas peculiaridades, como la inteligencia o el conocimiento adquirido durante todos sus años inmortales. También se dijo que tenía una fuerza increíble y que la secreción de sus ojos tenían propiedades curativas.

Este ser tiene su simbología en varias culturas, como la china (Fêng-Huang), la japonesa (Ho-oo), la rusa (El Pájaro de Fuego, que Stravinsky que lo plasmó musicalmente), la egipcia (Benu), la hindú (la Garuda) e incluso en los indios de América del Norte (Yel), o los aztecas, mayas y toltecas (quetzal).

Esta leyenda ocurre, como vemos, en varias civilizaciones, siendo verdaderamente notable en la de Egipto y, además, su historia está incluida en la Biblia. Hablemos un poco más sobre historias y culturas.

El Ave Fénix en el paraíso cristiano

Se dice que en el Edén, el paraíso inmortal que Dios construyó en la tierra, bajo el famoso árbol del bien y del mal, floreció un pequeño rosal. Allí, junto a su primera rosa, nacería un pequeño pájaro con hermosas plumas y una canción incomparable.

Este pájaro era el que tenía más principios de hierro, porque era el único que no quería probar los frutos del Árbol del Bien y del Mal, y por lo tanto era fiel a la regla divina que se había marcado como una condición para permanecer en el paraíso.

La historia cuenta que cuando Adán y Eva fueron expulsados ​​del paraíso por comer fruta prohibida por Dios, una chispa del fuego de un querubín cayó sobre el niño de este pájaro, se encendió inmediatamente.

Pero de estas llamas surgió un nuevo pájaro. Su plumaje era insuperable, con alas rojizas y un cuerpo de color oro. Dios lo había recompensado con la inmortalidad por su fidelidad, así como por sus otras cualidades: conocimiento, lágrimas curativas o su increíble fuerza.

La tarea de este ave Fénix será transferir el conocimiento que atesora desde sus orígenes al pie del Árbol del Bien y del Mal y servir de inspiración a quienes buscan este conocimiento en su historia, tanto artistas como investigadores.

El Benu en el Antiguo Egipto

Pero vale la pena recordar, es en el antiguo Egipto donde aparecen los primeros testimonios culturales y religiosos alrededor de esta figura y allí, a su vez, se forma la imagen que tenemos hoy de la resiliencia.

Para los egipcios, este majestuoso pájaro era Benu, asociado con las inundaciones del Nilo, el sol y la muerte. El era un ser increíble que entendía que la renovación era necesaria de vez en cuando para obtener mayor sabiduría y para eso seguí un proceso muy cuidadoso.

Cada 500 años, el pájaro voló por todo Egipto para construir un nido con los elementos más bellos: lo que sucede con las ramas de canela o roble, nardo y mirra.

Cuando llega el momento se establece en sitio donde hace su hogar, canta una de las canciones más bellas y dejó que las llamas lo consumieran por completo.

Tres días después, de las cenizas de su combustión, otro fénix lleno de fuerza y ​​poder, más sabio, renació. Entonces, tomó su nido y lo dejó en Heliópolis, donde se encuentra el Templo del Sol, para comenzar un nuevo ciclo, donde podría ofrecer inspiración al pueblo egipcio.

El “nido de transformación” para los humanos

Como hemos visto, el mito del ave Fénix es una historia muy hermosa. También puedes sacar mucho provecho si analizas sus detalles. Por ejemplo, pensemos un poco más sobre cómo este ser construye su nido.

Está buscando los materiales más ricos de su país, aquellos que combinados brindan delicadeza y fuerza y ​​lo ayudarán en su transformación, en su renacimiento. Si lo damos una vuelta, este proceso es muy similar al de la resiliencia.

También estamos buscando los elementos que nos ayuden a “construir un nido resistente” para unir fuerzas. Todos nos ayudarán en nuestra transformación y dejarán los restos de un pasado que formará parte de nuestro renacimiento.

Un renacimiento mayor, mucho más fuerte, más grande y más sabio, que nos permite continuar con la cabeza en alto y nuestras “alas de Fénix” abiertas de par en par. Tal es la inspiración de esta ave para la resiliencia humana.

Como puede ver, el Fénix tiene una gran historia y varios significados. Hay algo que inconscientemente nos vincula a este ícono. De lo contrario, no nos llevaría miles de años seguirnos en nuestra vida diaria.

No te vayas sin leer los siguientes artículos:

(Visited 1.033 times, 1 visits today)

Deja un comentario